La buena lectura, ¡Cuidado con beber agua contaminada!

Continuamos hablando de la buena lectura en el hogar y lo hacemos a través de esta serie de artículos de la obra del Padre Celestino Strub

La buena lectura, ¡Cuidado con beber agua contaminada!

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Beber agua contaminada

Si un médico diera una conferencia explicando y alabando los efectos altamente beneficiosos del uso frecuente del agua para beber, lavar y bañarse, ninguno de sus oyentes seguramente entendería que hablara de otra cosa que del uso de agua que no sea limpia y pura. Lo mismo debe entenderse de lo que he dicho sobre los buenos efectos de la lectura.

El agua que bebemos y los alimentos que comemos entran en nuestro sistema tanto como lo que leemos entra en nuestra mente. ¿Deberíamos, entonces, no ser al menos tan cuidadosos sobre lo que leemos como sobre lo que comemos y bebemos? ¡Qué fastidiosas son muchas personas hoy en día sobre la limpieza de sus cuerpos! ¿Cuánto tiempo y cuidado no dedican a bañarse? Para eliminar imperfecciones; para hacer y mantener la piel suave y tersa! ¡Y qué vastas sumas de dinero no gastan en jabones finos, cremas, polvos y otros cosméticos, sólo para mantener ese cuerpo corruptible de arcilla, dulce y limpio!

Sin embargo, esas mismas personas, que se encogerían de horror al beber agua sucia o al bañarse en una corriente contaminada, no dudan en leer cosas que llenen la mente de ideas sórdidas, manchen la imaginación con imágenes sucias y susciten emociones impuras en el corazón.

La mente puede ensuciarse tan fácilmente como el cuerpo. Como no puede tocar el lodo sin contaminarse, tampoco puede evitar ensuciar su mente si le permite recorrer los caminos resbaladizos de la literatura inmunda.

Veneno recubierto de azúcar

Tampoco se encuentra el peligro de contaminar y corromper la mente sólo en escritos que son pronunciadamente inmorales o irreligiosos. Los gérmenes de la enfermedad pueden resultar fatales también, tanto cuando se ingieren en el sistema a través de alimentos saludables como cuando se reciben solos, por contacto; y el veneno es veneno si se toma directamente o con una capa de azúcar.

Hay una gran cantidad de literatura en nuestros días, libros, revistas, periódicos, que está más o menos infectada con los gérmenes de la enfermedad moral y el veneno de la incredulidad; y es más peligroso porque la materia nociva está contenida en medio de una cantidad de materia inofensiva, u oculta bajo una falsa muestra de humanitarismo, patriotismo, equidad, justicia y similares.

No debemos olvidar que toda la literatura, en general, respira el espíritu de quienes la producen; y como la gran mayoría de la literatura que aparece a diario es producto de mentes religiosamente indiferentes, agnósticas y mundanas, naturalmente respira el espíritu de indiferencia religiosa, agnosticismo y mundanidad; y, digan lo que quieran, tal literatura es peligrosa para los católicos normales porque su espíritu es contagioso.

Fuente de opiniones no cristianas

¿O, de dónde es que tantos católicos tienen opiniones decididamente no cristianas y mundanas sobre ciertos temas? Sin duda al ver estos puntos de vista expresados y expuestos de manera plausible, o simplemente asumidos como evidentes, en los escritos no católicos actuales. Las opiniones que los jóvenes católicos suelen tener en relación con el matrimonio y el cortejo provienen evidentemente de esta fuente.

Algún columnista en un periódico de tirada diaria da consejos a los amantes, y su opinión es aceptada sin chistar, a pesar de que va en contra de las advertencias del confesor y del pastor. Del mismo modo, otro escritor desprovisto de principios cristianos, desgrana diariamente temas tan importantes como la evolución, la pena capital, el libre albedrío, la autoridad parental, la auto represión, la educación, los cánones del arte, la moda, la ciencia y la religión; y debido al propio prestigio del autor, sus dictados son ampliamente aceptados, como en la antigüedad las respuestas de un oráculo.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR.
Celestino Strub, O.F.M. (La buena lectura, ¡Cuidado con beber agua contaminada!)

La buena lectura, ¡Cuidado con beber agua contaminada!-MarchandoReligion.es

Todos los artículos de esta serie disponibles en nuestra sección de: Familia Tradicional

Nuestra recomendación:

Nuestra recomendación externa: Reglamento de un padre de familia


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción