¿La Iglesia puede inventar un nuevo dogma?

“No hay que perder el tiempo con nuevos dogmas”, lo escuchábamos estos días, ¿Están Vds. de acuerdo con esta afirmación? ¿De quién son estas palabras? ¿Es que no puede la Iglesia proclamar un nuevo dogma? La respuesta a todo ello, en este artículo

“¿La Iglesia puede inventar un nuevo dogma?”, Manuel Cuevas

A raíz de la declaración del Papa Francisco que no va a proclamar un nuevo dogma Mariano que muchos esperan, el de “María corredentora“, es necesario aclarar muchas cosas al respecto.

No es que la Iglesia de repente se le ocurra algo y que en automático se convierta en dogma, sino que la Iglesia como custodia y protectora de la Revelación Divina y acorde a los tiempos en que es necesario definir y aclarar lo que pertenece a ese depósito de la fe que le ha dado Dios, decide proclamar un dogma que ya existía en la revelación divina y fue siendo necesario pronunciarse al respecto. .

Por ejemplo no fue necesario proclamar la naturaleza humana y divina de Nuestro Señor Jesucristo hasta que llega la herejía arriana en los siglos III y IV y por ello en el Concilio de Nicea se definió que Jesús tenía una doble naturaleza, humana y divina, y que por tanto Cristo era verdadero Dios y verdadero hombre; en cambio, Arrio y sus seguidores decían que Cristo había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado no era Dios.

Por ello la necesidad de fortalecer la fe de los fieles cristianos definiendo el dogma y pronunciándose contra la herejía arriana.

O el Concilio de Efeso en el siglo V que definió el primer dogma Mariano, “María Madre de Dios” contra la herejía de Nestorio.

Así vemos que la Iglesia fue definiendo los dogmas no como una invención súbita, sino como una verdadera reflexión sobre el depósito recibido y cuando fue necesario se pronunció al respecto, por eso vemos proclamaciones de verdades reveladas ya muchos siglos después de que la Iglesia fuera fundada por Cristo Nuestro Señor.

la bula Ineffabilis Deus el 8 de diciembre de 1854, promulgada por el papa Pío IX definió el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

El dogma de la Infalibilidad del Papa con la Constitución Dogmática Pastor Aeternus, promulgada por el papa Pío IX el 18 de julio de 1870.

El último dogma proclamado fue el de la “Asunción de la Virgen María” el primero de noviembre de 1950 en la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus del Papa Pío XII.

Puntualizando sobre lo que es dogma:

1.-Dogma proviene del griego δόγμα “parecer, opinión o creencia”,que a su vez deriva de δοκέω (dokeo), “pensar, suponer, imaginar”.

2.-La Iglesia Católica es quien conserva el “Deposito de la fe” esto es la Revelación divina que nos ha llegado por las Sagradas Escrituras, la Tradición Apostólica, que es el Magisterio de la Iglesia, todo eso en conjunto constituye el “Depositum Fidei” (El deposito de la fe), lo que Dios nos ha revelado y tenemos por verdad absoluta ,pasa a través de la Iglesia que es la guardiana y depositaria de estas verdades inmutables que constituyen los dogmas.

3.-Los dogmas son simplemente aquellas cosas que estamos obligados a aceptar si queremos ser parte de un grupo, en este caso la Iglesia Católica, son el hueso duro del fruto y sin él no puede haber fruto.

4.-La Iglesia no se inventa los dogmas sino que cuando lo considera necesario define y reafirma una verdad que ya existía y es inmutable,pero que se precisa ponerlo muy en claro por ejemplo cuando se duda sobre algo.

5.-En la doctrina católica, un dogma es una verdad revelada definida por la Iglesia Católica. La entiende como una verdad perteneciente al campo de la fe o de la moral, revelada por Dios y transmitida desde los Apóstoles a través de la Escritura o de la Tradición, y propuesta por la Iglesia para su aceptación por parte de los fieles.

6.-El Magisterio de la Iglesia ejerce plenamente la autoridad que tiene de Cristo cuando define dogmas, es decir, cuando propone, de una forma que obliga al pueblo cristiano a una adhesión irrevocable de fe, verdades contenidas en la Revelación divina o también cuando propone de manera definitiva verdades que tienen con ellas un vínculo necesario.

La Iglesia Católica tiene una posición muy clara con respecto al dogma, y es que las verdades divinas siempre han existido, sólo que cuando se tiene una duda, o una desviación doctrinal, es necesario reafirmar dicha verdad por medio de un dogma

Hoy en día, la palabra dogma, ha adquirido una connotación negativa porque se piensa en ella como algo irracional o absurdo.

Recordemos que la palabra dogma se refiere a una verdad cierta, innegable, invariable.

Los dogmas no son un atentado contra la libertad de pensamiento del hombre. Son verdades para creer, como puntos fijos que nos sirven para orientarnos.

Esta es precisamente la manera en que los dogmas nos ayudan: nos marcan el norte y nos dan puntos de referencia para orientar nuestra vida hacia Dios.

Las verdades dogmáticas, no son verdades porque sean proclamadas formalmente por un Concilio o el Papa hablando Ex Cathedra; ya son verdades en sí y lo eran desde antes de su proclamación.

Los dogmas simplemente elevan a la luz la verdad para ayudarnos a no errar en el camino y guardar la unidad de la doctrina que Dios nos ha revelado y que Jesucristo ha confiado a su Iglesia.

Por eso han causado extrañeza las palabras del Santo Padre en que niega declarar un nuevo dogma sobre la Virgen María como “Corredentora” y dijo que no hay que “perder el tiempo” con nuevos dogmas, durante la Misa en honor a la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre en la Basílica de San Pedro.

el santuario de la 5ª aparición de la Virgen de Guadalupe-MarchandoReligion.es

Muchos Papas, Santos, teólogos, sacerdotes, religiosos y laicos se han pronunciado a favor de que sea declarado este dogma, hay estudios teológicos profundos y serios que apoyan la corredención de la Virgen María, pero al parecer no será en este Pontificado cuando se declare.

Recordemos que Dios es quien guía y conduce a su Iglesia y en este momento de la historia de salvación el pastor encargado de llevar la barca de Pedro a su destino no ha querido tomar esa decisión que hay que decirlo puede cambiar en el futuro como lo decida Dios con un nuevo pontificado.

Recordemos que Satanás odia especialmente a la Virgen María y que Dios mismo señaló esa rivalidad eterna “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; ella te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar. (Genesis 3,15)

Aprendamos de la historia de la Iglesia que en ocasiones esperó siglos para proclamar y definir como verdad revelada un nuevo dogma, si es el deseo de Dios, algún día tendremos una declaración “Ex Cathedra” que proclame a la bienaventurada Virgen María Santísima, Madre de Dios por quien se vive, como “Corredentora“, iremos al dueño de la mies que vea el amor que tenemos a su Madre.

LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI.

Manuel Cuevas Miles Christi.

Les invitamos a conocer a: Nuestras firmas

Pueden visitar el santuario: https://virgendeguadalupe.org.mx/

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Manuel Cuevas-Miles Christi

Manuel Cuevas-Miles Christi

Católico,mexicano, felizmente casado y con tres hijos, Médico Ortopedista de profesión, vive y trabaja cerca de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México. Colabora con algunos foros de formación y de apologética católica en redes sociales. Preocupado por su salvación y la de sus hermanos, fiel a Dios y al Magisterio infalible de la Iglesia Católica.