Las raíces cristianas del “todo irá bien”

Seguro que todos nos preguntamos si todo irá bien. Queridos amigos de Duc in altum, os propongo aquí mi intervención de hoy en la sección La viga y la pajita para Radio Roma Libre.

Las raíces cristianas del “todo irá bien”, Aldo María Valli

Articulo original disponible en https://www.aldomariavalli.it/2020/03/21/le-radici-cristiane-del-tutto-andra-bene/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

“Todo irá bien” dicen los carteles colgados en los balcones de los italianos en estos días de cuarentena nacional. Una frase que se ha convertido un poco en el símbolo de la esperanza mantenida, a pesar de todo, en un momento tan difícil. Una esperanza, podríamos decir, laica, fundada en la tenacidad de las personas, en la capacidad de resistencia en la dificultad, en el espíritu de solidaridad y de abnegación.

Por tanto, muchos se sorprenderán sabiendo que en realidad el “todo irá bien” tiene raíces cristianas. Se trata en efecto de una expresión que podemos atribuir a Juliana de Norwich (1342 – 1416), mística inglesa, reconocida como santa tanto por católicos (13 de mayo) como anglicanos (8 de mayo).

Como sucedió a menudo a muchos místicos, Juliana enfermó en un cierto momento de su vida (tenía unos treinta años), y comenzó a tener visiones de Jesucristo. Escribió una transcripción de dichas visiones, considerándose el primer texto en inglés redactado por una mujer.

“Esta revelación – escribe Juliana – fue hecha a una criatura simple e iletrada mientras vivía aun en su carne mortal, en el año de nuestro Señor de 1373, el 13 de mayo”.

La primera edición impresa de las Revelaciones data de 1670; después, hubo reediciones en el curso de los siglos diecinueve y veinte.

La época de Juliana de Norwich fue problemática (la Iglesia había sido herida por el cisma, seguido del retorno del papa desde Aviñón a Roma; el mundo había sido devastado por la Guerra de los cien años entre Inglaterra y Francia; en Europa hacía estragos la peste negra), y sin embargo la teología de la mística tiene una impronta de optimismo: el amor de Dios es más fuerte que cualquier dificultad. De ahí su dicho más conocido: “Era necesario que existiese el pecado; pero todo estará bien, y todo estará bien, y todas las cosas estarán bien” (Revelaciones, cap. 27). Concepto explicado así: “Yo puedo realizar bien todas las cosas, Yo estoy en grado de realizar bien todas las cosas, Yo quiero realizar bien todas las cosas, y Yo realizaré bien todas las cosas; y tú verás por ti misma que todas las cosas estarán bien” (Revelaciones, cap. 31).

Cabe subrayar que, según Juliana, cuando dice “yo puedo” el sujeto es el Padre; cuando dice “estoy en grado” el sujeto es el Hijo; cuando dice “quiero” es el Espíritu Santo y, finalmente, cuando dice “Yo realizaré”, lo es la divina Trinidad entera.

Otra expresión de Juliana, tomada por el papa Juan Pablo I, es la siguiente: «Igual que es verdad que Dios es nuestro Padre, también es verdad que Dios es nuestra Madre» (Revelaciones, cap. 59).

El poeta Thomas S. Eliot incluyó el verso “Y todo estará bien / todas las cosas estarán bien” en el tercer tiempo del cuarto poemita de sus Cuatro cuartetos Little Gidding.

No obstante, nótese que el “todo irá bien” es un reduccionismo respecto al “todo estará bien” (all shall will be well) de Juliana. “Todo estará bien”, en efecto, significa no sólo que un determinado acontecimiento terminará bien, sino que todo lo que suceda será bueno, será “bueno” en cuanto que voluntad de Dios, el cual no puede querer sino el bien de sus criaturas. Y en esta diferencia verbal está también toda la diferencia entre una esperanza simplemente humana y una esperanza que tiene su fundamento en Dios.

Aldo Maria Valli

todo irá bien-MarchandoReligion.es

Nuestro artículo recomendado: Verdadera y falsa libertad


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Aldo Maria Valli

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/