Están aniquilando a los niños, ¿A quién dejarán los Magos sus regalos?

Miguel Serafín nos trae una triste reflexión en un día en el que los pequeños están ansiosos por ver sus regalos, sin embargo, vivimos una triste realidad, están aniquilando a los niños, desde Herodes hasta el siglo XXI no ha parado la matanza.

“Están aniquilando a los niños, ¿A quién dejarán los Magos sus regalos?”, Miguel Serafín

Primero fueron los Reyes y luego los Santos inocentes

El Rey Herodes el Grande fue utilizado por Satán haciéndolo sentir vulnerable de perder su poder ante un Rey que vendría para los judíos. Por eso cuando los sabios de oriente después de adorar al niño Jesús, no volvieron a su país por el mismo camino, Herodes entra en cólera y manda matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y sus alrededores. Esos niños fueron los Santos inocentes que celebramos el 28 de diciembre.

Pero detrás de esta estrategia estaba algo más grande, Satanás quería prevenir la venida al mundo del ser humano que lo iba a derrotar para la eternidad. Es normal que los intereses de Satanás vayan más allá de los intereses de los hombres, aunque los hombres sean utilizados por medio de sus propios intereses para lograr los fines de Satanás.

No era la primera vez que el ángel caído utilizara esta estrategia en su beneficio. En tiempos de José, hijo de Jacob (el padre de las doce tribus de Israel), el pueblo de Israel había sido protegido por el faraón porque José había sido benefactor de la economía egipcia cuando José supo interpretar el sueño de las siete vacas gordas y las siete flacas que el faraón había tenido. José llegó a ser la mano derecha del faraón y el pueblo israelita prosperó en Egipto, pero una vez que muere José, las cosas para el pueblo de Israel empiezan a cambiar. Siglos después, un nuevo faraón decreta la muerte de los niños de los Israelitas, dando instrucciones a las comadronas de que matasen a los recién nacidos, instrucción que ellas no cumplieron. Israel por siglos padeció esclavitud en Egipto hasta que Dios lo rescata por medio de Moisés.

Satanás trataba con la estrategia de matar a los niños, de interrumpir la misión del pueblo de Israel de llevar el mensaje de salvación al mundo en el nombre de Dios. No lo consigue de esa manera, pero hace perder la alianza de Dios con Israel, porque el pueblo abandonó su misión cuando tercamente a pesar de las advertencias de los profetas, el pueblo traiciona constantemente los designios de Dios.

Con la venida de Jesucristo, es claro que, a pesar de las persecuciones musulmanas por siglos, los pueblos más prósperos han sido aquellos que han basado su cultura y economía en el principio fundamental judeocristiano de libertad e igualdad de oportunidades para los individuos. Es a nivel de la libertad individual que los países de occidente han logrado potenciar el desarrollo, incentivando a cada persona a recibir los beneficios de su trabajo y sus decisiones individuales al tener la posibilidad de elegir su propio destino. Son los países principalmente cristianos que en general han llegado a un nivel superior de desarrollo tecnológico y económico.

Por eso Satanás ha ido desarrollando una estrategia basada en ese principio, degenerando el concepto de libertad. El abuso del sentido de libertad se ha llevado a definiciones enfermizas. Satanás ha llegado a convencer principalmente a las sociedades occidentales de realizar sus deseos sin límites. Sigue con su estrategia y métodos, porque en definitiva la meta de Lucifer es acabar con el cristianismo, con el pueblo de Dios elegido para llevar el mensaje de Jesucristo desde la Nueva Alianza, continuando con la matanza de niños ahora desde el vientre de sus madres: el aborto.

En realidad, la meta es acabar con la humanidad.

Si no fuera algo tan serio, daría risa las cosas absurdas que pasan en países de Europa. En junio de 2019 vimos la noticia de que Alemania aprobó una ley para deportar inmigrantes. ¡Increíble! ¿Es la misma Alemania que había proclamado la “cultura de la bienvenida” a un millón de inmigrantes de Siria en 2016? Por supuesto que lo es. Pero lo que no dicen claramente las noticias a grandes titulares que esta ley aprobada es complemento de una estrategia de inmigración que beneficie más la economía del país. Ya para principios de 2018, Alemania había iniciado una campaña de depuración de los inmigrantes que sí quieren recibir. Son personas jóvenes que tengan capacitación, es decir mano de obra calificada que no provenga de la Unión Europea.

Sé que esto suena un poco complicado, pero si los lectores me siguen un poco más, lo entenderán: Alemania quiere importar mano de obra calificada, no porque sea un país atrasado o con poca formación. Alemania lo que NO TIENE ES POBLACIÓN que pueda suplir las necesidades económicas. Necesita en promedio que entren anualmente 260.000 inmigrantes hasta 2060 para compensar las muertes por envejecimiento. No hay jóvenes porque la tasa de natalidad de los países europeos es muy baja. Y por eso ni siquiera se plantea traer población joven europea, porque el problema afecta a toda Europa. Europa se está quedando sin jóvenes porque no nacen niños.

¿Cómo se come eso? Por un lado, los países occidentales, incluyendo a Alemania en este ejemplo, han promocionado EL ABORTO a diestra y siniestra. El problema de Alemania es demográfico, la gran parte de la población alemana en unos quince años ya no existirá porque es muy mayor y no habrá población joven que la reemplace. Su economía estará en quiebra.

¿Ven ahora la ironía? Por un lado, han promocionado la matanza de sus niños con las leyes de aborto sin restricción, y ahora tienen que IMPORTAR POBLACIÓN, por cuestiones económicas. Como decía antes, sería para morirse de la risa, si no fuera algo tan serio.

Una muestra en España sería la voz de alarma que Alberto Núñez Feijoo dio en octubre de 2018: Galicia sería el territorio español con más pérdida de habitantes después de Castilla y León para el año 2033. Sería desastroso para la economía gallega. La otra parte triste del drama de las culturas europeas es el aumento de personas que vivirán solas. No más matrimonio y no más población. Justo por aquellos días un senador de los Estados Unidos advertía los mismos problemas demográficos que afectarían la economía norte americana para 2035. Las cifras demográficas del resto de regiones de España, no es que sean mucho mejores que las gallegas.

Lo que debemos preguntarnos es, si en realidad creemos que seguir matando a nuestros bebés o evitando tenerlos, es la mejor estrategia para nuestros países. Seguir el juego de Satanás no nos está dando resultado. Los organismos proaborto, han logrado asustar a las parejas para que no se casen y han promovido la cultura del asesinato de niños. No es coincidencia que Planned Parenhood, una de las más grandes organizaciones proaborto del mundo, haya honrado póstumamente con el premio Margaret Sanger a uno de los asesinos de niños más reconocido de la historia, el rey Herodes. Como podemos ver, Satanás está detrás de todo esto.

¿Y cuales son los intereses de Satanás para la destrucción de la humanidad si ya Cristo lo ha vencido? Muchos creemos que es por el odio que tiene a la raza humana porque la raza humana gozará de beneficios que Lucifer nunca podrá tener.

Aunque recientemente se me ocurrió otra razón leyendo el libro de las visiones de la beata Ana Catalina Emmerich: el día que Dios complete o reemplace con almas salvadas el número de los ángeles caídos, es el día final del reinado de Lucifer. Es de cada uno juzgar si cree o no en esta revelación privada.

Miguel Serafín

Conozca a nuestra firmas y no dejé de compartir nuestros artículos a través de wasapp y de las redes sociales

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor