Profesor John Rist, ¿Por qué firmé la carta abierta?

La carta abierta al Papa Francisco continúa dando que hablar, mientras algunos sectores opinan que no procedía, los firmantes, lejos de echarse atrás nos cuentan sus motivos

Profesor John Rist: ¿Por qué firmé la Carta Abierta de la herejía papal?

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Artículo original: http://m.ncregister.com/daily-news/professor-john-rist-why-i-signed-the-papal-heresy-open-letter

Por Edward Pentin, para TheNationalCatholicRegister

En una entrevista con el NC Register, el connotado académico católico explica que lo motivó a firmar la controversial carta y responde a algunas de las críticas directas que se han realizado contra él.

Una carta abierta acusando al Papa Francisco de herejía y llamando a los obispos del mundo a investigar ha sido firmada por 86 personas hasta el 10 de mayo, entre ellos se encuentran prominentes teólogos y otros académicos.

Uno de los primeros 19 en firmar la misiva es el profesor John Rist, un respetado erudito británico de la Patrística, muy conocido por su contribución a la historia de la metafísica y de la ética.

Es el autor de detallados estudios sobre temas dedicados a Platón, Aristóteles y San Agustín de Hipona. Rist tiene la cátedra de filosofía R.P. Kurt Pritzlo.p. en la Universidad Católica de América y es miembro de por vida de Clare Hall en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

Él también fue uno de los colaboradores de Remaining in theTruthofChrist (Permaneciendo en la Verdad de Cristo), un libro que defiende la enseñanza de la Iglesia sobre el divorcio y los vueltos a casar publicado antes del Sínodo de la Familia de 2014. El cardenal Cardinal Gerhard Müller, quien fue el perfecto del Vaticano para la Congregación de la Doctrina de la Fe, fue otro de los colaboradores en esta colección de ensayos del 2014.

Este 13 de mayo en una entrevista por e-mail con el corresponsal en Roma de NC Register, Edward Pentin, el profesor Rist responde a las numerosas críticas que la carta abierta había despertado, incluyendo que es “extrema” “destemplada” y su caso “exagerada”.https://www.firstthings.com/web-exclusives/2019/05/is-pope-francis-a-heretic

En respuesta, dijo que puso su nombre en la iniciativa principalmente porque cree ver que las sentencias ambiguas del Papa Francisco están siendo diseñadas para intentar cambiar la doctrina de la Iglesia “a escondidas”.

Dijo que la carta está destinada a prevenir “una confusión masiva entre los católicos” y para “develar el doble discurso papal”, que él cree que es deliberado esfuerzo del Papa para “evadir los cargos de herejía”.

Profesor Rist¿Cuáles fueron sus motivaciones personales para firmar la carta abierta?

Mi principal motivo para firmar fue que yo he llegado a la conclusión de que ha habido muchos vanos intentos para hacer que el Papa “aclare” las ambigüedades y corrija sus aparentes errores y que no existe una alternativa más útil a una “acusación” directa.  El Papa ha traído esto sobre él, debido a su completa irracional falta de voluntad, en particular para responder a las Dubia.

¿Hasta qué punto la carta ha alcanzado su objetivo?

No creo que la carta haya alcanzado su objetivo, ni creí que hubiera muchas posibilidades de que lo hiciera, al menos en el corto plazo. Esto porque el Papa siempre puede refugiarse detrás del silencio, y existe una mentalidad servil entre el episcopado ( y en muchos otros, incluso en comentaristas conservadores), que es aprensivasobre criticar al Papa. Tales comentaristas se aproximan demasiado a reducir las sagradas e inamovibles enseñanzas dogmáticas de la Iglesia a las expresiones de un Papa. ¡La teoría del padre [Thomas] Rosica del papado actual!.

¿Por qué lanzar la carta ahora? ¿qué provocó su publicación? ¿a cuántas personas se les solicitó firmar?

Yo no organicé la carta, así que no puedo responder a su pregunta. Pero lo que sé es que hubo un elevado debate acerca de su contenido. Yo solo estuve involucrado relativamente tarde y estuve de acuerdo en firmar porque pensé que el enfoque general era esencial en ese momento. Dudo que se pueda escribir un documentoen el que todos puedan estar de acuerdo con toda la redacción, a menos que sea tan sosa como para carecer de sentido.

¿Qué puede decir a las varias críticas a la carta: que representa un enfoque “extremo” que “sobre exagera” el caso, tal como algunos lo ven, y esto hace más difícil la crítica a este pontificado?

Críticas de liviandad, etc… Cualquiera sea su intención, solo puede tener el efecto de desviar la atención de las preocupaciones principales: que el Papa está deliberadamente usando la ambigüedad para cambiar la doctrina y que la actitud que el adopta sobre los nombramientos indica que él no simpatiza (por decirlo con suavidad) con las enseñanzas católicas tradicionales en un amplio rango de materias. Quejarse por el “extremismo”, etc., parece ser como un jugueteo mientras Roma arde. Además esto muestra que muchos conservadores no quieren captar la gravedad de la situación, donde el Papa parece estar empeñado en volver a la Iglesia en una ONG con un sabor vagamente espiritual.

Otra crítica es que los firmantes no están en posición de acusar al Papa de herejía, que solo los obispos pueden pedirle que responda a tal cargo, y que la carta hubiera sido mejor solo llamando a los obispos a investigar las presuntas herejías más que acusar al Papa de ellas. ¿Cuál es su respuesta a esta mirada?

 ¡Pero el llamado a los obispos es precisamente lo que la carta hace! Los firmantes no están en posición de condenar al Papa de herejía. Están en una posición de “encausar” los cargos; y juzgamos que era nuestro deber hacerlo. La carta es primaria e inmediatamente una oportunidad para los obispos de actuar más que de ignorar o de cruzarse de brazos solamente.

¿Cuál es su mirada a la crítica de que no es aún posible acusar al Papa Francisco de una específica herejía formal, pero que puede ser acusado de una ambigüedad deliberada y confusión, o “deriva” hacia la herejía, y que se podría haber hecho una crítica mejor?

Mire mi respuesta arriba. Yo no soy un canonista, ni un juez (ver arriba). Lo que soy es alguien que cree que puede reconocer la herejía intencionada en la palabra [y] también cómo las palabras son confirmadas por las acciones.

Otros han dicho que hubiera sido mejor haber omitido ciertos aspectos que creen que no son estrictamente sospechosos de estar siendo heréticos, tales como supuestos sospechosos nombramientos episcopales, protegiendo obispos que han encubierto o cometido abusos y que el uso, por parte del Papa, de los que algunos pensaron eran un “varillazo” para su personal. ¿Qué dice usted a las críticas, que dicen que estas son demasiados ajenas a la acusación de herejía?

La lista de “fechorías” es acumulativa. Una o dos pueden ser ignoradas pero ¿este número? No veo cómo alguien que llama, por ejemplo a la activista proaborto (y abortista) Emma Bonino una “gran olvidada”, pueda posiblemente creer en la verdad de la enseñanza católica ( yendo a la Didache) sobre tan importante materia, que involucra las muertes de millones por el aborto.

¿Cuál es su respuesta a la crítica de Jimmy Akin acerca de que ninguno de los firmantes es especialista en eclesiología y que la carta falla al mostrar que el Papa Francisco obstinadamente duda o niega dogmas?

Alguien me señaló que Catalina de Siena tiene solo un doctorado “honorario de la Iglesia” y que, para nuestro mejor conocimiento, los apóstoles ¡no tienen ningún grado académico!.

Algunas de las críticas en la carta – incluyendo cargos de sincretismo, indiferentismo y citas cuestionables – han sido levantadas también hasta cierto punto sobre el Papa San Juan Pablo II. ¿Existe aquí algún paralelismo, ¿se debería, en este sentido, dar un mayor escrutinio a su legado?

Ahora esto es un asunto meramente histórico. Los talentos teatrales de Juan Pablo y su relativa indiferencia a la reforma de la Curia no han sido de ayuda. El anterior alentó una práctica desastrosa, que ahora vemos con creces, y es la de asumir quesi tú quieres una respuesta a una cuestiónvas al Papa como a un oráculo parlante. Los medios tomaron (y toman) ventaja de esto y, a menudo, en detrimento de la Iglesia.

¿Le preocupa que al acusar al Papa de herejía y especialmente si esta acusación no se toma en cuenta, podría estar conduciendo a otros a la posición sedevacantista y a la desunión?

Algunos pueden, desafortunadamente, recurrir al sedevacantismo. Eso sería una lástima, pero no puede ser considerada como una excusa para la inacción. La elección de Francisco parece tener algunosrasgos no canónicos (reconocibles en las actividades de la mafia de St. Gallen), pero también las elecciones en el pasado han sido un poco oscuras. Esto no es una justificación para el sedevacantismo.

¿Qué periodo de la historia de la Iglesia nos recuerda más los problemas de nuestro tiempo?

A primera vista podrían aparecer particulares similitudes entre la situación presente y la rebelión de Lutero. En ambos casos tuvimos un énfasis excesivo en una versión tendenciosa de la enseñanza tradicional. Lutero habló de manera engañosa sobre sola fide (la salvación solo por la fe) en lugar de la tradicional fidescaritateformata(la fe expresada a través del amor), mientras que los actuales teólogos alemanes y romanos parecen tratar in sola misericordia (salvados solo por la misericordia) sin atención al llamado de Jesús a reformar los propios caminos. Pero en nuestro presente caso,una indiferencia deliberada sobre las enseñanzas inscritas de Jesús sobre los “vueltos a casar” mientras el cónyuge sigue con vida implica que Jesús no dijo realmente lo que está señalado por él, o que sus enseñanzas han pasado su fecha de vencimiento. Esto estaría de acuerdo con algunos escritos hegelianos acerca de la verdad, sin embargo, este escenario implica negar su autoridad docente y, por tanto, su divinidad. Lo que nos lleva a un paralelo obvio con la presente situación: el conflicto arriano del siglo cuarto.

Esto es arriano en la medida que la actual teología germano-romana implica o sugiere la disminución de la autoridad de Cristo, no en el sentido de una “subordinación” directa, ya que ahora la subordinación surge no de la teología dogmática sino indirectamente desde la teología moral. Además, que mientras Lutero fue prontamente expulsado de la Iglesia, en nuestro caso, tal como con los arrianos, es un asunto interno:  obispo contra obispo, obispo contra Papa (como Liberio estuvo por un tiempo durante la época de Arrio). Tal como [Cardenal John Henry] Newman observó, el mundo despertó y se encontró a sí mismo arriano. ¿Qué vamos a encontrar cuando nos despertemos?

Algunos notaron que la carta fue presentada no sólo en la fiesta tradicional de Catalina de Siena, famosa por su crítica al Papa, sino también en la fiesta de San Jorge (pospuesta por la Pascua), el día del onomástico del Papa. ¿Ven ustedes en esta carta más que un ataque hostil al Papa, como muchos lo han sugerido, un acto de caridad fraterna? Si es así, ¿cree que esto podría haber sido más claro en la carta para así evitar tales hostiles críticas?

Algunos lo verán como “caridad fraterna”; otros como un ataque al Papa. Mi única preocupación es actuar después del fracaso de otros para obtener respuestas del Papa para ayudar a prevenir cualquier confusión masiva entre los católicos. El trabajo del papa es alentar la unidad, no convertirse en el líder de una facción.

¿Qué otras preocupaciones tiene que le motivaron a firmar la carta?

Estoy preocupado sobre todo por el doble discurso, que es como el actual Papa ha estado evadiendo los cargos de herejía. Formular comentarios ambiguos y/o contradictorios sobre temas importantes en última instancia son vistos como un intento planificado para cambiar la doctrina con disimulo. Si tales ambigüedades/contradicciones hubieran sido ocasionales, podrían ser atribuidas – de acuerdo con el principio canónico de la benignidad – a una “mera” confusión. La ambigüedad prolongada en esta escala requiera que se llegue a la conclusión más triste: que existe un plan para lograr sigilosamente lo que no se puede lograr abierta e inequívocamente a través de un decreto no- católico.

Termino con una cita del más grande doctor católico:

“Porque de ordinario se disimula culpablemente con ellos, no enseñándoles ni amonestándolos, incluso no riñéndolos ni corrigiéndolos, sea porque nos cuesta, sea porque nos da vergüenza echárselo en cara, o porque queremos evitar enemistades que pueden ser impedimento, y hasta daño a los bienes temporales, que nuestra codicia todavía aspira a conseguir o que nuestra flaqueza teme perder” San Agustín de Hipona, La Ciudad de Dios, libro I, cap. 9.

Edward Pentin, para TheNationalCatholicRegister

Ahora ya saben por qué el Profesor John Rist firmó la carta abierta, ¿Y Vds, ya tienen un criterio sobre este tema? Les invitamos a quedarse en nuestra sección de:


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción