Cambiar la paranoia por la esperanza

¿Quieren saber si nos van a imponer el chip de la bestia? ¡Cambiemos la paranoia por la esperanza! Este es el mensaje que nos trae nuestra biotecnóloga. Lean, ella sabe de lo que habla.

Cambiar la paranoia por la esperanza, un artículo de Cecilia González

Falta 1 día para cumplir los 40 días de encierro, días en los cuales he cultivado la práctica de San Benito y su orden: ora et labora.

He tenido un grato regalo, a través de la apertura masiva de canales de la FSSPX, que ha brindado la posibilidad de poder seguir la Misa a pesar de estar confinados y además tener acceso a pequeñas sesiones de catequesis y reflexiones muy edificantes.

Regularmente, tengo acceso a Santa Misa 1 o 2 veces al año, durante 5 a 7 días. Así que de alguna manera, siento que estos años han sido un tiempo de preparación para estas épocas. Este año, me quedé ya sin poder ir a las celebraciones de Semana Santa.

Antes de este tiempo de cuarentena, yo ya trabajaba en casa, por lo que no fue un cambio brusco. Sin embargo, con el tiempo “extra” en casa, varios de mis contactos tenían el tiempo disponible para poder construir y levantar un par de proyectos e iniciativas que hasta hace un mes, era imposible coincidir.

Así, este ha sido un tiempo maratónico, que también ha incluido aprender mucho de diversos temas que buscaba para fortalecer ciertas capacidades. En medio de toda esta actividad, siempre hallando el tiempo para la oración, para seguir la Misa, para meditar alguna reflexión o la lectura de los Salmos.

Desde Chile, escuché las homilías del padre González sobre el perdón. El que recibimos de Dios, pero también el que debemos conceder nosotros, no solo a nuestras personas queridas, pero sobre todo a los enemigos que nos hacen daño. El padre Sebastián Wall en Escocia, recordaba en su homilía del Jueves Santo que debemos dejar las preocupaciones por aquello de lo que no tenemos control y tener cuidado más bien de aquello que sí tenemos control, como ser nuestra vida, realizar actos que ayuden a la redención de nuestra alma y dedicar más tiempo a la oración.

El padre Camargo, desde Buenos Aires, recordó que “no podemos aceptar de ningún modo esa raíz profunda de la cual nace toda esa histeria colectiva, que es justamente la desesperación del hombre moderno. Lo que se ve en esta locura que cunde es el vacío del hombre que perdió a Dios”.

Desde Guatemala, el padre Boniface ha estado grabando varios audios -también disponible en la plataforma conocida de video– donde reflexiona sobre la actual situación y también hace hincapié en el hecho de enfocarnos en el hecho de que hasta el sufrimiento que tengamos que pasar por este virus, no es algo que escape del Plan de Dios. Conversión y reparar el mal que hacemos, atrae el perdón de Dios.

Si hemos resucitado con Cristo ¿por qué no buscamos ni saboreamos las cosas de arriba? Todo lo contrario, el mejor repelente para las redes sociales, durante esta cuarentena, han sido precisamente los “fieles” que de la noche a la mañana se han vuelto “expertos” en virología, epidemiología, infectología y hasta en ondas electromagnéticas. Y ni hablemos del temido “Nuevo Orden Mundial – NOM”, que a muchos se les escapa que este inició hace mucho tiempo, desde que la La Ilustración “tumbó” a Dios e impulsó la idea que el ser humano no necesita más que de su inteligencia para liberarse de la servidumbre y sometimiento de otro.

En todo el caos, me tomé un par de días para revisar bastante literatura científica sobre el mentado virus y realmente entender el origen de tanto bulo que circula. Algunos con cierta fama, hasta afirman categóricamente, algo que apenas entendieron. Si fue hecho o no, si fue liberado intencionalmente o no, son cosas que solo Dios conoce a cabalidad. En vista de que proviene de un régimen comunista, no podremos conocer su origen verídico. Genéticamente y molecularmente, se ha demostrado que no ha sido generado con edición genómica. ¿Es posible que haya sido mutado varias veces en un laboratorio? Sí. ¿Tiene partes del virus del VIH? Sí, y también lo tienen otros varios virus, incluidos algunos tipos de fagos.

¿Las antenas de G5 son las culpables? Los culpables son los que nunca gustaron de la física o tus maestros de colegio no te enseñaron lo necesario. Pues una simple revisión a lo que es el espectro electromagnético, bastaría para que entiendas que son ondas tan cortas como las de radio e incluso inferiores a las de las antenas WiFi. ¿El chip de la bestia ya viene? Ya llevas uno en tu celular y en todo caso ¡haga una actualización! Hoy se usan códigos QR y fueron usados en China para rastrear a los pacientes infectados.

En todo caso, Mons. Straubinger tiene un breve comentario sobre Ap. 3, 16: “Alude al boicot económico por medio del cual serán sometidos los cristianos al sistema del terror”.

Un par de siglos atrás, el padre Manuel Lacunza S.J., aclaraba que la marca de la bestia no será algo impuesto a la fuerza: “…el tomar y llevar públicamente este carácter, debe ser un acto libre y voluntario, no forzado. La razón es porque la potencia de esta bestia no puede consistir en otra cosa que en sus armas: y estas armas que son de cordero, ésto es, sus cuernos, las del dragón, milagros, etc., no son a propósito para obligar por fuerza, y violencia, sino para mover y persuadir con suavidad. En suma, lo que se nos dice por todas estas semejanzas, no parece otra cosa sino que la segunda bestia tendrá la mayor parte y la máxima culpa en la perdición de los cristianos”.

No vaya a ser, que de tanto estar perdidos en hipótesis conspirativas, repitiendo bulos o machacando con el NOM, perdamos la vista de lo que realmente deberíamos estar haciendo.

Cuando esta avalancha inició, recuerdo que llegué a sentir un nudo de angustia por un momento. Tengo hace poco, una imagen de Santa Teresita de Lisieux en mi zona de trabajo. Contemplé esta figura y empecé a recordar las muchas cosas que me ha enseñado esta pequeña GRAN santa. Como añoraba ella vivir tiempos así de complicados para poder demostrar mejor su gran amor a Dios. Y sobre todo, como oraba por la conversión de todos, sin hacer excepción.

En todo ese tiempo subiendo videos, blogs y más ¿hemos recordado pedir la conversión de esas personas que se burlan de Dios y nos hacen daño? ¿Cuántos minutos hemos compartido cosas edificantes para la fe?

Finalmente, cabe insistir en que NADA de lo que sucede actualmente escapa a la Divina Providencia de Dios, y que aunque nos cueste entender sus designios, aún en los hechos difíciles como estos, Dios se sirve de ellos para acrecentar su Gloria. En todo caso, nos toca ser perseverantes, ser luz en la desesperación y sal en la amargura de estos tiempos.

Así como el sol alumbra a los cedros y al mismo tiempo a cada florecilla en particular, como sí sola ella existiese en la tierra, del mismo modo se ocupa nuestro Señor particularmente de cada alma, como si no hubiera otras” Santa Teresita

Cecilia González

Cambiar la paranoia por la esperanza-MarchandoReligion.es

Esperamos que Vds. también cambien la paranoia por la esperanza. Nosotros, les invitamos a quedarse en nuestra página y conocer a nuestras firmas. Nuestro artículo recomendado


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Cecilia Gonzalez

Cecilia Gonzalez

Cecilia González Paredes. Biotecnóloga ambiental, boliviana que viaja cada que pueda a donde haya Santa Misa, ya que no cuenta con ella en su país. Madrina de 7 niños y jóvenes, viviendo felizmente en castidad y celibato. Trabaja en divulgación de la ciencia, capacitación a productores y combatiendo mitos y mentiras que la gente sin educación científica divulga.