El Santísimo nombre de Jesús

Evangelio del día. Santa Misa Tradicional

Evangelio de San Lucas, II, 21

En aquel tiempo llegado el día octavo, en que debía circuncidarse al niño, se le llamó con el nombre de Jesús, nombre que le dio el ángel, antes de ser concebido.

El Santísimo nombre de Jesús. Meditación

Fray Luis de Granada escribió su famosa obra titulada “Sobre los Nombres de Cristo”, en la cual comenzando desde el Antiguo Testamento nos describe el por qué  a Dios se le atribuyen tan variados, significativos y misteriosos nombres.

Hoy celebramos el Nombre de Jesús que significa Salvador o Aquel que da la Salvación. Tiene un significado más que profundo porque sólo un ser es capaz de dar la verdadera Salvación y es significativo y profundo porque sin su salvación nuestras vidas no tendrían sentido.

En realidad fue el Angel quien nos hace saber cuál debería ser su nombre : “Le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.” San Mateo, I, 21.

El Evangelio de la Fiesta de la Circuncisión es el mismo que el de la Fiesta del Santo Nombre de Jesús. Pero la Iglesia en su liturgia los enfoca de diversas formas, en la anterior se resalta el hecho de la circuncisión pero hoy es el nombre de Jesús como Mesías, lo que la madre Iglesia quiere que contemplemos.

Desde  tiempos inmemoriales en la Biblia, el nombre tiene una connotación más profunda de lo que podríamos creer. El nombre es dado por Dios a las creaturas, según su naturaleza, origen o según la misión que Él les encomienda. De hecho el nombre de Eva ya tenía el significado de que “había sido creada de una costilla del hombre.” Los patriarcas en el Antiguo Testamento reciben cada uno un nombre según su misión. Los Angeles con una misión concreta en la Biblia también tienen un nombre que corresponde a ella: San Miguel “Quién como Dios”, con cuyas palabras aplasta y vence a la soberbia de satanás. Rafael, “Medicina de Dios”, cuya misión era curar y auxiliar a Tobias y a su familia. Gabriel “Mensajero de Dios”, quien tuvo la altísima misión de anunciar la Encarnación a la Virgen María.

El nombre de Jesús es sin duda el más significativo en la historia de la humanidad y el más significativo también para cada ser humano en particular, ya que es puesto a la segunda persona de la Santísima Trinidad con el significado y mensaje de que viene a salvarnos a cada uno de nosotros, si se lo permitimos y nos dejamos ayudar.

Pero según Fray Luis de Granada, al ser el mismo creador y origen de todas las cosas, “Por Él fueron hechas todas las cosas y sin Él nada se hizo de cuánto ha sido hecho.” San Juan I, 1.

por ese solo hecho ya merece tener una lista de nombres que sería interminable. En la Biblia se pueden contar más de cien y todos le corresponden con justicia, ya sea por su naturaleza, por su dignidad o por su misión.

Entre los más sobresalientes podemos observar El Verbo de Dios, el Inmortal, el Cordero de Dios, el Hijo del Hombre, Varón de Dolores, el León de la Tribu de Judá, el Hijo de David, el Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador…

Hoy la Iglesia quiere que le adoremos bajo la advocación de Jesús, pues en efecto, es el nombre mas importante para nosotros ya que sin su salvación no tendría sentido su venida a este valle de dolores.

También es importante considerar que cada uno de nosotros tenemos un nombre con un significado, aunque no nos hayamos percatado de ello, ese nombre nos da una misión ante Dios y ante los hombres.

 Muchos Santos y personajes históricos fueron fieles al significado de sus nombres ya sea con sus obras o por la sabiduría de sus escritos que nos heredaron. Fue el caso entre tantos, como San Juan Crisologo, que significa boca de oro por sus melifluas obras.

Nos regocijamos en la fiesta del Santo nombre de Jesús. Pero para que su nombre pueda tener eficacia en nuestra salvación, debemos antes ser fieles a la misión que nos da también nuestro nombre.

 Si no lo hemos sido, nunca es tarde, se puede recuperar, nunca mejor dicho, recuperar el buen nombre, como una Magdalena que “recuperó su buen nombre” gracias a su oración y a su penitencia hasta llegar a la misma santidad, como bien lo afirma San Agustín.

Santísimo nombre de Jesús, ¡sé la salvación mía!

Ave Maria +

P. Ricardo Ruiz V.

Para consultas espirituales sobre la homilía (únicamente) pueden dirigirse al Padre Ricardo a través del siguiente correo electrónico: edisanjo2016@gmail.com

Esperamos que la meditación del Santísimo nombre de Jesús les ayude a crecer en su vida espiritual

Les invitamos a quedarse en nuestra sección de: Espiritualidad

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace:El rincón Litúrgico


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.