Noveno Domingo después de Pentecostés

Evangelio del día. Santa Misa Tradicional

Evangelio según San Lucas , XIX

En aquel tiempo: Al llegar Jesús cerca de Jerusalén mirando a la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: ¡Ah, sí conocieses también tú, en este día, el mensaje de la paz! Mas ahora está oculto a tus ojos. Sí, vendrán días sobre ti, en que te circunvalaran tus enemigos y te rodearán y te estrecharán por todas partes, y te arrasarán con tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por no haber conocido el tiempo en que Dios te ha visitado. Y habiendo entrado en el templo comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en él, diciéndoles: Escrito está: ¡Mi casa es casa de oración; Y vosotros la tenéis convertida en cueva de ladrones! y enseñaba todos los días en el templo. 

Noveno Domingo después de Pentecostés . Meditación

Jesucristo llora sobre Jerusalén porque ésta no ha sabido reconocer el tiempo en que Dios le ha visitado. De ahí, su cruel rechazo de quien la quiere abrazar y proteger como una gallina a sus polluelos, por ello, será destruída y no quedará piedra sobre piedra. 

Y entró en el Templo y les echó fuera diciéndoles: “Mi casa ha de ser casa de oración, ¡pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones!”

Con esas palabras Jesucristo predijo la destrucción de Jerusalén 37 años antes. Bajo Tito y Vespasiano la destrucción y el castigo sobre la ciudad fueron terribles. Flavio Josefo, historiador judío, presenció la destrucción, dice haber visto por las calles de Jerusalén ríos de oro fundido procedente del templo incendiado, que se mezclaba con los ríos de sangre. La ciudad fue arrasada y no quedó piedra sobre piedra del templo. Pero  también treinta y siete años antes los judíos le gritaron a Pilatos:

“¡Que caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!” Y así se cumplió… 

Las consecuencias de un rechazo voluntario y soberbio del amor de Dios son la muerte puesto que fuera de Él no existe la vida ni la felicidad.

 “¡Ay de ti Jerusalén porque no supiste reconocer el tiempo en que Dios te ha visitado!”

Aquí viene el segundo mensaje para nosotros figurado en el rechazo de Jerusalén: Y yo ¿he sabido responder y reconocer cuando Dios me ha visitado en mi alma, en mi vida y en mi casa? ¿Le supe reconocer cuando me visitó en el dolor o me he rebelado aún más contra Él, echándole la culpa de todo, o echándosela a otros?, para lavarme las manos… ¿Le he sabido reconocer cuando sentí en mi corazón la necesidad de perdonar o pedir perdón por las heridas tan profundas que le hice a alguien? ¿o por soberbia me endurecí más y llené de odio y rencor mi corazón…? 

En ocasiones esa vista que Jesucristo nos hace, nos la hace mediante un familiar, un amigo o el vecino… que nos viene a decir una verdad que “nos incomoda”. Preferimos negarlo todo, decir que no queremos hablar…que no tenemos tiempo…o algo aún más soberbio: “¡No soporto que nadie me diga lo que tengo que hacer ni si me he equivocado!” 
Eso significa un rechazo total de la verdad que ‘me molesta’, y me olvido que Él dijo: “Yo soy la Verdad.”
 ¿Supe reconocer el tiempo en que me visitó?
En ocasiones nos visita mediante alguien que nos esta pidiendo misericordia, ayuda, alguien que sólo desea que le escuchemos y atendamos en su profundo dolor…y nos hacemos los sordos, volvemos la mirada hacia otro lado, no tenemos tiempo…y ¿puede esa persona presentarse como católico y cristiano sin tener entrañas de misericordia con el necesitado?

“¿Como alguien que no tiene entrañas de Misericordia puede llamarse a sí mismo, hijo de Dios? “

“Aquel que dice amar a Dios, al cual no ve y no ama al prójimo al que sí ve: es un mentiroso.”
San Juan Evangelista. 

Como el corazón estaba tan lleno de egoísmo, rencor, soberbia y vicios egoístas…no supo reconocer el día en que el Señor le visitaba.

 Todas esas cosas en efecto, hunden en una profunda ceguera al alma y por ello le dijo a Jerusalén :
 “¡Pero ahora tus ojos están enceguecidos!” y no querían ver la salvación que les ofrecía.

Y termina recriminandole a las autoridades religiosas del templo: “Mi casa debe ser casa de oración ¡pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones!”

Podemos leer en el Libro de los Reyes que Dios advierte a los judíos, diciéndoles, que prefiere ver su templo destruido antes que verlo profanado. ¿Será esto también una advertencia para nuestros tiempos, con tanto templo supuestamente católico donde hay tantas profanaciónes y nada de adoración?

No nos hagamos ilusiones, la autoridad religiosa fue la primera en rechazar a Jesucristo, y Él por lo tanto tuvo que predicar en la clandestinidad, en la montaña, en los campos y casas, sin permiso de los pontífices y de los sacerdotes.

 Claro, su doctrina era incómoda: hablaba contra la utilización de la religión para fines monetarios, contra el abuso de poder en nombre de su dios y en nombre de la obediencia, contra la soberbia y abuso de los que sí creen sinceramente.

Con todo lo expuesto, ¡¡¡no tiene nada de extraño que no hayan sabido reconocer el tiempo en que Dios les visitaba!!!

¿Acaso no se repite la historia ? ¿Acaso no se nos exige actualmente en muchos templos, en nombre de la ‘obediencia’ el desobedecer a Dios, ya que no se nos permite adorar a Dios comulgando de rodillas y en la boca !!!??? ¿En qué parte de la ley está prohibido ese acto de adoración practicado durante siglos por la Iglesia Católica???!!!
¡¿Puede un sacerdote u obispo, que ha sabido reconocer la visita de Dios en su corazón, negarle a un católico adorar de rodillas a Dios Sacramentado?!

Y si lo niegan, bajo pretexto de obediencia, con dureza de corazón y desprecio de la piedad milenaria de tantos santos: ES PORQUE NUNCA HAN SABIDO RECONOCER EL DIA EN QUE DIOS LES VISITÓ, y viven por lo tanto de la apariencia y del cuento, igual que los judíos que Jesucristo tuvo que arrojar fuera del templo.

Hay tantos santos que estuvieron dispuestos a dar la vida con tal de que no se tratase con desprecio al Santísimo Sacramento. 

“Daría mi vida, con tal de que se respete tan siquiera una sola rúbrica de la Santa Misa.”
Santa Teresa del Niño Jesús +

San Felipe de Neri tuvo dolores de pecho y costillas dañadas por lo mucho que se le inflamaba el corazón a causa de las palpitaciones del corazón durante sus comuniones sacramentales y durante la Adoración de Jesucristo Sacramentado. ¡Ese santo sí que supo reconocer el día de la visita de su Señor!

¿Hemos sabido reconocer la visita de Dios en nuestras vidas en el tiempo en el momento que se dignó venir a vernos? El el Evangelio de este domingo nos invita a meditarlo y examinarnos en ello. 

Alabado sea el Santísimo Sacramento del altar +

P. Ricardo Ruiz Vallejo.

Para consultas espirituales sobre la homilía (únicamente) pueden dirigirse al Padre Ricardo a través del siguiente correo electrónico: edisanjo2016@gmail.com

Esperamos que la meditación del Quinto Domingo después de Pentecostés les ayude a crecer en su vida espiritual

Les invitamos a quedarse en nuestra sección de: Espiritualidad

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace:El rincón Litúrgico



*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.