¡Debemos rezar el Rosario! ¡Es necesario reparar!

No es la primera vez que les hacemos esta propuesta y continuaremos con ella ya que debemos rezar el Rosario, ¿Con qué finalidad? Es necesario reparar todo el mal que se comente, ¿Se animan a ello?

¡Debemos rezar el Rosario!¡Es necesario reparar!, un artículo de Miguel Serafín

Una vez vi un entrevista a Rubén Blades, músico panameño ganador de varios premios Grammy, y reconocido actor de Hollywood. Entre sus canciones más conocidas, Pedro Navaja (1978) y Decisiones (1984). Decisiones fue una canción que muchos jóvenes aplicaron a sus propias vidas. Habla de embarazos indeseados, y el estribillo siempre dice Ave María. Blades fue también candidato a la presidencia de su país en los años 90.

No es que yo siga la vida de Rubén Blades. Creo que se dedica a la política en su país y a otras cosas. Pero recuerdo una entrevista hace ya bastante tiempo en la que hablaba de su Maestría en Derecho Internacional otorgado por la Universidad de Harvard. Decía Blades:

cuando fui a esa universidad [Harvard], mucha de la gente que criticaba nuestra condición de artistas…, yo tengo un diploma de Harvard que no lo tienen ni ellos ni sus hijos; y eso es una situación que es como una 45 [pistola] intelectual que tú tienes. Cuando la conversación se pone medio pesadita, tu sacas tu 45 y la pones en la mesa. Y se acabó.”

No creo que la afirmación sea el modelo de modestia, pero muchas veces viene a la memoria cuando escucho hablar del Santo Rosario. Nosotros los católicos, (la humanidad entera), tenemos esa arma personal que casi nunca utilizamos. Que no sirve para resolver problemas de conversación a la manera que lo proponía Blades, pero que es nuestra defensa personal contra los ataques del demonio.

En primer término, tenemos 15 promesas hechas por la Santísima Virgen al Beato dominico Alano de la Rupe en el siglo XV:

1. Quien rece el Rosario con fe recibirá gracias especiales.

2. Mi protección y las gracias más grandes para quienes lo recen.

3. Es UN ARMA poderosa para no ir al infierno. Destruye vicios, librará de pecados y exterminará herejías.

4. Otorga virtud y buenas obras. Otorga piedad de Dios. Rescata a la gente de su amor a lo terreno y vanidades. Eleva el deseo por las cosas eternas; y es medio para la santificación.

5. El alma que se encomiende a mí en el Rosario, no perecerá.

6. Quien rece el Rosario devotamente considerando los sagrados misterios como testimonio no conocerá la desdicha. Se convertirá si es pecador. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta, y si es justo permanecerá en gracia de Dios y tendrá la vida eterna.

7. No perecerá sin los Sagrados Sacramentos.

8. Quienes lo recen con fe en su vida, y en la hora de la muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de Su gracia. En la hora de la muerte participarán en los méritos de los Santos.

9. Libraré pronto del purgatorio a quienes lo recen devotamente.

10. Los hijos devotos que lo recen, merecerán un alto grado de Gloria en el cielo.

11. Obtendrán todo lo que me pidan en el Rosario.

12. Aquellos que propaguen el Rosario serán asistidos por mí en sus necesidades.

13. Mi Hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mí rezando el Rosario, tendrán como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.

14. Son mis hijos quienes rezan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesús.

15. La devoción a m i Rosario es una señal de profecía.

He escuchado de sacerdotes exorcistas que han dicho, que demonios obligados por el Señor han revelado su aversión al Santo Rosario. Dicen que el sólo hecho de tener el rosario en la mano, o camándula como lo llamaba mi abuela, es espantoso para ellos.

Los exorcistas aconsejan que debemos cargarlo siempre con nosotros y nunca dejarlo en casa, aunque lo recemos en la noche. Siempre debemos tenerlo a mano. La sola acción de tenerlo entre nuestros dedos ya es para ellos un suplicio.

Es como poner la 45 sobre la mesa y terminar la discusión y cerrarle la boca al maligno espíritu que quiere tentarnos. Si el solo hecho de tenerlo entre nuestras manos es ya amargo para los demonios, imaginemos el suplicio cuando nuestra poderosa arma empieza a escupir balas de terror cuando empezamos a recitar cada Ave María.

En una balacera la gente sale despavorida cuando alguien aparece disparando un arma porque una bala perdida puede ser fatal. Imagino a los demonios buscando escondederos y saltando en trincheras cuando la Santísima Virgen se hace presente ayudándonos a disparar a diestra y siniestra sus balas de amor por nosotros y terror de los demonios. Recordemos que es la Virgen María, la designada por Dios padre, para aplastar la cabeza del demonio. Las palabras de Dios no son en vano y por eso ella tiene tanto poder.

Los exorcistas recomiendan rezarlo en latín, lengua que los demonios aborrecen. En lo personal, lo rezo todos los días, y aunque enuncio los misterios en castellano, cada Padre Nuestro y cada Ave María, van disparados con balas especiales con revestimiento en latín: Pater noster qui es in CoelisAve María, gratia plena

En estos tiempos tan difíciles como nunca hemos vivido, recomiendo empezar a rezar el Santo Rosario diariamente; y aquellos que ya lo rezan, incrementar. Necesitamos reparar por todas las ofensas que hemos hecho contra Dios, tanto personales como colectivamente. La raza humana cada vez encuentra más medios para ofender a Dios. Ya temo mirar las noticias y ver las ingeniosas y malignas maneras que encontramos para burlarnos del Creador y de Su Santo Hijo y Santo Espíritu. Todo un mundo al revés. Hemos olvidado a Dios y el maligno ha incrementado tanto su acción sobre la humanidad, que la única solución que veo es la intervención Divina. Y no será nada fácil. Recemos para que Dios Todopoderoso mengüe las tragedias que vendrán y que veo inevitables reveladas por la Santísima Virgen, por los Santos y en las Sagradas Escrituras.

Por mi parte rezaba un misterio diario y ahora rezo los cuatro misterios. Recomiendo rezarlo con las jaculatorias de Fátima y la Letanía Lauretana a la Virgen María al terminar el último misterio que recemos. No olvidemos incluir la oración a San Miguel, el general del ejército que venció a Satanás.

No consideremos el Santo Rosario como un amuleto que cargamos para la buena suerte. En algunos países lo cuelgan del espejo retrovisor, o es simplemente una pegatina güay para el coche. El Rosario es para rezarlo y no como instrumento decorativo. Su rezo es un arma contundente contra las fuerzas del mal y hay que aprenderla a utilizar. Al principio cuesta un poco, pero con el tiempo se nos convierte en una necesidad. Usemos esta arma poderosa que nos regala el Cielo, para invocar la acción intercesora de María Santísima, quien amorosamente nos lleva a su hijo Jesús y decirnos: “Haced lo que Él os diga”.

No funciona de una manera mágica, y seguiremos pasando pruebas. A veces funciona de manera inmediata y a veces toma su tiempo, dependiendo de las necesidades espirituales de cada uno. Recordemos que Dios sabe más que nosotros y nos da cuando es conveniente.

Sabemos de la poderosa intervención de la Virgen en la batalla de Lepanto. Pero hay tantas otras ocasiones que podríamos recordar.

De todos modos, os dejo una historia de un hombre que conocí hace unos años. Aunque no lo volví a ver, por terceros me enteré de que su madre era una persona muy devota. Él había viajado a América buscando una vida mejor, y se quedó a vivir sin documentos legales. Habían pasado 15 años o más sin poder volver a su país y sin ver a su madre y demás familia, pues si lo hacía, no podría entrar de nuevo a los Estados Unidos. Su madre le insistía en que quería verlo. Llegó al punto de que gente que sabía su situación, le ofreció la documentación de otro hombre que había fallecido. Él no aceptó. Algún día hablando por teléfono con la madre, ella le contó que había ofrecido rezar mil Rosarios para que su situación migratoria en los Estados Unidos se legalizara, y así poder volver a verlo.

Pero ¿cómo hacerlo? Era casi imposible. En los Estados Unidos existe la lotería de visas que se otorgan a personas que quieran legalizar su estatus migratorio. Para ello hay que enviar una solicitud. Si tienes suerte, entre decenas de miles que la solicitan algunos la ganan y obtienen su residencia legal permanente. Muchas personas temen solicitarla porque piensan que es una manera de localizar inmigrantes ilegales y deportarlos.

Pues este hombre se ganó la lotería de visas; y en ello no hay nada extraordinario. Pero como dice el refrán, “para ganar la lotería hay que comprarla”. Pues este hombre nunca llenó ninguna documentación solicitando la normalización de su estatus migratorio.

En principio no sabía si ir a la cita que le llegó por correo, porque creía que era una trampa para deportarlo. Pidió consejo a muchos conocidos y amigos y por eso nos enteramos. Finalmente decidió presentarse en la fecha y hora señaladas; y vaya alegría cuando le comunicaron que su nombre aparecía efectivamente entre los ganadores. Tuvo que reunir unos documentos y en cuestión de unos meses más pudo viajar a su país de origen y volver a ver a su madre gozando de un estatus legal que le permitía volver a Nueva York para trabajar y ahora conseguir un empleo formal.

Lo último que me enteré de él, es que todavía era un misterio el por qué le habían llamado para darle una visa, sin siquiera solicitarla. Su madre tenía la certeza de que la intervención Divina tenía que ver, pues, aunque no sabemos cuánto tiempo le tomó rezar mil Rosarios, para cuando este amigo fue citado, ella ya había terminado de rezarlos.

Miguel Serafín

Debemos rezar el Rosario-MarchandoReligion.es

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor