El clero hoy en día, ¿En manos de quién está la Iglesia?

¿Elige el Espíritu Santo a sacerdotes, obispos y papas? Les invitamos a leer este artículo sobre la situación que hay en el clero hoy en día y extraigan sus propias conclusiones.

El clero hoy en día, ¿En manos de quién está la Iglesia?, un artículo de Miguel Serafín

Un seminarista: Este chico durante sus estudios tenía privilegios de parte del rector, llegó a decir que era intocable en el seminario, trataba con desdén a los demás y hacía comentarios de aventuras sexuales de fines de semana o de verano con chicos; cuando se sentía seguro de que los presentes eran de su círculo. Llegaba a decir cosas como que todas las mujeres de un cierto pueblo eran prostitutas (aunque él utilizaba un término más denigrante cuando se refería a esas mujeres). Era de los de la corriente litúrgica tradicionalista, que se concentra en seguir normas estrictas de protocolo, rúbricas, cantos, y lucir lo más perfectamente posible en el escenario (presbiterio). Cuando llegó a ser diácono, uno de sus amigos le dio un espaldarazo, por meterse con el novio de otro (hoy ex-seminarista), lo cual le hizo retrasar la ordenación presbiteral. Una vez solucionado sus problemas antes de ser ordenado, llegó a decir que él merecía determinado tipo de parroquias; y que ni le fueran a dar una de baja categoría. Es lo que se llama futuro carrerista.

Un sacerdote relativamente joven: Este sacerdote era también cuidadoso en las celebraciones y las normas litúrgicas. Conocido por su mal carácter que justifica con el “ser muy directo”. No dudaba en desacreditar y amonestar a otros en público si no representaban algún tipo de interés para él. Llegó a solicitar formalmente cambio de parroquia por una mejor, viendo en el cambio un ascenso. Cuando logró conseguir la parroquia que quería, dio marcha atrás de inmediato, porque en la nueva parroquia no podría dictar clases en el colegio que le correspondía, es decir quería nueva parroquia y clases en el colegio de esa parroquia, como no consiguió las clases, la disculpa para dar pie atrás fue que sus padres estaban enfermos y tenía que cuidarlos y quedarse donde estaba; cosa que no tuvo en cuenta cuando pidió el cambio inicialmente. Es lo que se llama carrerismo en acción.

Un obispo electo: Este futuro obispo antes de ser electo, un día tuvo la idea de seguir a los obispos que decidieron retirarse fuera de su país para tener una reunión en Roma. Allí les llegó por sorpresa. Con mucha habilidad expuso su caso y los beneficios de sugerir su nombre al Vaticano cuando se presentara una vacante episcopal en su país. Parece ser que el cabildeo o “lobbying” de ese sacerdote funcionó, porque con el tiempo, la vacante se presentó, y los obispos locales decidieron apoyarle y sugirieron su nombre al Vaticano. Una vez que recibió el comunicado oficial de elección, ¡oh sorpresa!, el padre dijo que no aceptaría. ¿El motivo?: la diócesis para la que había sido señalado era muy pequeña y rural. Más pequeña y rural que la parroquia que él en ese momento tenía. Pero lo convencieron, porque en dos años, esa diócesis será fusionada con otra, lo cual hará que su diócesis sea más grande, menos rural, con más habitantes, y por supuesto más digna de él. El padre entonces aceptó su nombramiento y será consagrado príncipe de la Iglesia en un futuro muy próximo. Es lo que se llama, carrerismo en todo su esplendor.

Yo también creía que el Espíritu Santo siempre elegía a sacerdotes, obispos y papas. Pero no es así. Eso no quiere decir que no haya buenos, excelentes, dedicados, humildes, y devotos sacerdotes y obispos. Los he llegado a conocer. Pero pensar que desde el cielo se hace todo es algo ingenuo. Si el cielo lo hiciera todo, Jesús no habría dejado encargado a hombres a cuidar su Iglesia. Pero resulta que la raza humana caída desde Adán y Eva tiene que tomar parte activa en todas las decisiones y acciones para procurar su propia salvación. Sí, es cierto, la fe y la Gracia Santificante son necesarias y esenciales, sin Dios no hacemos nada. Nada podemos sin Él, pero también es importante que nuestra pequeña parte humana sea puesta en las cantidades necesarias. “Dios que te hizo sin ti, sin ti no puede salvarte”.

No sabemos desde cuando la Iglesia, (y eso incluye a laicos y clérigos) dejó de poner la parte necesaria, para que el enemigo superara su defensa. En qué momento los centinelas nos quedamos dormidos y el asaltante penetró la fortaleza, hasta el punto de que un Papa dijera que el humo de Satanás había entrado en la Iglesia; de tal suerte que la acción del Espíritu Santo en nosotros empezó a ser neutralizada por el maligno.

Porque no se explica de otra manera el por qué a la Iglesia han entrado tantos homosexuales que no eran verdaderas vocaciones, que son los que hoy en día han causado tanto dolor público a los creyentes por las víctimas de abuso sexual (y dolor privado a las propias víctimas y sus familias hasta el suicidio). Han entrado a la Iglesia falsas vocaciones sacerdotales de Masones que dominan las principales posiciones de jerarquía de la Iglesia. Han entrado falsas vocaciones de comunistas disfrazados de justicieros de los pobres, promoviendo la condenada Teología de la Liberación.

No seamos tan ingenuos, hoy en día los cargos claves de la Iglesia no los está eligiendo el Espíritu Santo. El famoso carrerismo es conocido dentro del clero y cada uno pide entrada a las sagradas órdenes por distintas motivaciones no necesariamente santas, cada quien busca llegar hasta un punto de acomodo y de poder a donde le es posible llegar. Cada quien apunta y busca acomodarse entre los que toman las decisiones.

Algunos estudian esmeradamente carreras, postgrados y doctorados para empezar a acumular puntos. Luego buscan acomodarse entre los más influyentes para apalancar sus promociones. Otros hacen favores “personales” a los homosexuales que ya están dentro, que a la vez saben que estos favorecidos promoverán la agenda homosexual, o la agenda masónica o la agenda marxista y en varios casos, las tres agendas se combinan en una sola persona y llegan a altas posiciones de la jerarquía.

Ojo, no olvidemos que también hay verdaderas vocaciones sacerdotales que entran con buenas intenciones, guiadas por el Espíritu Santo, que son pocas y que en muchos casos son rechazados justamente porque detectan rectitud doctrinal y moral y eso no va de acuerdo con los intereses de los que controlan hoy la Iglesia. Algunos, logran pasar el filtro, porque los ven dóciles y sin mucha inteligencia y fáciles de controlar, aunque pueden llegar a dar sorpresas.

El padre Malachi Martin, sacerdote irlandés exorcista que fue asesor de tres Papas, que participó en la investigación de los Rollos del Mar Muerto, escribió 24 documentos acerca de ellos, y pidió ser dispensado de sus votos jesuitas, después de ver como manipularon El Concilio Vaticano II para llenarlo de ambigüedades y así manipular las interpretaciones; se aísla de la vida activa del Vaticano para dedicarse a escribir. Escribe libros como La casa azotada por el viento; El último papa, Las llaves de esta sangre, Los Jesuitas, Declive y caída de La Iglesia Romana entre muchos otros, en donde cuenta los tejemanejes políticos de cardenales, obispos y sacerdotes para subir y apoderarse del control de la Iglesia; y cómo sin escrúpulos llegan a conseguir lo que se proponen en esta jungla donde el más fuerte se impone.

Si por algún motivo quien lee estas líneas cree el tema principal del presente artículo es el carrerismo en la Iglesia, piénselo dos veces. El problema es ¿en manos de quién está La Iglesia como institución? Lo que trata de reflejar es que la organización terrena como tal, conocida como Iglesia Católica, está en manos de un grupo mayoritario de cardenales, obispos y sacerdotes que no tienen nada que ver con la verdadera Iglesia fundada por Cristo; cuyo objetivo principal es la promoción de: error, de ritos paganos satánicos, adoración de la tierra, panteísmo, agenda homosexual, agenda globalista, el aborto, la eutanasia, control de la población, una fraternidad y hermandad universal elevando a todas las religiones al mismo nivel, la eliminación de todo lo sobre natural, eliminación de lo sagrado, eliminación de la vida devocional; y un larguísimo etc. desvinculando al ser humano de todo lo que tenga que ver con un ser superior al que llamamos Dios Padre Hijo y Espíritu Santo.

La Iglesia fue secuestrada por masones, homosexuales y comunistas que están en apostasía, liderando a los fieles a todos los errores posibles para la perdición de sus almas; porque detrás de todo esto se encuentra el enemigo de Dios. Ya están ahí, posicionados mientras que algunos otros solamente están interesados en mantenerse dentro de esa organización administradora preocupados más por sus carreras que por enseñar la verdad.

Son muy pocos los que quedan todavía fieles a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia que fundó Cristo, y el futuro próximo de esa Iglesia fiel es salir del panorama visible, convertirse en subterránea y clandestina como en los tiempos de las catacumbas. Mejor dicho, ya está sucediendo.

Miguel Serafín

Nuestro artículo recomendado en la sección de nuestras firmas:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor