¡Viva, viva, viva Inglaterra!

Nuestro corresponsal Vaticanista nos dice que si los ingleses no existiesen habría que inventarlos y lleva mucha razón, sí, sí, fíjense, el príncipe Harry frenando la procreación por salvar el mundo, ¡lean y quiten sus conclusiones!

“¡Viva, viva, viva Inglaterra!”, Aldo María Valli

Artículo original disponible en https://www.aldomariavalli.it/2019/08/21/viva-viva-viva-linghilterra/

Traducido por Miguel Toledano para Marchando Religión

¿Qué haríamos sin Inglaterra?  Me lo pregunto a menudo, pero incluso más después de haber leído dos noticias recientes.

La primera se refiere a su majestad el príncipe Harry, el cual, por amor al medio ambiente, junto con su amada mujer Meghan Markle, han decidido no tener más de dos hijos.  No por problemas de salud o de otro género, sino porque sus altezas piensan que tener más de dos hijos, en esta época nuestra de cambios climáticos, sería propio de irresponsables desde el punto de vista medio-ambiental.

“¡Dos, como máximo!”, ha declarado con decisión su alteza el príncipe.  “Nosotros somos la única especie en este planeta que parece pensar que este lugar nos pertenece a nosotros y sólo a nosotros.  Por el contrario, yo siempre he pensado que este lugar nos corresponde en préstamo.  Y seguramente, siendo inteligentes como lo somos todos nosotros, deberíamos estar en disposición de dejar algo mejor para la próxima generación”.

Algunos comentaristas han hecho notar que si su alteza el príncipe y su amada mujer verdaderamente guardan tanto la suerte del planeta en su corazón, podrían, en primer lugar, viajar un poco menos en avión.  “Para favorecer el planeta Tierra”, ha escrito por ejemplo el Guardian, Harry y su familia “deberían dejar de usar jets privados para ir a Jamaica, hacer safaris de lujo en Botswana, ir a bodas a Montego Bay, fugarse improvisadamente en invierno a Tromsø, irse a Australia y Nueva York, pasar el tiempo libre en las islas del Mediterráneo y tomar vuelos rápidos a las Fiji”.

Pero no.  Su alteza, por el contrario, ha pensado autorreducirse los hijos. 

Él, que es mucho pero que mucho más politically correct.  Como ha dicho la democrática Alexandria Ocasio-Cortez, la más joven parlamentaria mujer jamás elegida al Congreso Usa, el cambio climático hace “legítimo” y “moral” para los jóvenes preguntarse si es “todavía aceptable tener hijos”.  Y el presentador televisivo Bill Maher ha declarado:  “No consigo pensar en un regalo mejor para nuestro planeta que producir menos seres humanos que lo destruyan”.

“Menos hijos para todos” podría ser el eslogan que resume estas posiciones, como en el caso de Birthstrike, grupo formado por los que han decidido “no parir a causa de la gravedad de la crisis ecológica”.

Pero hablaba de una segunda significativa noticia made in Great Britain.  Me refiero a la catedral anglicana de Rochester, el templo más antiguo de Inglaterra después de Canterbury, en el interior del cual la nave central ha sido transformada en un campo de mini-golf.

La antigua catedral se ha convertido así en un terreno de juego de nueve hoyos, financiado por las autoridades locales.  Se juega gratis pero no se admiten grupos de más de seis personas.  Los días de fiesta el campo abre a las 9:45 y cierra media hora antes de la Misa de las 17:30.  El fin de semana cierra a las 3.  No se permite reservar.

¿Pero por qué todo esto?  Acercándonos al campo descubrimos que en cada hoyo hay una maqueta representativa de un puente en Inglaterra.  De verdad:  puentes en miniatura, como el de Rochester y el Reina Isabel II de Dartford.

Queda así revelado el motivo de la operación:  la Fundación del Puente de Rochester, promotora de la iniciativa, quiere acercar a los jóvenes “a la ingeniería civil”, pero, al mismo tiempo, quiere también llevarles a meditar sobre los puentes “como metáfora de naturaleza religiosa y social”.

¿No es estupendo? De verdad, si los ingleses no existiesen habría que inventarlos

De la isla de Albión vienen siempre ideas estimulantes.

Queda sólo una pregunta:  una vez tomada literalmente la recomendación de su alteza el príncipe:

¿con quién iremos a jugar al mini-golf a la catedral visto que no tendremos más niños?

Pero quizás no sea el caso de preguntarse tanto.  Como cantaba Claudio Baglioni, “¡Viva, viva, viva Inglaterra, paz, mujeres, amor y libertad!  ¡Viva, viva, viva Inglaterra, y por qué yo no nací allá?  ¡Pues quizá!”.

Aldo Maria Valli

Les recomendamos este artículo de Aldo María: ¿No es una Iglesia para hombres?


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Aldo Maria Valli

Aldo Maria Valli

Vaticanista. Entre sus libros más destacados están: Claustrofobia, Sradicati, el caso Vigano, 266. Jorge María Bergoglio, Benedicto XVI el pontificado interrumpido. Pueden leer sus artículos y leer toda la información sobre su obra literaria en italiano en su página web https://www.aldomariavalli.it/