La buena lectura, cuidado con las malas compañías en la ficción

El escoger una mal libro nos puede llevar a las malas compañías en la ficción, esto quiere decir que sin darnos cuenta podríamos contaminar nuestra mente

La buena lectura, cuidado con las malas compañías en la ficción

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Perspectiva no cristiana sobre la vida

Para mantener su mente clara y limpia y evitar que la pureza de su Fe se contamine gradualmente, les aconsejaría que no lean la ficción popular no católica que circula hoy día: las historias cortas y las historietas que aparecen en los periódicos y en revistas no católicas, así como en la mayoría de las novelas no católicas que han aparecido en los últimos años.

Estoy lejos de mantener que toda esta ficción es totalmente mala, o que ni siquiera de vez en cuando aparecerá algo que esté completamente por encima de la crítica. El punto que estoy tratando de hacer ver es que la mayor parte de esta literatura refleja una visión no cristiana de la vida; que los personajes que representa hablan y actúan de una manera que hace atractiva esta perspectiva no cristiana; y que la lectura frecuente de dicha literatura, al igual que la asociación íntima con los no creyentes, llevará a un católico a adoptar algo de esa misma perspectiva y, inconscientemente, le permitirá influir en sus acciones.

Mala compañía en las ficciones

De hecho, en algunos aspectos, la asociación mental con los personajes no cristianos y de mente mundana en la ficción secular del día es mucho más peligrosa, porque puede resultar mucho más íntima, que la asociación con personajes en la vida real. En la vida real, los contactos generalmente se limitan a asuntos comerciales, reuniones sociales o, como máximo, a entrevistas privadas; pero en el mundo de la ficción se extiende a menudo a las acciones más secretas de los personajes e incluso a sus pensamientos más ocultos.

Especialmente en las historias realistas de nuestros días, no hay santuario donde el lector no tenga permitido seguir a los personajes. Él no solo se asocia con ellos, sino que revive mentalmente sus vidas, piensa sus pensamientos, está imbuido de su filosofía de vida, conmovido por sus pasiones, y es un testigo secreto de todas sus acciones. No hay forma de alejarse del hecho de que la lectura frecuente de dicha literatura debe, a la larga, tener un efecto perjudicial en la mente y el carácter del lector.

Por lo tanto, quien sea sincero en el esfuerzo de mantener su mente y corazón sin contaminar, considerará todo el campo de la ficción no católica actual y las revistas populares, como lectura no recomendable.

Superioridad de las publicaciones católicas

Admito que esto puede parecer irracional para aquéllos que sin pensarlo siguen a la gran multitud sin detenerse a reflexionar ni observar a dónde han ido y a dónde van ahora. Incluso estoy dispuesto a admitir que sería demasiado pedirles que abandonen las revistas no católicas si no hubiera nada que ofrecerle en su lugar. Pero hay abundante literatura católica periódica, no solo igualmente buena, sino mejor. Me explico, no digo mejor desde todos los puntos de vista. Puede haber y sin duda hay puntos en los que algunos periódicos católicos son inferiores; pero es igualmente cierto que hay puntos en los que son decididamente superiores, el principal de ellos es el contenido del pensamiento, el tono y el espíritu. Y dado que estos últimos puntos ciertamente superan cualquier ligera ventaja que algunos periódicos no católicos puedan tener en cuanto al final literario, se puede decir sin dudar que, a fin de cuentas, los periódicos católicos actuales son mejores que los no católicos.

Apetitos insanos

El gran problema es que el gusto por una lectura realmente buena ha desaparecido en gran medida; e incluso muchos católicos supuestamente prácticos han llegado al punto en que ya no les importan los escritos católicos porque estos últimos carecen del sensacionalismo de la prensa no católica. Esto es evidente en la clase de periódicos y revistas que estos católicos leen habitualmente. No son los periódicos y publicaciones periódicas de clase alta los que uno encuentra en sus hogares, sino los que apelan a los instintos menos nobles del hombre. Tampoco es la falta de excelencia literaria lo que deploran en los libros y revistas católicas.

La principal queja es que son demasiado “secos”; que carecen de “punch” o “picante” o cualquiera que sea la palabra del argot actual para ese tipo peculiar de sensacionalismo que creen es necesario para hacer un trabajo interesante. La culpa realmente reside en sí mismos y no en la literatura católica. Es un apetito insano que solo se alivia con alimentos altamente sazonados; y aquellos católicos que han adquirido el ansia de comida literaria sensacionalista pueden volver a enderezarse solo negándose a sí mismos tal comida y esforzándose fervientemente por desarrollar un gusto por la literatura más sana.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (La buena lectura, ¡cuidado con las malas compañías en la ficción!)

La buena lectura, cuidado con las malas compañías en la ficción-MarchandoReligion.es

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Nuestra recomendación externa: Reglamento de un padre de familia


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción