Respetar a Francisco como Papa es mostrar preocupación por sus errores

A los firmantes de la Carta Abierta se les acusó, entre otras cosas, de no tener afecto por el Papa o de rechazarlo, pero es precisamente lo contrario. Es por respetar a Francisco como Papa que se le llama a la corrección. El Profesor Kwasniewski nos expone sus razones en este interesante artículo.

Respetar a Francisco como Papa es mostrar preocupación por sus errores, por Peter Kwasniewski para LifeSiteNews

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Con tantos Papas en la historia de la Iglesia que son debidamente venerados como santos, sería inconveniente celebrar misas especiales para todos ellos. Por consiguiente, el calendario romano tradicional sabiamente establece un día en particular, como es el 4 de julio, para la Conmemoración de Todos los Papas Santos, con su Propio de la Misa, comenzando con el Introito “Congrerate illi sanctos.”

No intentaré forzar una simbólica conexión entre la observancia de este 4 de julio y las tan familiares celebraciones del cuatro de julio en los Estados Unidos de América, especialmente dado que la Conmemoración de Todos los Santos Papas ha caído en diferentes fechas en diferentes tiempos. Nunca dos ocasiones han tenido algo tan crucial en común: cada una es una expresión de la virtud de la piedad o una tierna devoción al padre o a la patria.

Cuando la Carta Abierta acusando al Papa Francisco de herejía fue publicada por primera vez el 30 de abril, muchos comentaristas acusaron a los firmantes de rechazar al Papa o de no tenerle una adecuada estima.

Nada puede ser más lejano a la verdad. Si nosotros rechazamos su prerrogativa al papado, como algunos hacen, no existirían motivos de queja ya que él no podría ser entonces acusado de abusar de su oficio, tal como un loco que se cree el emperador de China no es culpable en realidad de crímenes internacionales. Si nosotros no hemos tenido con él la debida estima, no estaríamos tan gravemente interesados sobre lo que está diciendo o haciendo. Uno no se molesta con una persona a la que desprecia o sobre cuyo destino no le importa nada.

En realidad, ya que él es el Papa es por lo que nosotros nos oponemos a sus errores; es porque nosotros lo reverenciamos que condenamos su abuso de poder. Un anarquista arroja una bomba sobre el blanco de su odio, pero un católico levanta su voz en la oración y protesta por el pastor que se desvió, quien es amado con una caridad que busca remedios naturales y sobrenaturales.

Conozco a algunos de los firmantes personalmente y soy amigo de muchos otros que están de acuerdo con el contenido de esta Carta Abierta. Ninguno de nosotros ha dejado de rezar por el Papa Francisco. Él es el padre común de los cristianos – ya sea cumpliendo o no su oficio paternal – y a él debemos nuestras urgentes y repetidas oraciones a Dios.

El Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote, ejemplifica esta correcta actitud. Casi todos del año de la Iglesia, los canónigos del Instituto agregan la Commemoratio pro Papa a las oraciones de la Misa. Esta antigua costumbre, abolida (como muchas más) en la mitad del siglo veinte, es algo que vale la pena reestablecer. De hecho, ¿podemos dejar de notar que el declive en la ortodoxia papal comenzó justo en el momento en que se abandonó esta costumbre? Es como si los oficiales vaticanos a cargo de la liturgia hubieran dicho a Dios: “Con todo el debido respeto, los papas no necesitan más de Tu ayuda.” Y Dios dijo: “Okey, vamos a ver cómo se las arreglan con menos de eso.”

Las oraciones que se leen son las siguientes:

Colecta: Oh, Dios pastor y sumo director de todos los fieles, mira propicio a tu Siervo Francisco a quien has constituido Pastor de tu Iglesia: haz que con su ejemplo y doctrina aproveche a los que le has ordenado dirigir, y que en unión con la grey que te dignaste confiarle, consiga la vida eterna. Por Nuestro Señor Jesucristo…

 Secreta: Aplácate, Señor, con los dones ofrecidos; y gobierna con tu constante protección a tu siervo Francisco, que quisiste presidiese como Pastor a tu Iglesia. Por Nuestro Señor…

Poscomunión: Suplicamos, Señor, nos ampare esa participación del divino Sacramento, y que defienda y dé fortaleza, al mismo tiempo que a la grey que le ha sido confiada, a tu siervo Francisco, al que te dignaste hacer Pastor de tu Iglesia. Por Nuestro Señor…

La restitución del Instituto de esta costumbre es admirable.

Ellos entienden que el Papa Francisco será papa solo por un corto tiempo.

Él es el Papa número 266 desde San Pedro y, sin embargo, por doloroso que sea algún día habrá un papa 267 y 268 y así sucesivamente hasta que Cristo regrese en gloria a juzgar a vivos y muertos.

En consecuencia, la actitud que tenemos hacia el papado deberá seguir siendo altamente respetada. Cuando Nuestro Señor considere oportuno venir en ayuda de Su Iglesia proveyéndola de un mejor pastor, necesitamos haber conservado todo el tiempo las correctas disposiciones hacia el Soberano Pontífice. No podemos permitir que nuestro correcto y razonable enojo a Bergoglio, que pasa como una sombra, contamine nuestra relación agradecida y orante hacia el oficio que se mantiene.

 Cuán diferente es este terrible ejemplo de neo-ultramontanismo: la “Oración por el Papa” diseminada por el movimiento Regnum Christo, asociado a los Legionarios de Cristo, atormentados por el escándalo, que debieron gran parte de su éxito al ciego respaldo de Juan Pablo II a Marcial Maciel y al posterior cultivo de una obediencia robótica entre sus miembros:

Oh, Jesús, Rey y Señor de la Iglesia: renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional a tu Vicario en la tierra, el Papa. En él tú has querido mostrarnos el camino seguro y cierto que debemos seguir en medio de la desorientación, la inquietud y el desasosiego. Creo firmemente que por medio de él tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica. Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar como hijo fiel sus enseñanzas. Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu, defiéndelo de las calumnias y de la maldad. Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia, y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida, firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención. Así sea.

Visto con ojos entrecerrados, esta oración puede recibir una interpretación ortodoxa, pero cuando se lee a la luz del ambiente de donde viene y considerando la obstinada negativa a reconocer la realidad de los errores del Papa, algo característico de los movimientos “conservadores”, no podemos sino considerarla como el epítome de cierto extremo,

la papolatría, que es tan falsa como su contrario, el antipapismo protestante.

El justo medio de la virtud, tan hermosamente expresado en las oraciones tradicionales romanas pro Papa, se encuentra en una reverente adherencia al Papa como el transmisor del depósito de la fe y de la tradición católica que lo precede y gobierna, incluso mientras preside y gobierna a la masa de los fieles.

Peter Kwasniewski

Puedes leer el artículo original en inglés en: https://www.lifesitenews.com/blogs/why-honoring-francis-as-the-pope-means-showing-concern-for-his-errors

Respetar a Francisco como Papa ha sido siempre el espíritu de la Carta abierta que firmaron varios conocidos académicos. Puedes volver a leerla en nuestra página aquí


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski

Profesor Peter Kwasniewski: (Chicago, 1971) Teólogo y filósofo católico, compositor de música sacra, escritor, bloguero, editor y conferencista. Escribe regularmente para New LiturgicalMovement, OnePeterFive, LifeSiteNews, yRorateCaeli. Desde el año 2018 dejó el Wyoming CatholicCollegeen Lander, Wyoming, donde hacía clases y ocupaba un cargo directivo para seguir su carrera como autor freelance, orador, compositor y editor, y dedicar su vida a la defensa y articulación de la Tradición Católica en todas sus dimensiones. En su página personal podrán encontrar parte de su obra escrita y musical: https://www.peterkwasniewski.com/