Familia: Ama y acoge a los Sacerdotes

Les presentamos a Rosario Prieto, psicóloga clínica, que se une a nuestro equipo con una invitación: “acoge a los Sacerdotes” nos dice, ¿Se animan Vds. a entregar algo de amor a nuestros Pastores?

Familia: Ama y acoge a los Sacerdotes, un artículo de Rosario Prieto

Queridas Familias, hoy escribo convencida de que el mundo necesita familias santas, es decir, familias felices que caminen por el sendero del bien, en el día a día, en lo cotidiano.

Nunca había escrito de la tarea tan hermosa y necesaria de la familia al servicio del sacerdote… Y es que al pensar en un sacerdote, como que la imagen que viene a la mente es la de un hombre de Dios, consagrado a Él, que está comprometido al servicio de la Iglesia que somos nosotros, los laicos; y si, así es, pero a veces, y casi siempre, la mayoría de nosotros, caemos en un egoísmo enorme y en una visión tan corta de la realidad de un ser humano que con gran generosidad le ha dicho que sí a Cristo, para ser un instrumento de Su Amor y llegar a las más almas posibles.

Los Sacerdotes son seres humanos, como tu y como yo, son personas que, muchas veces pasan hambre, frío, soledad, tristeza, dolor… Por supuesto que su consuelo es Dios y Nuestra Santísima Madre, pero… ¿Dónde estamos los fieles a Dios? ¿Porqué nos olvidamos con tanta facilidad de ellos? ¿Porqué somos tan indiferentes a su persona?

Practiquemos la caridad con ellos también, no los “utilicemos” como camino para llegar a Dios, porque son ellos quienes ofician la Santa Misa o imparten los Sacramentos; demostremos que somos también “Otro Cristo”, que somos hombres y mujeres comprometidos con la misión de llevar a Jesús a todos los rincones de la tierra, también desde nuestro ser familia.

Que… ¿Qué podemos hacer? Muchas cosas, primero rezar por las vocaciones sacerdotales y religiosas; pedir a Dios por la persona concreta de tu Párroco, de tu Confesor, de tu Director Espiritual, de aquellas mujeres también que consagran su vida a Dios como religiosas de claustro o cualquier otro carisma, pero que se entregan completamente a Su Santo Servicio.

Ir a saludarles al final de la Celebración Eucarística, algún día invitarle a comer a casa con toda la familia reunida y presentarlo con todos, felicitarle en su cumpleaños, santo y en su Aniversario Sacerdotal o Religioso (Según sea el caso), si enferma, quizás llevarle algo de comer, llevarle al médico, ayudar con los gastos personales y médicos, regalarle quizás en Navidad algún buen libro, algún postre, en fin; atenderles también desinteresadamente como a todo hijo de Dios y de manera especial por ser quien representa aquí en la Tierra.

La vida para un sacerdote o una religiosa es una vida de amor y el amor conlleva sacrificio, entrega, donación; seamos familias que acogen a estas personas que son admirables, pidamos a Dios les ilumine para que sean siempre fieles y reflejo de Él aquí en la tierra. Necesitamos Sacerdotes Santos y ellos necesitan también Familias Santas que compartan el celo apostólico y que con la bondad de unos y otros la Iglesia se nutra y cada Parroquia sea una Comunidad, una Escuela de Caridad y Bendiciones para todos.

Mtra. Rosario Prieto. Psicóloga clínica. Persona y familia.

acoge a los Sacerdotes.MarchandoReligion

Les invitamos a ver el siguiente vídeo de nuestros compañeros de Agnus Dei Prod: El Sacerdote que sufre

Nuestro artículo recomendado en nuestra sección de Firmas:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Avatar

Rosario Prieto

Psicóloga clínica. Persona y familia.