La religión previene el divorcio

¿Quieren saber el secreto para un matrimonio estable? Tomen nota: la religión previene el divorcio. Les invitamos a leer el artículo y a difundirlo, harán un gran bien a la sociedad.

La religión previene el divorcio

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Traducido por Augusto Pozuelos

Queda por tocar brevemente una tercera razón por la cual la religión es indispensable en el hogar; el hecho es que sin religión en el hogar, la existencia misma de la familia está en peligro, porque la religión es la única salvaguarda segura de la indisolubilidad del matrimonio, el único baluarte contra la ruptura de la familia con el divorcio. Donde no hay religión, no hay un motivo sobrenatural para sostenerlo y no se cree en la inviolabilidad del voto matrimonial, y es muy natural que cuando surgen dificultades que exigen tolerancia mutua, como inevitablemente surgirán, el esposo o la esposa recurrirán al divorcio.

Dios mismo sabe que de ninguna manera es siempre fácil para el esposo y la esposa soportar las carencias del cónyuge; Él sabe que la naturaleza humana sin ayuda no puede cumplir perseverantemente todos los deberes de la vida matrimonial; y por esa misma razón sobrenaturalizó el matrimonio cristiano, convirtiéndolo en un sacramento que confiere todas las gracias especiales necesarias para permitir que la pareja casada cumpla con sus deberes fielmente hasta la muerte. Es principalmente debido a la negación del carácter sacramental del matrimonio, que el matrimonio se celebra tan ligeramente fuera de la Iglesia Católica, y que se hace tan poco contra el mal generalizado de dar por terminada la unión matrimonial.

Si bien podemos alegrarnos de que el divorcio no prevalezca entre los católicos, sin embargo, debemos admitir nuestra vergüenza de que los católicos divorciados no sean del todo desconocidos, y que no es infrecuente que las tensas relaciones entre marido y mujer y el colapso de la autoridad paterna están muy cercanos con los males que trae el divorcio. Por lo tanto, no es suficiente que se reconozca el carácter religioso y la indisolubilidad de la unión matrimonial.

La religión debe santificar no solo el comienzo sino todo el curso de la vida matrimonial y familiar. ¡Qué gran diferencia marcaría en nuestras vidas, si entre los requisitos para un hogar ideal, el primer lugar fuera asignado a la religión! Decimos: “¿Qué es el hogar sin una madre?” Y es cierto que la ausencia de una buena madre genera un vacío que no puede llenarse adecuadamente. Sin embargo, ¡cuán lejos, cuán indescriptiblemente lejos de la madre ideal es aquélla que no fomenta la religión en el hogar!

La religión, una gentil reina

¿Por qué, entonces, hay tantos hogares, incluso hogares cristianos, donde se carece notablemente de la religión? ¿Acaso es porque la religión es considerada como un tirano que gobierna con mano de hierro? Indudablemente, este punto de vista es responsable de la actitud de muchos que se consideran cristianos. Pero nada podría estar más lejos de la verdad.

Un verdadero tirano en el hogar, un tirano a quien muchos sirven con servil cuidado, es el deseo insaciable de tranquilidad, placer o posición social, que obliga a las familias a vivir más allá de sus posibilidades para igualar a sus vecinos en la suntuosidad de sus salas y el lujo de los menajes de su hogar, mientras que la religión, cuyo dominio sería el de una madre tierna y una reina gentil, es mostrada con poca cortesía o incluso tiene negada la entrada al hogar. Por tanto, den la bienvenida a la religión de sus hogares, padres y madres, hijos e hijas, todos ustedes y así serían los poseedores de hogares verdaderamente felices. Den la bienvenida a la religión con los brazos abiertos y los corazones brillantes. En serio, se equivocan al verla como un tirano.

La religión es una reina, una reina muy amable, cuyo dominio es tan gentil como saludable. Ríndete a su influencia amorosa para que la sonrisa de su aprobación siempre llegue a ti. ¡Deja que ella gobierne tu salida y tu llegada! ¡Deja que ocupe el lugar de honor en tu mesa! ¡Deja que se siente contigo en tu estudio! ¡Deja que su ojo amable te frene en tiempo de alegría! ¡Deja que su mano tierna limpie tus lágrimas en tiempo de tristeza! ¡Deja que te sirva en tiempo de enfermedad y angustia! Luego, habiendo recibido tu último aliento, ella te conducirá al final desde el umbral de tu hogar terrenal hasta el hogar eterno de tu Padre Celestial.

Lo que un gran enemigo de la Iglesia dijo acerca de la familia

Antes de su conversión, un gran enemigo de la religión católica hizo la siguiente admisión al eminente apóstol del Sagrado Corazón, el Padre Mateo Crawley-Boevey, SS.CC .: “Solo tenemos un objeto en vista: descristianizar a la familia. Estamos dispuestos a dejar que los católicos tengan sus iglesias, capillas y catedrales. Estamos satisfechos de quedarnos con la familia. Si ganamos la familia, nuestra victoria sobre la Iglesia está asegurada ”.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. (la religión previene el divorcio)

Índice:

Introducción

Capítulo I (entrega I)

Familia numerosa. El orgullo de los padres

El fin del matrimonio

La educación temprana de la prole

El hogar y la escuela

Las escuelas no católicas

Nuestro artículo recomendado:

Nuestra recomendación: Consejos para matrimonios y familias católicas


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción