Armonía de religión en el hogar y la escuela

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Al final del artículo tienen el índice de la obra

Armonía de religión en el hogar y en la escuela

Traducido por Augusto Pozuelos

Armonía entre la escuela y el hogar

Incluso cuando los padres hayan hecho todo lo posible por la educación religiosa de sus hijos antes de que estos comiencen a asistir a la escuela, no pueden creer que su tarea está cumplida. Cuando finalmente los confían al cuidado de otros, a la edad adecuada, no se ven libres de responsabilidad, sino que deben cooperar con los maestros con su interés, su disciplina y su apoyo moral.

Aquí nuevamente aparece la necesidad de la religión en el hogar. Si el niño aprende en la escuela que está en este mundo servir para Dios y salvar su alma inmortal, y que las cosas de la tierra deben usarse simplemente como un medio para ese fin, esa lección debe tener un eco en el hogar. Lo que la escuela enfatiza como lo más importante en la vida también debe considerarse como tal en el hogar.

Será muy contraproducente para el niño encontrar un desacuerdo entre las verdades religiosas que aprende en la escuela y las opiniones expresadas y defendidas en casa. La oposición irreconciliable entre las máximas de Cristo y las máximas de este mundo llegará pronto al hogar del niño; y si las primeras deben echar raíces en su corazón como es debido, la semilla sembrada en la instrucción religiosa en la escuela debe ser alimentada por la religión en el hogar.

Una contradicción desconcertante

Es cierto, el niño entrará en contacto con la irreligiosidad, tarde o temprano fuera del círculo del hogar y la escuela; pero es probable que eso no lo afecte tan fácilmente, ya que se le ha enseñado a considerar al mundo como hostil a sus propios intereses. Será bastante diferente si la irreligión se encuentra en el hogar. Un niño confía implícitamente en sus padres. Él cree que tienen su bienestar en el corazón; y él se enfrentará a una contradicción desconcertante si sus padres, por palabra, acción u omisión, apoyan o aconsejan cualquier cosa que en la escuela le enseñaron  a considerar como incorrecta. Solo por su confianza en sus padres, es más probable que el niño siga el ejemplo del hogar en lugar del precepto que aprendió en la escuela. El ejemplo siempre es más poderoso que el precepto; y es de suma importancia, por lo tanto, que la instrucción religiosa de la escuela sea apoyada por el ejemplo de conducta cristiana en el hogar. Sólo cuando el hogar y la escuela trabajen de la mano, apoyándose mutuamente, complementando y alentándose mutuamente, podemos esperar que nuestros hijos reciban el tipo de educación que les permitirá dar los frutos de una vida verdaderamente cristiana.

Pío XI sobre el estado de la escuela

“Sin embargo, dado que las generaciones más jóvenes deben ser formados en las artes y las ciencias para el beneficio y la prosperidad de la sociedad civil, y dado que la familia en sí misma es desigual para esta tarea, fue necesario crear esa institución social, la escuela. Pero tenerse en cuenta que esta institución debe su existencia a la iniciativa de la familia y de la Iglesia, mucho antes de que fuera asumida por el Estado. Por lo tanto, considerada en su origen histórico, la escuela es, por su propia naturaleza e institución, subsidiaria y complementaria de la familia y la Iglesia. Se deduce lógica y necesariamente que no debe estar en oposición, sino en acuerdo positivo con esos otros dos elementos, y formar con ellos una unión moral perfecta, constituyendo un santuario de educación, por así decirlo, con la familia y la Iglesia. De lo contrario, está condenada al fracaso de su propósito y a convertirse en un agente de destrucción.”- Encíclica sobre la educación cristiana de la juventud.

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M

Índice:

Introducción

Capítulo I (entrega I)

Familia numerosa. El orgullo de los padres

El fin del matrimonio

La educación temprana de la prole



*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción