¿Desde cuándo la Iglesia es Católica?

Avanzamos con nuestro apologeta, Jesús Mondragón, en el conocimiento de las cosas que nos atañen, hoy, en concreto, nos cuenta desde cuando la Iglesia es católica, ¿Saben la respuesta?

“¿Desde cuándo la Iglesia es Católica?” Jesús Mondragón

Eso nos lo cuenta “Ignacio de Antioquía”. Y ¿Quién fue Ignacio? Pues casi nada, fue discípulo de los Apóstoles San Pablo y San Juan y fue nombrado Obispo de Antioquía por el mismo San Pedro

Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; así como donde está Jesucristo está la Iglesia Católica” (Ignacio de Antioquía, Ad Smyrn, 8.2).

Esta frase nos la dejó Ignacio de Antioquía en una carta escrita a la Iglesia de Esmirna mientras iba camino al martirio en Roma. El año: finales del 106 o comienzos del 107 dC. Esto significa, que dicha frase, y la carta a la que pertenece, sean contemporáneas con el cuarto Evangelio. Pero, conozcamos un poco más sobre Ignacio antes de entrar de lleno en la frase como tal.

Se piensa que nació cerca del año 25 después de Cristo, aunque una antigua tradición sugiere que Ignacio podría ser el niño que Jesús sentó sobre sus rodillas cuando dijo ​«dejad que los niños vengan a mí»​. Lo que sí sabemos, es que fue discípulo de los apóstoles Juan y Pablo. Y que sucedió a Evodio como tercer obispo de Antioquía (Simón Pedro fue el primero sucedido por Evodio). También sabemos que era conocido con el nombre de Theóforo (el portador de Dios), según se desprende de sus cartas.

La ciudad de Antioquía era famosa en Asia Menor (Siria) y era la tercera en importancia en el Imperio Romano, después de Roma y Alejandría. Había en Antioquía una comunidad cristiana muy importante e influyente, formada por cristianos de procedencia judía que huyeron de la destrucción de Jerusalén ocurrida en el 70 después de Cristo. Y fue precisamente en Antioquía, donde Pablo predicó su primer sermón en una sinagoga y donde los seguidores de Jesús fueron llamados “cristianos” por primera vez (​hechos 11, 26)

Ignacio, quien es considerado uno de los más importantes Padres Apostólicos por su cercanía a los apóstoles, fue arrestado y sentenciado a morir en el circo romano, como él mismo describe en otra de sus cartas: ​“para ser trigo de Dios, molido por los dientes de las fieras y convertido en pan puro de Cristo” (Ad Rom, 4.1)​.

En el transcurso de unas pocas semanas, Ignacio redactó siete cartas mientras era conducido desde Siria hasta Roma para ser devorado por las fieras, estas cartas, de un altísimo contenido eclesiológico y doctrinal, se dividen en dos grupos, cuatro redactadas en Esmirna y tres en Alejandría de Tróade: la carta a los efesios (Ad Eph), la carta a los magnesios (Ad Magn), la carta a los tralianos (Ad Tral), la carta a los romanos (Ad Rom), la carta a los filadelfianos (Ad Phil), la carta a los esmirniotas (Ad Smyrn) y, por último, una carta personal a Policarpo, obispo de Esmirna (Ad Pol).

En sus cartas, Ignacio habla sobre el privilegio del martirio por causa de su fe en Jesucristo.

Es el primer escritor fuera del Nuevo Testamento en hacer referencia a la virginidad de María, defiende las dos naturalezas de Jesucristo, humana y divina (contra las herejías de los judaizantes y los docetistas), habla del domingo como el día del Señor, y es el primero en usar la palabra “Eucaristía”, a la que llama “la carne de Cristo”, “Don de Dios” y “la medicina de inmortalidad”, además de llamar a Jesús “pan de Dios” que ha de ser comido en el altar, dentro de una única Iglesia.

Pero, sobre todo, habla sobre la Iglesia como una institución divina cuyo fin es la salvación de las almas, que debe permanecer en la unidad, que es santa, que es infalible, que tiene jerarquía, que tiene sacramentos, y ¡que es católica!

Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; así como donde está Jesucristo está la Iglesia Católica”…

Lo que dice este texto es obvio, pero veamos algunas de las cosas que nos dice:

Ignacio le escribe a las iglesias locales enseñando una misma y única doctrina porque la Iglesia es Católica – Universal, del griego καθολικός (katholikos). Les escribe con la autoridad que le da su posición de Obispo (jerarquía) y su misión de exhortar y educar (magisterio), les habla de la importancia del Bautismo y la Eucaristía (sacramentos), que no son válidos sin la presencia del Obispo (imposición de manos y sucesión apostólica) o quien él haya encomendado (sacramento del orden), les habla de unidad, de obediencia, de permanecer juntos y conservar la doctrina heredad de los Apóstoles, y que estos recibieron directamente de Jesucristo.

Ignacio de Antioquía nos está describiendo la Iglesia Primitiva y podemos ver claramente que Antes de que existiera formalmente la Biblia, ya había una Iglesia física, estructurada y unida, una Iglesia que creía y celebraba la Eucaristía y los sacramentos, una Iglesia que se cimentaba sobre los Apóstoles y la Tradición que estos habían heredado de Jesucristo, una Iglesia Universal: la Iglesia Católica.

Pax et bonum

Jesús Mondragón

Les invitamos a visitar la web de Jesús Mondragón: Católico defiende tu Fe

Ahora ya conocen la respuesta y ya saben desde cuando la Iglesia es católica, les invitamos a conocer a nuestras firmas en nuestra sección de: Artículos

Nuestro artículo recomendado:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Jesús Mondragón

Jesús Mondragón

Laico comprometido, predicador y apologeta mexicano. Fundador de la página Católico defiende tu fe. Realizó su preparación con los Misioneros Servidores de la Palabra. Colaborador en varios portales católicos, se define a sí mismo como: "un católico en construcción permanente".