Acabar con lo creado a imagen y semejanza de Dios. La familia

Miguel Serafín nos habla de los masones y de un grupo que se ha infiltrado en la Iglesia con el fin de destruirla, los iluminati. ¿El objetivio? Acabar con la familia

“Acabar con lo creado a imagen y semejanza de Dios. La familia”, Miguel Serafína

La familia

En 2007 estando de visita en una casa y después de rezar el “Rosario por los no nacidos”; al finalizar la oración, me fijé que reposando en una silla se encontraban varios ejemplares del periódico Michael. Tomé uno y lo llevé a casa. Uno de los artículos y el que más me llamó la atención y no sé por qué, era el de ColleenHammond; una ex-presentadora de TV del reporte del tiempo, que también había sido modelo y actriz y autora del libro Dressing with dignity (Vestirse con dignidad). Su artículo se titulaba en español, La corrupción de la moral a través de las modas inmodestas, un plan masónico para destruir la Iglesia.

Según el artículo, la estrategia más astuta de Satanás es hacer creer que no existe, y por lo tanto se vale de instrumentos humanos para destruir todo lo bello, sagrado y santo. Uno de esos instrumentos humanos es un grupo llamado los Masones y un grupo dentro de la logia masónica llamados los Iluminati, sociedades secretas contra la Iglesia que los papas Clemente XII, León XII, Pío VIII, Gregorio XVI y León XIII condenaron en sus respectivos pontificados.

Por primera vez se me ocurrió que la Iglesia pudiera tener enemigos como para destruirla.

Hacía muchos años que no pensaba en la existencia del demonio, pero de niño había escuchado hablar de él. Mi inocencia era tal que veía a la Iglesia fundada por nuestro Salvador como algo tan natural y bueno que me parecía que la gente sencillamente estaba distraída y no quería darse cuenta del regalo que Cristo había dejado para nuestra salvación. Pero vino la pregunta, ¿salvación de qué? Con el tiempo encontré que, si bien la gente anda distraída en otros asuntos distintos a los de Dios, es justo porque Satanás ha estado trabajando a escondidas para mantenernos no sólo distraídos sino bastante ocupados en el pecado sin tener que levantar la cabeza. ¿Quién es el más beneficiado de la pérdida de almas? Satanás.

Los enemigos tratan de destruir, no se quedan quietos. La siguiente conclusión fue, que nosotros, la Iglesia de Cristo, nos quedamos callados por años sin advertir del peligro. ¡Nadie está dando la voz de alarma!, pensé. Los encargados de hacerlo no lo hacen: sacerdotes y obispos. ¿Por qué? Es como si el Pentágono hubiera renunciado a estudiar a su enemigo cuando fue creado para eso. Con el tiempo fui encontrando la respuesta, pero el artículo de ColleenHammond respondía la pregunta citando a los propios masones. “Los masones sabían que no podían destruir la Iglesia desde afuera, entonces emprendieron acción para corromper las sacristías, los seminarios y los monasterios.” cita Hammond. A finales de los años 1700 el fundador de los Iluminati, Adam Weishaupt dice: “Infiltraremos al Vaticano, y una vez dentro, jamás saldremos. La taladraremos tanto que sólo quedará un cascarón vacío”. Para acelerar el proceso, era necesario suprimir a la mujer, pero como no podían hacerlo, por eso decidieron empezar por la Iglesia. Sin embargo, se dieron a la tarea de corromper el papel de la mujer en la sociedad.

La mujer era el principio moral de la sociedad, era la que cuidaba de la familia y se preocupaba por la educación moral y bienestar de sus hijos. La iglesia por otra parte era la guía moral de la macro sociedad, del mundo. Es justo a estas dos instituciones de la vida a la que Satanás empieza a corromper con su plan por medio de los masones. Una vez más, tiende el fruto de la tentación a la Mujer: a la mujer protectora del hogar, y a la Mujer protectora de la sociedad, La Iglesia.

Destruir la Familia es destruir la humanidad.

“La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del matrimonio y de la familia”. Sor Lucía dos Santos, una de los tres pastorcitos a los que La Virgen se apareció en Fátima en carta enviada al Cardenal Carlo Cafarra.

“Divide y vencerás” es una de las armas más utilizadas para vencer a un enemigo. Ha sido esta la herramienta de Satanás y sus aliados para “vencer” al mundo. Si atacas al pastor, las ovejas se desparraman. También lo ha hecho con la familia. Una familia dividida lo que obtendrá son hijos sin padre o madre, desorientados y con carencias psicológicas y sin quien los cuide adecuadamente. El estado se encargará finalmente de ellos, pero el estado nunca va a proveer las defensas que ofrecen padre y madre.

Lo han hecho los regímenes comunistas para dividir la sociedad. Crear división de clases y asociarse con los más débiles para ganar su apoyo. Prometiendo montones de cosas gratis, como educación, servicios de salud, mejores empleos y redistribución de la riqueza, quitando a los ricos para dárselo a los pobres. Casos ejemplares son Venezuela y Cuba, todo lo que dieron gratis en un principio, lo quitaron después, lo importante es llegar al poder para después cambiar todo empezando por las leyes de tal modo que nadie pueda protestar ni decir nada. Todo “en pro del bien común.” Pero como eso no funcionó en términos económicos, los masones influyen en los comunistas para que siguieran sus planes de una manera inadvertida. La iglesia como dijimos antes era una de las que tenían que ser infiltrada y lo han conseguido.

La manera de sacar a la mujer de la casa para desproteger la familia sucede por etapas.

No con banderas de comunismo sino de modernidad y justicia, empieza a convencer a las mujeres y a la sociedad en general, para promover la igualdad de ellas con respecto a los hombres, lo cual era algo bueno, perohabía que darle vuelta a la sexualidad natural entre hombre y mujer. La lucha deja de ser entre ricos y pobres y pasa a ser entre hombres y mujeres, ideas que empiezan a tomar forma en boca del Dr. Austríaco Wilhelm Reich y el filósofo alemán Herbert Marcuse,quienes retoman la teoría marxista de la lucha entre ricos y pobres de Marx,diciendo que aún existía otra lucha de opresor contra oprimido, el hombre contra la mujer; y combinando las teorías de Frederich Nietzsche y Sigmund Freud, de que la realidad no es como pareceser (por algo llaman a Marx, Nietzsche y Freud los maestros de la sospecha)el hombre en realidad no es el complemento de la mujer, sino que él es el enemigo natural de ella, problema que nace en el matrimonio monógamo, solución que sobrevendría si la mujer pudiera tener relaciones sexuales libremente sin tener que estar vinculada a la procreación, es decir el sexo notendría  por qué traer hijos.

El matrimonio monógamo es pues el enemigo a vencer según los marxistas en bien de la mujer.

En su libro El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Federico Engels (benefactor de Marx porque Marx no trabajaba), declara la abolición de la familia dejando los hijos al cuidado del estado mediante instituciones.

En los años 60 se dio un fenómeno positivo con respecto al feminismo, que fue llamado el feminismo de equidad, que en realidad buscaba igualdad de oportunidades por ejemplo de acceso para la mujer a educación superior, poder votar, abrir una cuenta bancaria, poder elegir carreras universitarias, aspirar a cargos públicos, igualdad laboral. Ese fue un movimiento justo y positivo, pero ese feminismo nunca vio al hombre como su enemigo sino como su complemento y tampoco veía el embarazo como una desventaja para la mujer como persona. Este movimiento feminista estaba en contra del aborto, veían el aborto una agresión contra la mujer, especialmente contra las mujeres que se encontraban en los vientres de sus madres. A finales de los años sesenta despierta un nuevo feminismo que se conoce como “feminismo de género”. Es decir que nace la rivalidad entre las mujeres y los hombres. Este feminismo critica al feminismo anterior.

La cristiandad de la sociedad occidental recibe un gran golpe cuando se propone la legalización del control natal y el aborto.

No se nace mujer, sino que se hace mujer” dice Simone de Beauvoir, pionera del feminismo de género arguyendo que es la sociedad la que marca el rol de la mujer y ve a la mujer casada como una esclava. Se empieza a utilizar el término género desligándolo del sexo. Es la deconstrucción del vocabulario dando nuevo sentido a las palabras. Género es una palabra comodín que reemplaza a la palabra sexo para deconstruirel concepto binario que todos teníamos cuando nos preguntaban por el sexo: hombre o mujer. No había más posibilidades de respuesta. Pero la palabra género da paso a muchas posibilidades que poco a poco se fueron metiendo en las mentes de la gente, aunque la biología diga que solo existen dos.

Judith Butler filósofa que en 1993 dice en su libro Cuerpos que importan, que el género no está determinado por el sexo, sino que el género es algo que se construye por la influencia cultural. Es decir, el género está separado del sexo, y por tanto una mujer puede tener cuerpo masculino y un hombre puede tener cuerpo femenino. Según Butler, no existen hombres ni mujeres, pero creemos que los hay simplemente porque nos lo han repetido muchas veces. Según Butler, nuestra mente es la que los crea.

Otro personaje importante en la destrucción de la familia fue el considerado padre de la Revolución sexual, el científico especializado en insectos, Alfred Kinsey, con sus libros Comportamiento sexual del macho humano (1948) y Comportamiento sexual de la hembra humana (1953), lanza al mundo una serie de comportamientos sexuales que según su estudio consideraba como normales tales como amoríos y engaños extramatrimoniales, homosexualismo y pedofilia entre otros. Según la Dra. Judith Reisman en sus varios libros, Kinsey incluyó en sus estadísticas a voluntarios con las más crudas desviaciones para sus estudios, tales como delincuentes sexuales en las cárceles, homosexuales y prostitutas callejeras. Por supuesto los resultados que Kinsey consigue no son los más ajustados a la realidad. Nadie se preocupó de la metodología de Kinsey, sólo de los resultados. Según la Dra. Reisman, Kinsey mismo reconoció posteriormente que había incluido a 1400 delincuentes sexuales para su estudio. Esta es la muestra en la que Kinsey se basa para concluir los comportamientos sexuales “normales” del hombre promedio de la sociedad que describe en su libro.

Kinsey investiga en su terreno,sobre sus propias inclinaciones sadomasoquistas y sociopatías, que incluyeron experimentos con niños.Veía normales el incesto y la pedofilia. Esta es la foto en blanco y negro de Kinsey. Es una muestra pequeña de lo que hizo en sus estudios. Da asco ver más a fondo la clase de depravaciones que incluyó para llegar a las conclusiones con que el mundo entero especialmente Hollywood llega a venerarle como un pionero de la Revolución Sexual.

La ciencia lo único que ha podido demostrar es que la persona que carga con cromosomas XX es una mujer y la que carga con cromosomas XY es un varón.

No existe biológicamente otra posibilidad. No la hay. Es por eso que en los años 80´s se inicia una alianza estratégica entre el colectivo homosexual que busca frenéticamente reconocimiento y el feminista que odia las relaciones con los hombres, se amalgaman con todas las teorías de los pioneros que se han citado anteriormente y muchos más. La familia tradicional y la religión son el enemigo en común que estos colectivos tienen. Como muchas inclinaciones y prácticas sexuales las consideran válidas; y como el género permite a los hombres y mujeres intercambiar sus roles, empiezan a proponer matrimonios validos entre cualquier tipo de géneros. Es decir que proponen que los matrimonios homosexuales son tan válidos como los heterosexuales porque todo es amor y con amor todo es válido basado en el movimiento Hippie de los 60´s.

Y he aquí la jugada magistral que se intenta dar y que la sociedad del mundo ha estado acogiendo sin darse cuenta: si en realidad la mujer y el hombre no existen, no existe el matrimonio entre hombres ni mujeres; así, todo es matrimonioy todo es válido entre todos, entonces en realidad el matrimonio no es necesario porque no existe. Lo que quiere decir es que el ser humano puede tener cualquier tipo de relaciones sexuales sin ninguna restricción de vínculo ni diferencia de sexo.

Ya vemos el triple salto mortal que se ha dado: solteros y solteras adoptando hijos al igual que parejas del mismo sexo; alquiler de vientres por parte de heterosexuales y homosexuales que por obvias razones naturales no pueden tener hijos. El mundo de los hijos que era algo sagrado se convirtió en un comercio al que cualquiera puede tener acceso si está dispuesto a pagar. Por otra parte, las relaciones y los géneros que se han inventado se extienden a un número ilimitado: heterosexuales, homosexuales, bisexuales pansexuales, autosexuales, antrosexuales, polisexuales, drag king/queen etc, etc, etc. La ONU reconoce 112 géneros y siguen aumentando.

Ahora bien, si todos estos se pueden casar, imaginemos las “familias” que salen de allí. Es decir, no existe padre ni madre, y mucho menos familia. Se ha dejado a Dios por fuera de todo vínculo entre parejas y se puede hacer lo que quiera. La destrucción de la religión es un hecho. Y la mayor parte de los representantes de la Iglesia Católica se han quedado callados, porque la mayoría de sus dirigentes son homosexuales y siguen ordenando homosexuales y no tocan este tema porque tienen rabo de paja y han dejado que la cultura pisotee las creencias cristianas respecto a la familia y en general las creencias en las que se ha basado la cultura occidental.

Este tipo de relaciones absurdas entre “géneros” procrearán menos hijos, porque no todas las relaciones pueden procrearlos por naturaleza, y no todos tendrán dinero para comprarlos o alquilar vientres. El sentido de responsabilidad y compromiso de las nuevas generaciones es casi nulo y no tener hijos es la opción perfecta. Se trata de que las mujeres cada vez tengan más miedo de los hombres, y los hombres cada vez quieran menos responsabilidad. Un matrimonio permanente requiere mucho esfuerzo, mucho más que sentimientos de lo que hemos llamado “amor”. Y los jóvenes y todos en general tenemos un concepto errado de amor. Si basamos una relación en sentimientos de sólo felicidad, esa relación es débil. Las personas casadas que han durado muchos años pueden confirmar que su relación no ha sidosólo felicidad porque la vida en sí no es sólo felicidad sino lucha.

Las relaciones matrimoniales son lucha y triunfo de la persistencia.

El matrimonio requiere carácter, fortaleza, y negociar las diferencias. Los jóvenes de hoy no quieren lidiar con fortaleza. Los hombres no tienen carácter y a las mujeres le sobra el miedo al matrimonio porque nos han vendido un mundo feliz, sin esfuerzo y casi carente de toda moral, porque la moral implica hacer no sólo lo que nos gusta sino lo que moralmente estamos obligados a hacer. Sólo queremos los beneficios de la libertad y los derechos (que serán quitados después como en Venezuela o Cuba).Por eso la misma sociedad moderna prefiere no tener parámetros morales que cumplir porque eso implica esfuerzo y por eso la Iglesia y la mujer eran los principales objetivos de Satanás para destruir.Para eso inventaron la pornografía, para alimentar todas estas teorías y posibilidades de relaciones sexuales, a tal punto que ya hay quienes no tienen necesidad de compartir con nadie y solos se bastan.

Todas estas son estrategias marxistas comunistas. La destrucción de la familia y la religión generarán individuos solitarios sin sentido de pertenencia a nada, ni siquiera a la patria porque en eso también están trabajando para disolver las naciones y crear un gobierno mundial. Sin familia ni religión las personas se verán solas enfrentadas al mundo y acudirán a la ayuda que el estado quiera prestarle para resolver sus problemas y serán más fácil de controlar. Los gobernantes confían en la tecnología para controlar a menos individuos en el mundo, menos susceptibles a rebelión y más susceptibles al control.


Miguel Serafín

Hoy, Miguel, nos ha hablado de la familia, en sus anteriores artículos sobre acabar con lo creado a imagen y semejanza de Dios, lo ha hecho sobre el calentamiento global y el aborto


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor