Familia numerosa. El orgullo de los padres

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Capítulo I (entrega II). Al final del artículo tienen el índice de la obra

Familia numerosa. El orgullo de los padres

Traducido por Augusto Pozuelos

Un caso extremo

El siguiente ejemplo, que es un caso tan extremo como uno podría imaginar, muestra cómo Dios fortalece y consuela a los consortes muy probados que confían en Él. Condenso la historia narrada por el propio actor principal, un periodista católico inglés llamado W. Gerald Young, en una carta al Universo de Londres:

“Hace algunos años estuve con una mujer en el altar donde Dios nos unió en los lazos del Santo Matrimonio. Ella era todo lo que el hombre podía desear y, con ella, la vida era una sucesión de días soleados. Más de una vez Dios le dio esa maravillosa bendición de la radiante maternidad, y nos sentimos muy felices. Hoy, sin embargo, las nubes negras de tristeza nos han abrumado y ya no estamos juntos.

“Una vez a la semana, hago una peregrinación a la hermosa región montañosa de Surrey, donde hay una institución conocida con el nombre de un hospital psiquiátrico. Aquí es que mi querido pasa sus días largos y cansados, porque ella perdió la razón.

“Aquí está mi santuario. Frágil y pálida, ella yace en una cama, muerta para el mundo de la inteligencia. Su rostro una vez hermoso ahora está desfigurado; su sonrisa de antaño reemplazada por un ceño fruncido. Cuando beso sus queridos labios, no hay una cálida respuesta de la mujer que me amaba tanto; y aun así ella todavía tiene las llaves de mi corazón.

“Mi viaje de regreso a Londres es agotador; porque, ¿cómo podemos llamarlo hogar cuando la esposa y la madre están ausentes? Pequeñas voces preguntarán cuándo volverá mamá, y papá no tiene la respuesta. En el camino de regreso, visito una pequeña iglesia donde el Santísimo Sacramento siempre está expuesto a la adoración. En este remanso de paz donde todo está tranquilo y silencioso, levanto mi corazón cansado hacia Dios y le cuento mis problemas, y salgo como un hombre más feliz, porque he descargado mi alma a mi Hacedor y Él me da un nuevo coraje, para pelear esta fatigosa batalla de la vida. Algún día, Dios puede considerar apropiado responder mi petición. Mientras tanto, solo puedo esperar y rezar “.

Pero si Dios concede la oración de este valiente aquí en la tierra o no, ¡oh, cuán magníficamente recompensará su fidelidad en la eternidad!

Una vida egoísta

Ahora bien, si un hombre puede ser fiel a la ley de Dios en circunstancias tan difíciles, ¿qué tan fácil debería ser para aquellos cuyos hogares felices aún no se han roto y que solo necesitan practicar el autocontrol cristiano? Todo el argumento contra las familias numerosas solo muestra la ausencia de las restricciones saludables de la religión. En el fondo, no es el deseo de darles a sus hijos una más excelente educación, sino el deseo de llevar una vida más egoísta y cómoda lo que clama por la limitación antinatural de la familia. Nadie, más que los padres profundamente religiosos, desea tener hijos bien educados; pero tales padres, con respecto a su deber de estado a la luz de la fe, se empeñan principalmente en criar a sus hijos para el cielo. Entienden que, incluso si pudieran proporcionarles escasamente de los bienes de este mundo, pero proveyendo bien su educación para el Cielo, logran lo más importante y cumplen así su deber principal. También se dan cuenta de que el éxito de todos sus esfuerzos en beneficio de sus hijos depende principalmente de la bendición del Cielo, y que si merecen esa bendición por sus vidas rectas, Quien alimenta a las aves del aire y viste los lirios del campo, también proveerá para sus hijos.

Consuelos de la paternidad

¡Felices los padres que aún conservan esta visión religiosa de la vida, aquéllos cuya religión es su guía, su apoyo y su consuelo en medio de los arduos deberes de su estado de vida! Saben que son los instrumentos elegidos por la Divina Providencia para poblar la morada celestial de los bienaventurados. Saben que al asumir el encargo de la paternidad, cooperan con Dios mismo para traer a la existencia seres destinados a alabarlo y disfrutarlo para siempre en el Cielo. Saben que cada niño que reciben es un regalo de Dios; ya que, hagan lo que quieran, no pueden tener hijos que Dios no les dé. Pero más allá del consuelo de saber todo esto, cuentan con la ayuda sobrenatural que la verdadera religión les brinda. Tienen las gracias reales del sacramento del matrimonio, de la comunión frecuente y de la oración diaria para fortalecerlos, y el ejemplo de su Salvador sufriente para consolarlos. Sí, con la religión en sus hogares, pueden resistir el malvado ejemplo de esas parejas sin Dios que solo buscan su propia satisfacción. Y aunque los sabios de la eugenesia se burlan, e incluso los amigos mal guiados sonríen con burla por sus familias anticuadas, nunca frustrarán los diseños del Cielo sobre sus familias, sino que considerarán a cada niño como una nueva muestra de la confianza y del amor Celestial.

El orgullo de los padres

Es notable la frecuencia con la que Dios recompensa a los padres de familias numerosas al hacer que los hijos que llegaron al último se conviertan en la principal alegría y orgullo de su vida. La pequeña flor de Jesús fue la última de nueve hijos; San Ignacio de Loyola, el trece y Santa Catalina de Siena, el veinticuatro o el veinticinco. Muchos padres deben el honor de tener un hijo formado para el sacerdocio al hecho de que tenían familias numerosas. Si mis propios padres hubieran estado dispuestos a tener cinco hijos y ni uno más, nunca habrían tenido un sacerdote en la familia. Pero debido a que fueron bendecidos con ocho hijos, tuvieron la felicidad de ver al sexto y séptimo celebrar su primera Misa el mismo día, y aunque han ido a recibir su premio, sin duda están felices de saber que dos hijos de su ocho niños están estudiando para el sacerdocio. Hace unos años, recibí una carta de una joven madre de dos hijos, en la que relataba cómo ciertas mujeres mundanas intentan inducir a las madres a limitar el número de sus hijos. Con motivo de una llamada social, una señora conocida suya había comentado: “No es una mujer muy refinada que digamos, la hoy en día tiene más de dos hijos”. A lo que la joven madre respondió: “En ese caso, espero pertenecer al común de la gente, porque tengo la intención de aceptar todo lo que el buen Señor quiere darme”. Al responder a su carta, la felicité por su posición verdaderamente católica, y luego agregué: “Doy gracias a Dios porque mi propia buena madre no tuvo una idea tan falsa del refinamiento; porque si lo hubiera hecho, yo no habría tenido ninguna posibilidad, ya que soy su séptimo hijo”. Y la primera vez que relaté este incidente, es decir, a un grupo de padres franciscanos en el convento de Santa Isabel, Denver, Colorado. ¡Cada uno de los cinco sacerdotes presentes declaró que él también era el séptimo hijo de su madre!

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M

Índice:

Introducción

Capítulo I (entrega I)

Nuestra recomendación: Consejos para matrimonios y familias católicas


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción