Cómo debieran los padres hablar a los niños sobre los males morales

Hablar de las cosas buenas, incluso cuando ellas son delicadas, es relativamente fácil. El peor trabajo que tienen los padres es hablar acerca de las malas, como la fornicación, aborto y homosexualidad.

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Cómo debieran los padres hablar a sus chicos sobre los males morales: fornicación, aborto y homosexualidad, un artículo de Peter Kwasniewski para LifeSiteNews

En mi último artículo hablé sobre las maneras en las que podemos hablar a los niños acerca de la bondad, adecuación y belleza de la sexualidad humana tal como Dios la creó, y sugerí tres temas bajo los cuales se puede hacer una aproximación al asunto.

Nuestro Señor Jesucristo dice: “Solo Dios es bueno.” Todas las creaturas pueden fallar y esto incluye a todos los seres humanos y a todos los miembros de la Iglesia, desde el último a más grandioso. Dios nos transforma por Su gracia, pero él no nos fuerza a ser buenos, y mucho menos a ser perfectos. Nosotros tenemos que estar dispuestos a trabajar con Su gracia. San Dionisio dice: “El bien sucede de una sola manera, el mal de muchas.” Es difícil hacer las cosas bien, pero es fácil equivocarse. Así que cuando hablamos de los males a los niños y a los jóvenes de alguna manera debiéramos transmitirles que, en este valle de lágrimas, siempre nos enfrentaremos a males mayores o menores, pero que aun así podemos conocer lo bueno, amarlo y trabajar para lograrlo y ayudar a otros a lograrlo también.

Hablar de las cosas buenas, incluso cuando ellas son delicadas, es relativamente fácil.

El peor trabajo que los padres tienen, en mi opinión, es hablar acerca de las malas, especialmente de los desórdenes y desviaciones sexuales que constantemente se muestran en las noticias.

A veces un hombre y una mujer viven juntos, pero no están casados y no son marido y mujer. Sin embargo, ellos actúan como casados y Dios les da un bebé, a pesar de que en ese momento no deberían estar actuando así. Dios les está pidiendo que se hagan responsables de un bebé y que hagan grandes sacrificios por ello.

¡Uf! Complicado y ni siquiera coherente. El pecado es un lío y hace lío. ¿o qué tal eso?

Hay personas que están muy confundidas y heridas de que en realidad ellos no quieren se mamás y papás, por lo que ellos deciden hacer cosas para prevenir que Dios les dé un bebé. Es como mantener las ventanas y las puertas cerradas para que de esta forma una persona necesitada no pueda entrar. Esto los hace solitarios y miserables, y está muy mal lo que ellos hacen.

Y de aquí en adelante se pone peor.

Tristemente algunas personas no pueden tener hijos de la manera natural en la que Dios desea, pero en vez de aceptar esta cruz o de adoptar niños que necesitan un hogar ellos, a la fuerza, hacen a un niño dentro de un tubo de ensayo usando material tomado de la madre y del padre.

Recuerdo que tuve pavor la primera vez que el tema del aborto apareció con un niño que no estaba al tanto de él. Es tan indescriptiblemente malvado. ¿Qué dicen ustedes?

Hay mamitas que quieren que sus hijos sean asesinados, o son presionadas por matones. Consiguen que alguien entre en su útero y pique al bebé y lo absorban con una especie de aspiradora. O toman una pastilla que envenena al bebé. Y hay supuestos doctores que asesinan miles de bebés como parte de su día de trabajo regular. Uno de estos doctores murió y encontraron más de 2000 bebés muertos recogidos en su patio trasero.

¡No! No se pueden decir tale cosas. De alguna manera uno tiene que encontrar la manera de explicarlo, ya que la explicación a esto llegará de un modo inevitable. ¿Y qué hay de la homosexualidad?

Existen algunos hombres que están tan confundidos que les gustan otros hombres, y también hay mujeres a las que les gustan otras mujeres. Me refiero a que no como simples amigos, sino que de la misma manera en la que los papis y las mamis se gustan el uno al otro.

Esto empeora con los travestis, operaciones de “cambio de sexo”, homosexuales “rentando” huevos, esperma y el útero de alguien con el fin de que “tengan” “su propio” hijo…tales cosas son repugnantes hasta de pensarlas y mucho menos de verbalizar. Verdaderamente, en este ámbito de la sexualidad la catástrofe de la Caída se muestra más escandalosa, con tantas cabezas como la de Hidra.

A menudo la gente dice: “La realidad supera a la ficción”. Hoy, más bien, podríamos decir: “La perversión supera a la realidad.” Los niños tendrán una repulsión instintiva a las perversiones. Son solo los adultos quienes están lo suficientemente hastiados como para estar impasibles. Como resultado, es probable que tus chicos sean muy críticos acerca de estos males y esto es algo bueno.

Dios nos urge juzgar entre el bien y el mal y debemos estar claros que el bien es bueno y que el mal es malo.

¡ay de aquellos que llaman bien al mal y mal al bien!, dice el profeta Isaías (5,20). Sin embargo, nosotros también podemos enseñar a tener compasión por los pecadores diciendo: la gente que hace estas cosas está terriblemente confundidas. Generalmente son personas muy heridas, sin guía y malos ejemplos y están causándose a sí mismas y a otros un gran sufrimiento. Lo que ellas están haciendo es malo, pero aún siguen siendo criaturas de Dios y pueden apartase de sus pecados y volver a Dios de nuevo.

Tal como lo escribí en un contexto diferente:

Nosotros debiéramos siempre alentar rezar por la conversión de cualquiera de los pecadores de los que estamos hablando o rezar por el término de cierto mal, incluso pausando la conversación a ratos para rezar un Padre Nuestro o un Ave María o alguna otra oración. Esto deja en claro que, tal como de Dios aprendimos que era lo correcto y lo incorrecto (ya sea por la ley natural o la ley divina), así nosotros estaremos confiando el problema a Dios y no actuando sobre la base de nuestra propia rectitud u honradez, o como si nosotros pudiéramos arreglarlo por nosotros mismos.

Como una regla general si estamos hablando sobre niños educados en casa, cuando son los propios niños quienes mencionan el tema, entonces, ellos están listos para hablar sobre eso. Si ellos no lo nombran, está bien no remover el fango y dejar las cosas como están hasta cierto punto. No existe la necesidad de removerlos prematuramente al hecho de que el mundo no solo está destrozado por la caída, sino que existe una fase de agresivo crecimiento de una certificada locura.

Por otro lado, los niños que asisten a escuelas, ya sea públicas o privadas, laicas o religiosas, y a los que se les hace cada vez más dificultoso justificar la moralidad o mantenerlos en cualquier clase de escuela dado que lo que está sucediendo entre los grupos de pares con acceso ilimitado a redes sociales y, a menudo, con los curricula que están hechos para estudiar se encontrarán más temprano con estos males y, por lo general, será óptimo para ellos tener que saber antes acerca de esto. Los padres en este caso necesitarán estar mucho más vigilantes y estar preparados para discutir cualquier clase de materias en cualquier momento. Sé de una familia que siguió la excelente práctica de reunir a sus hijos cada noche en la sala de estar para discutir lo que ocurrió ese día en la escuela, especialmente las cosas que molestaron a los niños o que les resultaron “desagradables.” Puesto que los niños han sido bien catequizados por sus padres y el hogar siguió teniendo un enfoque de “baja tecnología”, los niños estaban felices de sentarse y de hablar acerca de su día, sin distraerse con sus móviles, y tenían una muy buena idea de cuando ellos estaban siendo nutridos sin sentido en la sala de clases. Como resultado, los padres eran capaces de identificar y de refutar los errores antes de que estos pudieran echar raíces.

A veces uno oye de padres cuya estrategia es (o era) prohibir toda discusión sobre sexualidad, moral sexual y comportamiento inmoral. Tal vez piensan que se era un enfoque más modesto. Les puedo asegurar que este enfoque no es modesto, sino devastador y destructivo. Los niños aprenderán sobre tales cosas ya sea de sus padres, que están equipados por Dios Todopoderoso con gracias para conducirlos correctamente, o de la cultura circundante, la cual, por lo general, tiene un interés adquirido para crear nuevos esclavos para el vicio. Tal vez, en una era más sensata, esto sería diferente, pero los padres de hoy no pueden evitar tomar un fuerte rol en la educación en el hogar.

Peter Kwasniewski

*Nota de edición: La fotografía pertenece al artículo original publicado por lifesitenews. MarchandoReligion declina toda responsabilidad

Puedes leer este artículo sobre los males morales en su sitio original en inglés aquí: https://www.lifesitenews.com/blogs/how-christians-should-talk-to-their-kids-about-fornication-abortion-homosexuality

En nuestra página encontrarás la primera parte de este interesante artículo sobre la enseñanza católica de la sexualidad y sobre los males morales


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski: (Chicago, 1971) Teólogo y filósofo católico, compositor de música sacra, escritor, bloguero, editor y conferencista. Escribe regularmente para New LiturgicalMovement, OnePeterFive, LifeSiteNews, yRorateCaeli. Desde el año 2018 dejó el Wyoming CatholicCollegeen Lander, Wyoming, donde hacía clases y ocupaba un cargo directivo para seguir su carrera como autor freelance, orador, compositor y editor, y dedicar su vida a la defensa y articulación de la Tradición Católica en todas sus dimensiones. En su página personal podrán encontrar parte de su obra escrita y musical: https://www.peterkwasniewski.com/