Las pruebas PISA en España

¿Cómo está la educación en España? ¿Estamos formando analfabetos o tenemos una educación excelente? Pedro Luis Llera nos lo cuenta en este artículo

“Las pruebas PISA en España”, Pedro Luis Llera

Vuelven a encenderse las alarmas en España por los pésimos resultados que, un año tras otro, obtiene la educación de nuestro país.

¿Qué está pasando con la educación en España?

Lo primero que todo el mundo critica son las leyes educativas. Y sí. Es verdad. Las leyes educativas que vamos sufriendo en España desde la LOGSE hasta la actualidad son un verdadero desastre. Pero es que a los políticos la educación les importa un bledo. A los políticos – a todos los políticos – lo único que les importa es que las estadísticas digan que el fracaso escolar baja y que todos los niños aprueban. Ya está. Y les importa poco si esos resultados tan satisfactorios se consiguen regalando los aprobados a costa de dar titulaciones a quienes realmente no pasan de ser analfabetos funcionales. Aunque no sepan nada, a los niños hay que aprobarlos. Los padres, contentos; los niños, encantados; y los políticos, sacando pecho. Hasta que viene una prueba externa de la OCDE y nos dice: el rey está desnudo… ¡Menudos fascistas!

Un país de analfabetos es fácil de manipular. A un analfabeto se le puede engañar con facilidad para convencerlo de lo que sea: de que vivimos un cataclismo climático tal que el mundo se acaba ya; que Cataluña o el País Vasco son naciones con una historia de la leche; que España es una potencia de ocupación en Barcelona o en San Sebastián; que el aborto es un derecho de la mujer; que la eutanasia es la mejor manera de proporcionar una “muerte digna” a los ancianos y a los enfermos o a los discapacitados. Se les puede convencer de que la guerra civil la ganaron realmente los republicanos y que, a los fascistas que digan lo contrario, hay que perseguirlos y prohibirles que publiquen libros o que den clases. A los políticos, les fascina tener un público ignorante que no busque la verdad, sino que acepte acríticamente los mensajes que los medios de comunicación – también controlados por los mismos políticos – les bombardean mañana, tarde y noche. Y no solo los informativos se han convertido en medios de propaganda y desinformación descarada. También la industria del entretenimiento – series de televisión, películas, libros, etc. – está al servicio del adoctrinamiento, de la agitación y de la propaganda.

Y quien se atreva a emitir mensajes opuestos al discurso oficial, será estigmatizado y machacado hasta eliminarlo.

¿Qué no me creen? Les propongo un experimento: atrévanse ustedes a publicar en cualesquiera de las redes sociales un mensaje del estilo: “el cambio climático es una tomadura de pelo”; o: “la ideología de género es puro totalitarismo”. Y verán las respuestas… Atrévanse a criticar al lobby gay… Les acusarán inmediatamente de delitos de odio, de fascismo, de nazismo, de intolerantes…

La educación ha sido en estos últimos cuarenta años un verdadero despropósito, una calamidad, una tomadura de pelo. La educación ha sido utilizada por los políticos como un arma revolucionaria al servicio del cambio social, al servicio del socialismo, al servicio de quienes odian la cultura cristiana europea; al servicio de quienes odian la familia y la moral “tradicional” (o sea, la moral católica). Por eso les molesta tanto la escuela católica a todos estos sinvergüenzas. Y por eso, muchas escuelas católicas han dejado de serlo y se han puesto con entusiasmo al servicio de la revolución: por puro instinto de supervivencia. Y como además las órdenes religiosas que se dedican a la educación están al frente de la secularización y de la mundanización de la propia Iglesia, no les cuesta ningún esfuerzo traicionar a Cristo (en quien no creen en absoluto) para ponerse al servicio del nuevo socialismo del siglo XXI: ecologista, feminista, pacifista, pro-LGTBI… Toda la basura ideológica ha tomado la escuela y la universidad como una horda de bárbaros sin civilizar que entran y destrozan cuanto tocan. Los nuevos bárbaros han vandalizado la educación: la han destrozado, la han tomado al asalto… Los resultados están a la vista.

Y para lograr sus objetivos, los políticos han prostituido los procesos de oposiciones y han cambiado los principios de igualdad, mérito y capacidad por el del compadreo ideológico. El sistema consiste en ir metiendo tantos interinos como me dé la gana y después de unos años, esos interinos ya tendrán puntos suficientes como para que les pueda regalar la plaza sin mayor problema. Así tenemos hoy en España a un colectivo de profesores en la enseñanza pública no solo de una mediocridad lamentable (nada que ver con los antiguos catedráticos de instituto), sino además fuertemente ideologizados. No hay sector laboral en el que haya mayor proporción de comunistas y anarquista de todo pelaje como el que hay entre los profesores de instituto y de universidad. Y una vez que hay una masa crítica, una mayoría vociferante que controla el cotarro, la educación se convierte en trinchera de lucha ideológica contra el capitalismo, contra España, contra la Iglesia y la moral cristiana, contra la familia tradicional (la única que merece tal nombre); una guerra ideológica que pretende arrasar cuanto existe de digno y decente en la sociedad para proponer una moral nihilista indecente: nada de esforzarse, nada de sacrificarse; el Estado debe garantizarnos un sueldo por no hacer nada: simplemente porque existo y me lo merezco. La moral revolucionaria identifica la felicidad con el placer sexual, con el derecho al ocio, con el derecho a hacer turismo y a viajar y a tener experiencias fuertes que proporcionen buenas descargas de adrenalina. No hay más felicidad que el orgasmo y la borrachera; la felicidad es una fotografía en Instagram con muchos likes; sexo banalizado y sin compromisos: mejor cuanto más depravado y pervertido.

Y la sociedad ha comprado ese discurso decadente: pan y sexo; pan y fútbol… La vida hay que disfrutarla a base de viajes y experiencia. Y el Estado debe garantizarme el derecho a tener un casa gratis (okupas), a educación gratuita, sanidad gratuita; El Estado debe subvencionarme y darme un sueldo sin tener que hacer nada más que lo que me guste o le que me apetezca. ¿De dónde tiene que sacar el dinero el Estado? Pues de los ricos, a los que hay que expropiar, a los que habría que robar sus bienes para repartirlos entre los pobres. ¿Y cuando ya no queden ricos a los que robar? Entonces, nos queda Venezuela, Cuba, Nicaragua… O sea, dictaduras que matan de hambre a los ciudadanos y les privan de todo: incluso de su propia libertad. Eso sí: los políticos de esas tiranías viven a cuerpo de rey. A ellos no les falta de nada. Porque han robado y se han corrompido hasta la náusea. Y camino de Venezuela vamos, si Dios no lo remedia.

Las familias se rompen. Los divorcios son una verdadera plaga. Los padres han comprado el hedonismo: nada de sacrificios ni de esfuerzo; que los niños sean felices, que no sufran, que disfruten. A los niños los sobreprotegemos, los tenemos entre algodones, les cumplimos todos los caprichos; se lo damos todo sin exigirles nada a cambio; les hacemos creer a los niños que tienen derecho a todo y ningún deber. Pobres… Que disfruten… Y criamos verdaderos delincuentes sin capacidad alguna de esfuerzo, de sacrificio, de capacidad de lucha… A mí que me lo den todo y sin mover un dedo.

Políticos, familias, hedonismo, banalización del sexo, botellón, okupación, cambio climático, feminismo radical marxista, movimiento LGTBI, ideología de género… Marxismo, anarquismo… Basura ideológica, inmoralidad, decadencia, nihilismo… Y combatir a la Iglesia, a Dios, a España, a la verdad de la historia, a la verdad sobre la vida… Depravación, ignorancia, barbarie, crisis de civilización, vandalismo… ¿Y las pruebas PISA…? Ustedes verán…

Pedro Luis Llera

Les invitamos a conocer a: Nuestras firmas

Nuestro artículo recomendado: Conozca a Pedro Luis Llera


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Pedro Luis Llera

Pedro Luis Llera

Pedro Luis Llera: Asturiano. Trabajo para la Fundación Educatio Servanda. Dirijo el Colegio Juan Pablo II - Santo Ángel de Puerto Real (Cádiz), de la Fundación Educatio Servanda Cádiz y Ceuta. Miembro de la academia Juan Pablo II por la vida y la familia. Condecorado con la Gran Cruz de Caballero de Santiago por la Asociación de Guardias Civiles Marqués de las Amarillas en 2011, por apoyar a la víctimas del terrorismo. Escribo en el portal de información religiosa InfoCatólica en el que gestiono un blog de apologética cristiana al que he llamado “Santiago de Gobiendes”: http://www.infocatolica.com/blog/gobiendes.php Colaborador como articulista en medios como Análisis Digital, Forum Libertas o Camineo.info.