La cultura en el hogar Cristiano, ¿Cómo puede adquirirse el gusto por la buena literatura?

¿Qué tipo de lecturas son recomendables en nuestros hogares? ¿Qué lugar ocupa la cultura en el hogar Cristiano?

La cultura en el hogar Cristiano, ¿Cómo puede adquirirse el gusto por la buena literatura?

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Buena lectura en la cultura del hogar: un aliado de la religión

Debido al gran énfasis que la Iglesia pone incesantemente en la importancia suprema de los bienes y objetos sobrenaturales de la vida, un católico podría fácilmente ser llevado a la conclusión de que todos los logros meramente naturales deben ser despreciados y descuidados. Tal conclusión sería injustificada, como se señaló al propio escritor de este libro, que cuando era un niño pequeño, protestó porque no tenía sentido aprender gramática, porque uno “no necesitaba saber gramática para llegar al Cielo”.

Si bien es bastante cierto que la posesión de la gracia santificante y de las virtudes sobrenaturales es de una importancia tan tremenda que todas las demás cosas de la tierra palidecen como insignificantes en su comparación, y que debemos admitir que a un hombre inculto pero recto y religioso le irá mejor en el día del juicio que a un hombre educado pero sin principios que pasa a los ojos del mundo por un caballero refinado, y que mientras, en definitiva, es innegable que la virtud genuina puede existir sin las gracias convencionales de la sociedad, y que los modales impecables no implican valor interior.

Sin embargo, es seguro que una mente culta, así como las buenas maneras en el habla, son poderosos aliados de la religión, y que la virtud tendrá una mejor ventaja cuando se combina con una buena crianza, y que los dones puramente naturales pueden sobrenaturalizarse y convertirse en medios para alcanzar la más rara virtud cristiana.

Para un cristiano, por lo tanto, dejar de lado las virtudes naturales y el aprendizaje secular no sólo es incorrecto sino también tonto. Incluso en la propia dispensación de Dios, lo natural siempre se convierte en la base de lo sobrenatural. Por lo tanto, la verdadera política cristiana no es menospreciar lo natural, que también es de Dios, sino apreciarlo y explotarlo y, al dirigirlo hacia fines superiores, invertirlo con un carácter sobrenatural.

Valor del gusto por la belleza

En vista de este espléndido trabajo en equipo que puede hacer la cultura, cuando se une con la religión, no dudo en abogar por una buena lectura en el hogar, en primer lugar, con el propósito de cultivar el gusto por la belleza. Es cierto que un hombre puede amar a Dios con todo su corazón sin apreciar la belleza de una oda de Francis Thompson, una melodía de Gounod, una estatua de Miguel Ángel o una pintura de Rafael.

Pero así como la filosofía, que es una ciencia natural, merece ser nombrada la sierva de la teología; así también el gusto, o la capacidad de apreciar las bellezas de la naturaleza y el arte, pueden subordinarse a la religión o al amor de Dios. En otras palabras, si la filosofía ayuda a la teología porque el objeto de ambas ciencias es la verdad, la primera natural, la última sobrenatural; entonces el gusto, cuyo objeto es la belleza natural, será un aliado adecuado del amor de Dios, cuyo objeto es la belleza divina.

Belleza de la virtud

Permítanme ilustrar esto mediante una comparación. Una pasión humana, como la ira, el miedo, el amor, es algo indiferente, es decir, en sí mismo ni bueno ni malo. Si la ira se dirige hacia un objeto apropiado y se mantiene dentro de los límites apropiados, es algo bueno. Ayuda a intensificar el odio hacia el mal. Ahora se logra un efecto similar por la capacidad de apreciar la belleza.

No hay nada en el hombre más hermoso que la gracia y la virtud, que la caridad, la fe y la esperanza, que la pureza, la humildad, la mansedumbre; que la fortaleza en peligro, el perdón de las injurias, la alegría en medio del sufrimiento y el dolor.

Por lo tanto, cuanto más hemos aprendido a apreciar lo que es bello, más se puede intensificar nuestro amor a la virtud; porque al ver la virtud no solo como algo útil y obligatorio, sino también como algo hermoso, tendremos una razón adicional para amarla y nos esforzaremos con mayor ansia por poseerla.

Como dedicaré este capítulo no a una discusión de las bellas artes en general, sino sólo a exponer las razones por las cuales los católicos deberían leer buena literatura, la pregunta práctica que se debe hacer aquí es:

¿Cómo puede adquirirse el gusto por la buena literatura o la buena lectura?  La respuesta es: de la misma manera que se adquiere cualquier otro gusto. ¿Cómo se adquiere el gusto por las ostras o las aceitunas? Al comerlos. La forma de adquirir un gusto por los buenos libros es leerlos.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (La mentalidad católica )

La cultura en el hogar Cristiano-MarchandoReligion.es

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Les recomendamos el canal de Parusīa Project


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción