La necesidad de la religión en el hogar

EL HOGAR CRISTIANO: UNA GUÍA PARA LA FELICIDAD EN EL HOGAR
Celestino Strub, O.F.M. Capítulo I

“La necesidad de la religión en el hogar”

Traducido por Augusto Pozuelos

La necesidad de la religión en el hogar: El fin primario de la familia

La necesidad de la religión en el hogar: El fin primario de la familia

De acuerdo con las palabras pronunciadas por Dios a nuestros primeros padres, “Multiplicaos y llenad la tierra”, el propósito principal de la familia es la propagación de la raza humana. Ahora sin religión, este propósito sólo será alcanzado imperfectamente. Toda la historia atestigua el hecho de que no puede haber una moralidad duradera sin religión, y la historia de la familia no es una excepción a la regla. El sufrimiento y el trabajo, la dificultad y la desilusión, el dolor y la aflicción que inciden en el cuidado y la crianza de los niños exigen tanta paciencia, amor y sacrificio, que nadie que no esté impregnado de un sentido religioso del deber e impulsado por la esperanza de una recompensa eterna, estará dispuesto a soportarlas. Por lo tanto, donde faltan estos motivos religiosos, el fin primario de la familia será total o parcialmente descuidado, y el matrimonio degradado al bajo nivel de una asociación egoísta o un pasatiempo pecaminoso.

Matrimonio pervertido

No debemos recurrir a tierras paganas, donde los bebés son expuestos a morir deliberadamente, como prueba de que tal es el resultado inevitable de la ausencia de religión en la familia. La ausencia o escasez de niños en muchas familias de nuestra propia tierra es una evidencia triste y suficiente. La verdad sea dicha, incluso en las familias cristianas, donde la religión ya no ejerce el dominio que debería, se encuentran esas prácticas inmorales que pervierten el objetivo sublime de la familia. Uno podría, y  en caridad, estaría obligado a atribuir la ausencia o escasez de niños en tales familias a otras causas, si las esposas y las madres no abogaran abiertamente por la restricción artificial de las familias sobre la teoría de que es mejor tener uno o dos niños y criarlos bien que tener un número mayor y no poder cuidarlos adecuadamente. Esa teoría en sí misma, por supuesto, es indiscutible siempre y cuando no se viole ninguna ley de Dios al tener solo uno o dos hijos, y siempre que se entienda correctamente la expresión “cuidado apropiado”. Pero la forma en que esta teoría es entendida y puesta en práctica por la mayoría de sus defensores muestra en qué errores el hombre cae cuando no está restringido por el freno saludable de la religión.

Educando para el cielo

¿Qué significa criar bien a un niño? Desde el punto de vista de la religión, en lo que se refiere a lo esencial, significa criar a un niño de tal manera que se le permita alcanzar el fin para el cual Dios lo creó: la felicidad eterna en el Cielo. Tal educación, incluso los padres más pobres podrán proveerla para sus hijos, sin importar cuántos tengan; y su propia felicidad en el Cielo aumentará por cada niño que hayan agregado al número de los elegidos. Siempre existe la posibilidad de que un niño salga mal a pesar del mejor cuidado de los padres; pero la probabilidad de que salga mal por negligencia debido a la gran cantidad de niños es mucho menor que la probabilidad de que se estropee si es uno de unos pocos. La acción misma de los padres para frustrar la naturaleza al limitar a sus descendientes se opondrá a la adecuada formación religiosa de sus hijos; ya que es casi seguro que unos padres, ellos mismos desobedientes a la ley de Dios en un asunto tan grave, se encuentren con grandes dolores para criar hijos e hijas temerosos de Dios.

“Cuidado apropiado” es relativo

Pero incluso desde un punto de vista material, la suposición es falsa de que los padres no pueden cuidar adecuadamente a muchos niños. El “cuidado adecuado” debe entenderse relativamente, no absolutamente; mientras que los padres están obligados a satisfacer las necesidades materiales y espirituales de sus hijos, el alcance de esa disposición varía según los recursos de los padres. Si se requiriera la mejor capacidad  y la mejor atención posibles para cada niño, se permitiría a muy pocas personas casarse; ya que pocos, si es que alguno, se pudieron encontrar cuyas circunstancias no puedan ser mejoradas.

El Papa Pío XI sobre la crianza de los niños

“Estamos profundamente conmovidos por los sufrimientos de aquellos padres que, en extrema necesidad, experimentan grandes dificultades para criar a sus hijos. Sin embargo, deben cuidarse de que el estado calamitoso de sus asuntos externos no sea la ocasión para un error mucho más calamitoso.No puede surgir ninguna dificultad que justifique la anulación de la ley de Dios que prohíbe todos los actos intrínsecamente perversos. No hay ninguna circunstancia posible en la que el esposo y la esposa no puedan, fortalecidos por la gracia de Dios, cumplir fielmente con sus deberes y preservar su lecho matrimonial con una castidad intachable”. (Sobre el matrimonio cristiano)

Continencia Periódica

Si los estrecheces financieras realmente son serias o las consideraciones imperativas de salud recomiendan no agregar otro niño a la familia en un momento dado, los padres verdaderamente cristianos sabrán cómo enfrentar la situación al acordar mutuamente practicar la continencia durante un período determinado. Tanto, con una buena voluntad y la gracia de Dios, siempre podrán hacerlo. Pero ninguna combinación de circunstancias adversas puede justificar el mal uso de los derechos sagrados del matrimonio. (Véase la cita anterior.)

Me doy cuenta que la adhesión fiel a la ley de Dios a veces requerirá grandes sacrificios de los padres temerosos de Dios. Pero cada estado de vida, ya que confiere ciertos derechos y privilegios, también exige sus sacrificios peculiares; y Dios siempre otorgará la gracia suficiente para que uno pueda hacerlos. Si Dios permite que esposos y esposas guarden Su santa ley entre quienes están privados de los placeres legítimos del matrimonio por la muerte prematura o la enfermedad de por vida de sus cónyuges, ciertamente hará lo mismo por aquellos a quienes la pobreza u otras condiciones difíciles imponen una situación similar. Con San Pablo, cada cristiano puede decir en el momento de la prueba: “Puedo hacer todas las cosas en Él, que me fortalece”.

Celestino Strub, O.F.M.

Les recomendamos nuestra sección de Familia Tradicional

Les recomendamos el siguiente vídeo del Padre Boniface


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción