La devoción de las Tres Avemarías

¿Conocen la devoción de las tres Avemarías? Si no la conocen, les dejamos este interesante artículo sobre su historia y cómo rezarla.

La devoción de las tres Avemarías, Beatrice Atherton.

Hace un par de semanas atrás fui gratamente sorprendida cuando un(a) amable fiel dejó, en la mesita de informaciones de la capilla donde voy a misa, una estampita de nuestra Señora. Esta hermosa estampita versaba sobre la devoción de las Tres Avemarías, devoción que yo conocía, pero a medias. Es admirable como nuestra Madre a cambio de enormes y eternas promesas nos pide tan poquito, como rezar para honrarla Tres Avemarías prometiendo ella su amparo en el momento de nuestra muerte. ¡Qué son tres Ave María en comparación con una eternidad! No perdamos, pues, la ocasión de acordarnos de nuestra Madre del Cielo que hoy más que nunca necesita de actos de reparación y desagravio. Acudamos a ella con la confianza de un hijo, confiémosle nuestros temores, nuestras desesperanzas ante lo difícil que es afrontar las preocupaciones diarias. Pidámosle que nos libre de caer en pecado mortal y que seamos para ella consoladores frente a la ingratitud de tantos. No seamos hijos mal agradecidos y descariñados, y confiémonos a su intercesión ahora y en la hora de nuestra muerte.

Esta es entonces la historia de la devoción de las Tres Avemarías y el modo de rezarlas. La reproduzco, pues, de la misma estampita para provecho de nuestros lectores:

Decía Jesús: “De qué aprovechará al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?” El negocio más importante es, por consiguiente, el de alcanzar la eterna salvación.

¿Queréis salvaros? Sed devotos de la Virgen María. Pedidle su auxilio y protección rezando las TRES AVEMARÍAS, porque a pesar de ser un obsequio muy breve, os atraerá su amparo y defensa, pues la Madre de Dios “es tan magnífica – como dice San Andrés Cretense – que suele devolver cosas grandes por pequeños servicios”.

La Santísima Virgen prometió a Santa Matilde, Santa Gertrudis y a otros santos que quieren le rezara diariamente TRES AVEMARÍAS, en honra de los privilegios que recibió de la Santísima Trinidad (el poder que le otorgó el Padre Eterno, la sabiduría que le comunicó el Hijo y el amor de que la colmó el Espíritu Santo), tendría su auxilio durante la vida y su especial asistencia a la hora de la muerte.

Por eso el venerable Luis María Baudouin escribió: “Rezad cada día las TRES AVEMARÍAS; si sois fieles en pagar a María este tributo de homenaje, yo os prometo el Paraíso”. San Leonardo de Puerto Mauricio comentaba esta devoción, diciendo: “¡Oh!, ¡qué santa práctica de piedad! Este es un medio muy eficaz de asegurar vuestra salvación”. San Alfonso de Ligorio, Doctor de la Iglesia y gran devoto de María, recomendaba las TRES AVEMARÍAS como el mejor medio de conservar o recuperar la gracia santificante, vencer el vicio de la impureza, y alcanzar la perseverancia final. San Antonio de Padua, San Juan Bosco y San Pío X también predicaron y divulgaron esta devoción con gran celo.

Modo de practicar esta devoción

Todos los días, rezar lo siguiente:

¡María, Madre mía; líbrame de caer en pecado mortal!

1.- Por el Poder que os concedió el Padre Eterno. (rezar un AVEMARÍA)

2.- Por la Sabiduría que os concedió el Hijo. (rezar un AVEMARÍA)

3.- Por el Amor que os concedió el Espíritu Santo. (rezar un AVEMARÍA)

Propagad esta devoción, porque “quien salva un alma, salvó la suya” (San Agustín)

Beatrice Atherton

¿Por qué no mejor decir el Avemaría en latín? Aquí te explicamos sobre la traducción de esta oración al español: https://marchandoreligion.es/2019/05/dios-te-salve-maria/

En este video de nuestros amigos de Agnus Dei Prod. podrás saber más sobre esta hermosa devoción de las Tres Avemarías


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Beatrice Atherton

Beatrice Atherton

"Beatrice Atherton, esposa, madre de seis, escritora aficionada, enamorada de la Santa Misa Tradicional. Cuando el tiempo alcanza me dedico a mi blog Bensonians, dedicado a la obra de monseñor Robert Hugh Benson."