Las escuelas no católicas

¿Qué posición deben tomar los padres con relación las escuelas no católicas? ¿Es conveniente enviar a los hijos a estudiar a estos centros? Interesante artículo y que cada uno tome sus decisiones.

Las escuelas no católicas

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Las escuelas no católicas, están prohibidas

El hecho mismo de que se supone que la escuela continúe la educación del hogar y que ambos deben estar impregnados por el mismo espíritu cristiano, muestra la obligación que tienen los padres católicos de colocar a sus hijos única y exclusivamente en una escuela católica.

En su encíclica sobre la Educación Cristiana de la Juventud, el Papa Pío XI enfatiza este deber en términos inequívocos: “No hay necesidad”, escribe, “de repetir lo que nuestros predecesores han declarado sobre este punto, especialmente Pío IX y León XIII … Nosotros renovamos y confirmamos sus declaraciones, así como los Cánones sagrados, en los que la frecuentación de escuelas no católicas (ya sean neutrales o mixtas, aquellas que están abiertas a católicos y no católicos por igual), está prohibida para los niños católicos, y puede ser a lo sumo tolerado, con la aprobación del Ordinario y únicamente bajo determinadas circunstancias de lugar y tiempo, y con precauciones especiales.

Los católicos tampoco pueden admitir que haya otro tipo de escuela mixta … en la que los estudiantes reciben instrucción religiosa por separado, pero reciben otras lecciones en común con alumnos no católicos o de maestros no católicos. El mero hecho de que una escuela dé unas pocas instrucciones religiosas (a menudo extremadamente limitadas) no la pone de acuerdo con los derechos de la Iglesia y de la familia cristiana, ni lo convierte en un lugar adecuado para los estudiantes católicos “.

La religión debe impregnar todas las escuelas

“Para ser así, es necesario que toda la enseñanza y toda la organización de la escuela, sus maestros, programas de estudio y libros de texto en cada rama estén regulados por el espíritu cristiano, bajo la dirección y supervisión materna de la Iglesia; para que la religión sea en verdad la base y la corona de toda la formación de los jóvenes; y esto en todos los grados de la escuela, no solo en la primaria, sino también en las instituciones de aprendizaje intermedias y superiores.

Para usar las palabras de León XIII: ‘Es necesario no solo que se dé instrucción religiosa a los jóvenes en ciertos momentos fijos, sino también que cualquier otra materia que se enseñe esté impregnada de piedad cristiana. Si esto es deficiente, si esta atmósfera sagrada no impregna y calienta los corazones de maestros y eruditos por igual, se puede esperar poco bien de cualquier tipo de aprendizaje, y a menudo la consecuencia será un daño considerable “.

Casos excepcionales

Es cierto, de hecho, que los católicos que han tenido la mejor educación religiosa y provienen de las mejores familias católicas a veces no logran salir bien; pero eso ciertamente no se debe a su educación religiosa, sino a pesar de ella. Tales casos también son relativamente raros; y creo que en la investigación se descubriría que la mayoría de ellos fueron arrojados demasiado repentinamente al mundo, o salieron a una edad demasiado temprana de la influencia sustentadora y restrictiva del entorno cristiano.

La gran mayoría de los hombres necesitan el apoyo y el aliento de un buen ejemplo durante toda su vida; y como no pueden encontrar este estímulo en medio del ajetreo y el bullicio del mundo, deben encontrarlo en sus hogares. No es suficiente, entonces, que el niño tenga la ventaja de un entrenamiento religioso temprano en el hogar. La influencia constante de la religión en el hogar debe continuar durante toda la vida.

Los niños mayores

Esta fase de nuestro tema, la necesidad de la religión en el hogar también para los niños que se han graduado de la escuela y para los miembros adultos de la familia, quizás debería enfatizarse más, porque comúnmente se ignora. Es con la religión como con todas las demás cosas que influyen en nuestras vidas: debe fomentarse para que su influencia dure. Una vez que el niño supera la edad escolar, existe un gran peligro de que gradualmente limite su práctica religiosa a la hora de la iglesia los domingos, si una vida hogareña verdaderamente cristiana no continúa con la influencia religiosa beneficiosa que antes ejercía la escuela católica.

El hogar es realmente el único lugar, además de la iglesia, que puede adaptarse a las necesidades religiosas diarias; y es aquí, por lo tanto, que uno debe proporcionar lo que no se puede tener en el exterior.

Si está en el exterior, en medio de la compañía forzosa de compañeros de trabajo incrédulos, no siempre es posible evitar escuchar la propia religión tenida en nada y ridiculizada, pero en el hogar se puede insistir en que se la tenga en honor y se le considere lo más vital del mundo. Si en el exterior la práctica abierta de cualquier acto de religión se considera ordinariamente con asombro silencioso o desprecio oculto, en el hogar el acto de doblar las manos o arrodillarse para rezar debe considerarse tan natural como comer y beber. Si en el exterior uno es a menudo impotente para evitar que la irreligión y la inmoralidad tengan acceso a la prensa, carteleras, galerías de arte y lugares de diversión, al menos se puede negar la admisión cuando llaman a la puerta de nuestros hogares cristianos.

Dame hogares verdaderamente cristianos, hogares en los que el cristianismo no sea simplemente tolerado, sino venerado y fomentado, y hogares que sean hogares y no solo dormitorios, y te daré una raza de hombres y mujeres cristianos que se aferrarán a su fe a pesar de maquinaciones insidiosas de un mundo corrupto e irreligioso.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Las escuelas no católicas-MarchandoReligion.es

Índice:

Introducción

Capítulo I (entrega I)

Familia numerosa. El orgullo de los padres

El fin del matrimonio

La educación temprana de la prole

El hogar y la escuela

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción