La Liturgia y su poder de transformación espiritual

Traemos un tema muy interesante y expuesto por una voz con autoridad dentro de la Iglesia, Monseñor Schneider. En este artículo, Monseñor nos habla de la liturgia y su poder de transformación en el alma del fiel

La Liturgia y su poder de transformación espiritual, Mons. Athanasius Schneider

LA LITURGIA Y SU PODER DE TRANSFORMACIÓN ESPIRITUAL

Con el permiso para su publicación de Mons. Athanasius Schneider

Traducido por Miguel Serafín para Marchando Religión

¿Qué es liturgia, la sagrada liturgia? 

La Tradición y el Magisterio de la Santa Iglesia nos dejaron palabras admirables sobre la esencia y el verdadero significado de la sagrada liturgia, como aparece en las siguientes declaraciones del Concilio Vaticano II: En la liturgia, todo el culto público es realizado por el Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, por la Cabeza y Sus miembros. De esto se deduce que toda celebración litúrgica, porque es una acción de Cristo sacerdote y de Su cuerpo que es la Iglesia, es una acción sagrada que supera a todas las demás; ninguna otra acción de la Iglesia puede igualar su eficacia con el mismo título y en el mismo grado.  (Sacrosanctum Concilium, 7)

El Papa Pío XII enseñó en su Encíclica magisterial Mediator Dei: “Las augustas ceremonias del Sacrificio del altar fueron mejor conocidas, comprendidas y estimadas; la participación en los sacramentos, mayor y más frecuente; las oraciones litúrgicas, más suavemente gustadas; y el culto eucarístico, considerado —como verdaderamente lo es centro y fuente de la verdadera piedad cristiana.” (Mediador Dei, 8).

“Poned, pues, todo empeño en que el joven clero, al dedicarse a los estudios ascéticos, teológicos, jurídicos y pastorales, se forme también armónicamente de tal manera que entienda las ceremonias religiosas, perciba su majestad y belleza y aprenda con esmero las normas llamadas rúbricas; y ello, no tan sólo por motivos culturales, ni únicamente para que el seminarista a su tiempo pueda realizar los actos litúrgicos con el orden, el decoro y la dignidad debida, sino principalísimamente para que plasme su espíritu en la unión y contacto con Cristo Sacerdote y resulte así un santo ministro de la santidad.”  (Mediator Dei, 243).

Sobre el poder transformador de los ritos litúrgicos que ya enseñó San Gregorio Magno: “Meditemos qué tipo de sacrificio es éste, ordenado para nosotros, que para nuestra absolución siempre representa la pasión del Hijo único de Dios: ¿por qué si los Cristianos creen correctamente pueden dudar, que en la hora misma del sacrificio, durante las palabras del Sacerdote, se abren los cielos, y los deseos de los ángeles están presentes en ese misterio de Jesucristo;  que las cosas altas están acompañadas por las bajas, y lo terrenal unido a lo celestial, y que una cosa está hecha de lo visible y lo invisible? Pero es necesario que, cuando hagamos estas cosas, también debamos, por contrición de corazón, sacrificarnos al Dios todopoderoso: porque cuando celebramos el misterio de la pasión de nuestro Señor, debemos imitar eso que hacemos: porque entonces será verdaderamente un sacrificio de Dios por nosotros, si nos ofrecemos también a Él en sacrificio.  También debemos ser cuidadosos, en que después de dedicar algún tiempo a la oración, tanto como podamos por la gracia de Dios, mantengamos nuestra mente fija en Él, para que ningún pensamiento vano nos haga caer en la disolución, ni ningún regocijo tonto entre en nuestro corazón: no sea que el alma, a causa de tales pensamientos transitorios, pierda todo lo que acaba de ganar con la contrición”.  (Dial., IV, 58-59).

” Después de dedicar algún tiempo a la oración, tanto como podamos por la gracia de Dios, mantengamos nuestra mente fija en Él “

San Máximo el Confesor transmite en su obra Mystagogía, uno de los mejores comentarios litúrgicos de la Iglesia Oriental, que describe el significado espiritual y los efectos espirituales edificantes de cada uno de los detalles rituales como un viaje espiritual del alma: “La primera entrada durante la celebración Eucarística  significa en términos generales la primera aparición de Cristo nuestro Dios, y especialmente la conversión de aquellos que son guiados por Él y con Él: de la incredulidad a la fe, y del vicio a la virtud, y de la ignorancia al conocimiento.  Las lecturas que tienen lugar a continuación significan en términos generales los deseos divinos por los cuales todos deben ser instruidos y que deben implementar, especialmente los siguientes:  Con respecto a los creyentes: su enseñanza y progreso según la fe; Las melodías divinas de los cantos indican el placer divino y el deleite que se produce en las almas de todos.  Por medio de estos cantos se fortalecen místicamente: se olvidan de los trabajos pasados por la virtud y se renuevan en el ansioso deseo de obtener los beneficios divinos y puros que aún no se han alcanzado.  El Santo Evangelio es, en términos generales, un símbolo del cumplimiento de esta era actual.  Más específicamente: con respecto a los creyentes, indica la desaparición completa del engaño e ignorancia primordiales; El descenso del obispo del trono y la autorización para que los catecúmenos se retiren significan, en términos generales, la segunda venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo del cielo, y la separación de los pecadores de los santos y la justa retribución digna a cada uno.  Más específicamente: en lo que respecta a los creyentes, significa la seguridad perfecta en la fe producida por la Palabra de Dios que está invisiblemente presente para ellos; cada pensamiento tentador que de alguna manera todavía se tambalea en lo que respecta a la fe se les retira como se retiran los catecúmenos.  La incesante y consagrada doxología de los santos ángeles en su “Santo, Santo, Santo” significa, en términos generales, que la igualdad de estilo de vida, conducta y armonía al rendir alabanzas divinas que caracterizarán los poderes celestiales y terrenales en la era venidera.  Después el cuerpo humano inmortalizado por la resurrección ya no será más un peso para el alma por la corrupción, ni será pesado para sí; en cambio, a través de la transformación en incorrupción, tomará el poder y la capacidad de recibir el advenimiento de Dios.  Más específicamente: para los creyentes significa competencia espiritual con los ángeles con respecto a la fe. La santa invocación, la consagración de nuestro gran Dios y Padre y la proclamación “Uno es santo …” y la participación de los misterios santos y vivificantes, significan lo que llegará a todos los dignos a través de la bondad de nuestro Dios: adopción, unión, familiaridad, semejanza con Dios.  De esta manera, Dios mismo será “todo en todos”: como un patrón de belleza resplandeciente como causa en aquellos que son resplandecientes junto con Él en gracia por virtud y conocimiento “.  (cap. 24).

El Papa Benedicto XVI explica la relación entre la verdad y la belleza de la liturgia, diciendo: “Al igual que el resto de la Revelación Cristiana, la liturgia está inherentemente vinculada a la belleza: es “veritatis splendor “. La liturgia es una expresión radiante del misterio pascual en el que Cristo nos atrae hacia sí mismo y nos llama a la comunión.  […] La belleza de la liturgia es parte de este misterio; es una expresión sublime de la gloria de Dios y, en cierto sentido, una visión del cielo en la tierra.  […] La belleza, entonces, no es una mera decoración, sino un elemento esencial de la acción litúrgica, ya que es un atributo de Dios mismo y su revelación.  Estas consideraciones deberían hacernos darnos cuenta del cuidado que se necesita, si la acción litúrgica es reflejar su innato esplendor” (Sacramentum Caritatis, 35).

El Papa Pío XII enseña sobre el poder de la transformación espiritual de la celebración de la sagrada liturgia: “Esto también nos lo enseñan las exhortaciones que el Obispo, en nombre de la Iglesia, dirige a los sacerdotes el día de su ordenación: “Comprende lo que haces, imita lo que manejas, y ya que celebras el misterio de la muerte del Señor, ten mucho cuidado de mortificar tus miembros y sus vicios y concupiscencias”. [Casi de la misma manera, los libros sagrados de la liturgia aconsejan a los cristianos que van a Misa a que participen en el sacrificio: “En esto…  el altar permite que la inocencia sea honrada, que se sacrifique la soberbia, que se mate la ira, que se sacrifique la impureza y que se minimicen todos los malos deseos, que se ofrezca el sacrificio de la castidad en lugar de palomas y en lugar de pichones, el sacrificio de la inocencia”.  Mientras estamos delante del altar, entonces, es nuestro deber transformar nuestros corazones, para que todo rastro de pecado pueda ser completamente borrado, mientras que todo lo que promueva la vida sobrenatural a través de Cristo pueda ser celosamente fomentado y fortalecido incluso en la medida en que, en unión con la Víctima Inmaculada, nos convirtamos en una víctima aceptable para el Padre eterno.

Todos los elementos de la liturgia, entonces, nos harían reproducir en nuestros corazones la semejanza del divino Redentor a través del misterio de la cruz, según las palabras del Apóstol de los gentiles: “Con Cristo estoy clavado en la cruz.  Vivo, mas no yo, sino Cristo vive en mí”. Así nos convertimos en una víctima, por así decirlo, junto con Cristo para aumentar la gloria del Padre eterno”.  (Mediador Dei, 89-95).

“Muchos de los fieles no pueden usar el misal romano a pesar de que está escrito en lengua vernácula; ni todos son capaces de comprender correctamente los ritos y fórmulas litúrgicas.  Los talentos y personajes de los hombres son tan variados y diversos que es imposible que todos se sientan conmovidos y atraídos en la misma medida por las oraciones comunitarias, los himnos y los servicios litúrgicos.  Además, las necesidades e inclinaciones de todos no son las mismas, ni son siempre constantes en el mismo individuo.  Entonces, ¿quién diría, a causa de tal prejuicio, que todos estos cristianos no pueden participar en la misa ni compartir sus frutos?  Por el contrario, pueden adoptar algún otro método que resulte más fácil para ciertas personas; por ejemplo, pueden meditar amorosamente en los misterios de Jesucristo o realizar otros ejercicios de piedad o recitar oraciones que, aunque difieren de los ritos sagrados, todavía están esencialmente en armonía con ellos”(Mediator Dei, 108).

¿Cuáles son los criterios y signos más seguros, si una doctrina o una práctica litúrgica corresponde al espíritu auténtico de la Tradición y refleja el verdadero espíritu de la Iglesia Católica, el “sentire cum ecclesia”? 

San Vicente de Lerins, un sagrado teólogo del siglo V, nos dio una de las explicaciones más acertadas sobre este tema, declaró: “Si deseo, o de hecho si alguien lo desea, detectar los engaños de los herejes que surgen y evitar  sus trampas y mantenerse sanos y sanos en una fe sólida, debemos, con la ayuda del Señor, fortalecer nuestra fe de dos maneras, primero, es decir, por la autoridad de la Ley de Dios, luego, por la tradición de los católicos  Iglesia.  Ahora, en la propia Iglesia católica, tenemos el mayor cuidado de mantener eso, que se ha creído en todas partes, siempre y por todos.  Eso es verdadera y propiamente “católico”, como lo demuestra la fuerza y ​​el significado de la palabra, que comprende todo casi universalmente.  Mantendremos esta regla si seguimos la universalidad, la antigüedad y el consentimiento.  […] Entonces, ¿qué hará el cristiano católico si una pequeña parte de la Iglesia se ha separado de la comunión de la fe universal?  La respuesta es segura.  Preferirá la salud de todo el cuerpo a la extremidad mórbida y corrupta.  Pero ¿qué pasa si algunos contagios novedosos intentan infectar a toda la Iglesia, y no solo a una pequeña parte de ella?  Luego se encargará de adherirse a la antigüedad, que ahora no puede ser desviada por ningún engaño de novedad.  ¿Qué pasa si en la antigüedad dos o tres hombres, o puede ser una ciudad, o incluso una provincia entera detectada por error?  Entonces tendrá el mayor cuidado de preferir los decretos de los antiguos Consejos Generales, si los hay, a la ignorancia irresponsable de unos pocos hombres.  Pero ¿qué pasa si surge algún error con respecto al cual no se encuentra nada de este tipo?  Luego debe hacer todo lo posible para comparar las opiniones de los Padres e investigar su significado, siempre que, aunque pertenezcan a diversos tiempos y lugares, continúen en la fe y la comunión de la única Iglesia Católica; y que sean maestros aprobados y sobresalientes.  Y cualquier cosa que encuentre que ha sido retenida, aprobada y enseñada, no solo por uno o dos, sino por todos por igual y con un solo consentimiento, abierta, frecuente y persistente, permítale tomar esto como si fuera sostenido por él sin la menor vacilación”. (Commonitorium, IV).

Dietrich von Hildebrand explica la influencia saludable de la liturgia sobre la personalidad: “Cuando examinamos el espíritu encarnado en la Liturgia, que se informa sobre la persona que participa en la Liturgia, parece que este espíritu se revela de tres maneras.  En primer lugar, el espíritu de la liturgia se expresa en el acto litúrgico como tal, en el santo sacrificio de la misa, el sacrificio eterno y amoroso de Cristo; en los sacramentos, el amor comunicante de Cristo; y en el Oficio Divino, la adoración amorosa y la alabanza eterna que Cristo ofrece a su Padre celestial.  En segundo lugar, el espíritu de la Liturgia se expresa en el significado y la atmósfera transmitidos por oraciones individuales, antífonas, himnos y similares, en todo lo que la Liturgia dice expresamente, en el pensamiento y el clima espiritual que impregna sus formas y palabras. En tercer lugar, el espíritu de la Liturgia se expresa en su estructura y construcción; en la arquitectura de la misa, de los ritos, de los diferentes sacramentos, del Oficio Divino, en la acentuación sucesiva de alabanza, acción de gracias y oración, en la estructura del año litúrgico, en las reglas según las cuales, por ejemplo, una fiesta tiene prioridad sobre otra”. (Liturgy and personality, Londres 1943, p. 23).

Dom Prosper Gueranger nos dejó explicaciones admirables sobre el poder sobrenatural de transformación de la sagrada liturgia: “Feliz es el que reza con la Iglesia.  La oración dijo que en unión con la Iglesia es la luz del entendimiento, el fuego del amor divino en el corazón.  No dejes que el alma poseída por el amor a la oración tenga miedo de que su sed no pueda ser apagada por estas ricas corrientes de la liturgia, que ahora fluyen con calma como una corriente, ahora ruedan con la fuerte impetuosidad de un torrente, y ahora se hinchan con los poderosos mantos del mar.  La liturgia es adecuada para todas las almas, ya que es leche para niños y alimento sólido para los fuertes, por lo que se asemeja al milagroso pan del desierto.  … Los misterios siguen siendo misterios, pero su esplendor se vuelve tan vívido que el corazón y la mente quedan cautivados por él, y llegamos al punto en el que podemos tener una idea de las alegrías que recibiremos de la belleza de esas cosas divinas.  cuando vislumbrarlos a través de las nubes ya es una delicia para nosotros “.  (El año litúrgico, extractos del prefacio).

Dom Gueranger continúa diciendo: “La oración de la Iglesia es la más agradable para el oído y el corazón de Dios, y por lo tanto la más eficaz de todas las oraciones.  Feliz, entonces, es el que reza con la Iglesia, y une sus propias peticiones con las de esta novia, que es tan querida por su Señor que Él le da todo lo que ella le pide.  Es por esta razón que nuestro bendito Salvador nos enseñó a decir nuestro Padre, y no mi Padre; danos, perdónanos, líbranos, y no, dame, perdóname, líbrame.  Por lo tanto, encontramos que, durante más de mil años, la Iglesia, que reza en sus templos siete veces al día y una vez más durante la noche, no rezó sola.  La gente le hizo compañía y se alimentaron con deleite del maná que se oculta bajo las palabras y los misterios de la liturgia divina.  Iniciados así en el ciclo sagrado de los misterios del año cristiano, los fieles, atentos a las enseñanzas del Espíritu, llegaron a conocer los secretos de la vida eterna; y, sin ninguna preparación adicional, no era poco frecuente que un cristiano fuera escogido por un obispo para ser sacerdote o incluso obispo, para que pudiera ir y derramar sobre la gente los tesoros de sabiduría y amor, que había bebido del propio manantial.

Durante muchas épocas pasadas, los cristianos se han vuelto demasiado solícitos sobre las cosas terrenales para frecuentar las santas vigilias y las horas místicas del día.  Mucho antes de que el racionalismo del siglo XVI se convirtiera en el auxiliar de las herejías de ese período al reducir la solemnidad del servicio divino, la gente había dejado de unirse exteriormente con la oración de la Iglesia, excepto los domingos y festivales.  Durante el resto del año, se pasó por la solemne e imponente grandeza de la liturgia, y la gente no participó en ella.  Cada nueva generación aumentó en la indiferencia por lo que sus antepasados ​​en la fe habían amado como su mejor y más fuerte alimento.  La oración social se hizo para dar paso a la devoción individual.  El canto, que es la expresión natural de las oraciones e incluso de las penas de la Iglesia, se limitó a las fiestas solemnes.  Esa fue la primera revolución triste en el mundo cristiano.

Pero incluso entonces la cristiandad era rica en iglesias y monasterios; y allí, día y noche, todavía se escuchaba el sonido de las mismas oraciones venerables que la Iglesia había usado en todas las épocas pasadas.  Tantas manos levantadas hacia Dios arrastraron sobre la tierra el rocío del cielo, evitaron las tormentas y obtuvieron la victoria para aquellos que estaban en batalla.  Estos siervos de Dios, que mantuvieron un coro incansable que cantaba las alabanzas divinas, fueron considerados como solemnemente delegados por el pueblo, que todavía era católico, para rendir el homenaje completo de homenaje y gracias dando gracias a Dios, su bendita Madre, y los santos. Estas oraciones formaron un tesoro que pertenecía a todos.  Los fieles se unían alegremente en espíritu a lo que se hacía.  Cuando tenían cualquier aflicción, o el deseo de obtener un favor especial, esto los conducía a la casa de Dios, y estaban seguros de que escucharían, sin importar a qué hora fueran, esa voz incesante de oración que siempre ascendía al cielo para la salvación de la humanidad.  A veces renunciaban a sus asuntos y preocupaciones mundanos, y participaban en la Oficio de la Iglesia, y todos aún entendían, al menos de manera general, los misterios de la liturgia.

Porque, cuando la llamada Reforma había disminuido la violencia de su persecución, tenía otras armas para atacar a la Iglesia.  Por estos varios países que continuaron siendo católicos se infectaron con ese espíritu de orgullo que es enemigo de la oración.  El espíritu moderno diría que la oración no es acción; como si cada buena acción realizada por el hombre no fuera un regalo de Dios: un regalo que implica dos oraciones, una de petición para que se otorgue y otra de acción de gracias por lo que se otorga.  Se encontraron hombres que dijeron: “Acabemos de la todos los días festivos de Dios” [Ps.  lxxiii.  8]; y luego vino sobre nosotros esa calamidad que trae consigo todas las demás, y que el buen Mardoqueo le rogó a Dios que evitara de su nación, cuando dijo: “¡No cierres, Señor, las bocas de los que te cantan!” [2 Ester XIII.  17]

Pero por la misericordia de Dios no hemos sido consumidos [Is.  X.  20-22]; quedan restos de Israel [Hechos v. 14]; y el número de creyentes en el Señor ha aumentado [Lam.  III  22]  ¿Qué es lo que ha movido el corazón de nuestro Dios para lograr esta conversión misericordiosa?  La oración, que había sido interrumpida, se ha reanudado.  Numerosos coros de vírgenes consagradas a Dios y, aunque mucho menos en número, de hombres que han dejado el mundo para gastarse en las alabanzas divinas, hacen oír la voz de la tórtola en nuestra tierra [Cant.  II.  12].  Esta voz cada día gana más poder: ¡que encuentre la aceptación de nuestro Señor y lo mueva a mostrar el signo de su pacto con nosotros, el arco iris de la reconciliación!  ¡Que nuestras venerables catedrales repitan nuevamente esas solemnes fórmulas de oración, que la herejía ha suprimido durante tanto tiempo!  ¡Que la fe y la munificencia de los fieles reproduzcan los prodigios de esas épocas pasadas, que debieron su grandeza al reconocimiento pagado por todos, incluso las mismas autoridades cívicas, al todopoderoso poder de la oración!  Pero esta oración litúrgica pronto quedaría impotente si los fieles no participaran realmente en ella, o al menos no se asociaran ella en el corazón.  Puede sanar y salvar al mundo, pero solo con la condición de que se entienda.  Sean sabios, pues, hijos de la Iglesia Católica, y obtengan esa grandeza de corazón que les hará rezar la oración de su madre. Ven, y por tu participación en él, llena esa armonía que es tan dulce para el oído de Dios.  ¿De dónde obtendrías el espíritu de oración si no fuera por su fuente natural?  (El año litúrgico, prefacio).

En las instituciones litúrgicas, Dom Gueranger resumió lo que él llama la herejía antilitúrgica, un resumen de la doctrina y la práctica litúrgica de la secta protestante.  Como se puede ver fácilmente, muchos de estos principios tienen una sorprendente similitud con algunas de las reformas litúrgicas postconciliares.  Él declaró: “Al quitar de la Liturgia el misterio que humilla a la razón, el protestantismo se ocupó de no olvidar la consecuencia práctica, es decir, la liberación del cansancio y la carga del cuerpo impuesta por las reglas de la Liturgia.  En primer lugar, no más ayuno, no más abstinencia, no más genuflexiones en la oración.  Para los ministros del templo, no más funciones diarias para llevar a cabo, no más oraciones canónicas para recitar en nombre de la Iglesia. La herejía antilitúrgica necesitaba, para establecer su reinado para bien, la destrucción de hecho y en realidad.  principio de todo sacerdocio en el cristianismo.  Porque sentía que donde hay un Pontífice, hay un Altar, y donde hay un Altar hay un sacrificio y la realización de un misterioso ceremonial.  Las reformas de Lutero y Calvino solo conocen a los ministros de Dios, o de los hombres, como prefiera.  Pero esto no es suficiente.  Elegido y establecido por laicos, trayendo al templo la túnica de cierto ministerio bastardo, el ministro no es más que un laico revestido con funciones accidentales.  En el protestantismo solo salen los laicos, y esto necesariamente es así, ya que ya no hay una Liturgia”.  (Dom Prosper Gueranger, Instituciones litúrgicas, cap. XIV: “La herejía antilitúrgica“).

El acto más sublime de la glorificación de Dios es la reverencia a la adoración (latria), que el hombre tiene que realizar de acuerdo con su naturaleza, es decir, tanto de manera espiritual, interior como corporal, exterior, como lo explica con lucidez Santo Tomás de Aquino: “Ciertas obras sensibles son realizadas por el hombre, no para estimular a Dios por tales cosas, sino para despertar al hombre mismo a los asuntos divinos mediante estas acciones, como postraciones, genuflexiones, oraciones vocales e himnos.  Estas cosas no se hacen porque Dios las necesita, porque Él lo sabe todo, y su voluntad es inmutable, y la disposición de su mente no admite el movimiento de un cuerpo por su propio bien; más bien, hacemos estas cosas por nuestro bien, para que nuestra atención pueda ser dirigida a Dios por estas acciones sensibles y que nuestro amor pueda despertarse.  Al mismo tiempo, entonces, confesamos por estas acciones que Dios es el autor del alma y el cuerpo, a quien le ofrecemos homenajes tanto espirituales como corporales “.  (Summa Contra Gentiles, III, 119, 4).

La liturgia de la Iglesia es cuanto más verdadera y agradable a Dios, más todos sus elementos: palabras, gestos, música, arquitectura, objetos litúrgicos y paramentos, y, por supuesto, el estado mental y el alma del celebrante y de los fieles asistentes: corresponden al espíritu de Cristo el Sumo Sacerdote, a su temor filial y a su reverencia amorosa hacia Dios.  Él solo es el “sacerdote universal de Dios Padre”, el “catolicussacerdos Patris”, según una afirmación de Tertuliano (Adv. Marc., IV, 9; IV, 35).  Toda la vida de Jesucristo fue una glorificación, una adoración de Dios Padre: “Te glorifiqué en la tierra” (Juan 17: 4).  Por lo tanto, la vida y la obra de Cristo constituyen un recordatorio para la humanidad caída del primer deber y del primer mandamiento: “Adorarás al Señor tu Dios, y a Él solo servirás” (Mt 4:10).

El beato cardenal Ildefonso Schuster señaló que los cambios y las novedades en la liturgia tienen un efecto destructivo en la vida espiritual de los fieles.  Él declaró: “Es sobre todo en el campo de la Liturgia, que debe ser para la instrucción fiel y la luz, que el espíritu de la Iglesia se encoge ante las innovaciones, sin importar cuánto disfrute el mundo de cosas nuevas.  Cualquier forma de innovación confunde a las almas simples y sacude su fe, que ha sido edificada sobre la base de la doctrina de los Padres.  Orar a Dios con las mismas palabras que los Padres, cantar los mismos himnos que los fortalecieron en sus sufrimientos y batallas por la Iglesia: esto significa entrar verdaderamente en el espíritu de su oración, ser uno con su esperanza y sus ideales”. (Liber Sacramentorum, III).

A la liturgia romana tradicional se puede aplicar una afirmación de san Ireneo, parafraseándola de la siguiente manera: “Esta liturgia, que, habiendo sido recibida de la Iglesia, la conservamos y que siempre, por el Espíritu de Dios, renueva su juventud, como si fuera un depósito precioso en un recipiente excelente, hace que el recipiente que lo contiene renueve su juventud “.  (cf. AdversusHaereses, III, 24, 1). La liturgia romana tradicional en el aspecto objetivo de su contenido y ritual es la manera más adecuada para renovar espiritualmente las almas y, por lo tanto, la Iglesia misma.

Lo que es más sorprendente y conmovedor en nuestros días son las voces de los jóvenes, a quienes la liturgia romana tradicional atrae espontáneamente, ya que la verdad y la belleza siempre atraen corazones y almas sinceras.  Tales testigos ocasionarán el colapso del edificio de las ideas antitradicionales de la nomenclatura litúrgica de hoy.  El rito tradicional romano es el rito de todas las edades y, por lo tanto, es la verdadera Misa de la Juventud. Que el testimonio especial de los jóvenes amantes de la liturgia tradicional llegue a aquellos en la Iglesia que tienen la responsabilidad crucial de la liturgia.  Que los obispos y, sobre todo, el Pastor Supremo de la Iglesia, escuchen las voces de muchos jóvenes que dan testimonio del carácter actualizado y la juventud perenne del rito tradicional romano.  Que Dios conceda que no sólo los “pequeños” en la Iglesia (los jóvenes y los laicos) sean amantes, defensores y testigos de la liturgia romana tradicional, la liturgia de todas las edades, sino también, y de hecho, en primer lugar, según lo requiera su oficio: los Pastores de la Iglesia, y especialmente su Pastor Supremo, para que la vida litúrgica de la Iglesia pueda mantener su belleza y juventud perennes.  Que todos aquellos que aún no conocen el rito tradicional romano de la Misa, o que lo rechazan por ignorancia u otras razones, experimenten esta forma de adoración de la Iglesia y descubran en ella la belleza de la casa de Dios y la morada de Su gloria (cf. Sal 25, 8).

+ Athanasius Schneider, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santa María en Astana

Pueden leer el artículo en su versión original: https://gloriadei.io/the-liturgy-and-its-power-of-spiritual-transformation/

*Nota de edición: La fotografía pertenece al artículo original publicado por lifesitenews. MarchandoReligion declina toda responsabilidad

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor