¡Atención! El Papa Francisco acusado de herejía

Les ofrecemos con el permiso de LifeSiteNews la reproducción de esta carta abierta en la que el Papa Francisco es acusado de herejía.

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Pueden acceder al artículo original en inglés en el siguiente enlace:
https://www.lifesitenews.com/news/prominent-clergy-scholars-accuse-pope-francis-of-heresy-in-open-letter

“El Papa Francisco acusado de herejía”. LifeSiteNews

Prominentes clérigos y distinguidos académicos acusan al Papa Francisco de herejía en una Carta Abierta

Por Maike Hickson,

30 de abril  2019. (LifeSiteNews) Prominentes clérigos y distinguidos académicos, incluidos el padre Aidan Nichols uno de los más conocidos teólogos del mundo anglo-parlantes, han publicado una Carta Abierta acusando al Papa Francisco de estar cometiendo herejía. Ellos piden a los obispos de la Iglesia Católica, a quienes van dirigida la carta abierta,  “seguir los pasos necesarios para enfrentar la grave situación”de un papa cometiendo este crimen.

 Los autores basan su cargo de herejía en las múltiples manifestaciones del Papa Francisco al abrazar posiciones contrarias a la fe y en sus dudosos apoyos a prelados que, en sus vidas, han mostrado tener una clara falta de respeto hacia la fe y a la moral de la Iglesia.

“Hemos tomado esta medida como último recurso para responder al daño acumulado causado por las palabras y acciones del Papa Francisco durante varios años, los cuales han servido para levantar una de las peores crisis en la historia de la Iglesia Católica”, señalan los autores. La carta abierta está disponible en holandés , italiano, alemán, francés y español.

Entre los firmantes hay bien conocidos y respetados académicos tales como el padre Thomas Crean, el padre John Hunwicke, el profesor John Rist, la doctora Anna Silvas, el profesor Claudio Pierantoni, el doctor Peter Kwasniewski y el doctor John Lamont. El texto fue publicado en la Semana de Pascua y apareció en la tradicional fiesta de Santa Catalina de Siena, una santa que, en su época, aconsejó y amonestó a  varios  Papas.

El documento de 20 páginashttps://www.documentcloud.org/documents/5983408-Open-Letter-to-the-Bishops-of-the-Catholic.html es la continuación de la Corrección Filialhttp://www.correctiofilialis.org/ al Papa Francisco del 2017 que fue firmada originalmente por 62 académicos y en la cual se declaró que el Papa había “sostenido efectivamente 7 posiciones heréticas acerca del matrimonio, de la vida moral y de la recepción de los sacramentos y había provocado que estas posiciones heréticas se difundieran en la Iglesia Católica”, especialmente a la luz de su exhortación Amoris Laetitia del año 2016.

Los autores de la Carta Abierta señalan, en un resumen de su carta, https://www.documentcloud.org/documents/5983080-open-letter-to-bishops-of-catholic-church-a.html(leer más abajo) que ahora se ha hecho claro que el Papa Francisco está consciente de sus propias posiciones contrarias a la fe y que ha llegado el momento de ir “más allá” declarando que el Papa Francisco es culpable del crimen de herejía”.

Nos limitamos a acusarlo de herejía en las ocasiones en que ha negado públicamente algunas verdades de la fe, y luego ha actuado coherentemente, de una manera que demuestra que no cree estas verdades que ha negado públicamente.”,señalan los autores.

Ellosaclaran que no están reprochando al Papa Francisco haber “negado verdades de la fe en pronunciamientos que satisfacen las condiciones de la enseñanza papal infalible”.

“Nosotros afirmamos que eso sería imposible, ya que sería incompatible con la guía dada a la Iglesia por el Espíritu Santo”, señalan.

A la luz de esta situación los autores invitan a los obispos de la Iglesia para que actúen, ya que un “papado herético no puede ser tolerado o disimulado para evitar un mal mayor”.

Por esta razón los autores, “respetuosamente solicitan a los obispos de la Iglesia investigar las acusaciones contenidas en la carta, de modo que, si ellos juzgan que están bien fundadas puedan liberar a la Iglesia del presente desastre, en concordancia con el santoaxioma: Salus animarum prima lex ( La salvación de las almas es ley suprema)”. Son los obispos los que pueden hacer esto, sugieren los escritores. “amonestando al Papa Francisco a que rechace estas herejías, y que si él persistentemente las rechazara  se ha privado  libremente del ejercicio del papado”.

En primer lugar los autores  presentan en detalle, y con referencias teológicas a lo sustancial que reclaman, las diferentes posiciones contra la fe que el Papa Francisco ha mostrado abrazar personalmente, propagándolas o apoyándolas, incluyendo “las siete proposiciones que contradicen la verdad divinamente revelada. ”

Una de las herejías que los autores acusan al Papa Francisco de estar cometiendo se encuentra expresada en la siguiente proposición: “Un creyente cristiano puede tener pleno conocimiento de una ley divina y elegir voluntariamente romperla en un asunto serio, pero no estar en un estado de pecado mortal como resultado de esta acción”. Muchas de estas declaraciones heréticas tocan a cuestiones referidas al matrimonio y a la familia y se encuentran contenidas en Amoris Laetitia.Pero existe también una nueva instancia hecha por el Papa Francisco en el 2019, esto es, “la diversidad de religiones es deseada por Dios” . Esto está registrado en la Carta Abierta.

En una sección de la Carta Abierta, los autores enumeran a muchos prelados, además de laicos, quienes a pesar de disentir abiertamente de la doctrina y moral católica, ya sea de palabra o de obras, han sido públicamente alabados por el Papa Francisco (tal como Emma Bonino) o han sido elevados a posiciones de influencia (tal como el cardenal Oscar Rodríguez Madariaga). En esta lista están los nombres  del cardenal Blase Cupich, cardenal Godfried Danneels, cardenal Donald Wuerl, el obispo Gustavo Zanchetta y el obispo Juan Barros.

Es mencionado el hecho de que el Papa Francisco nunca respondió a las dubia (preguntas) concernientes a Amoris Laetitia publicadas por los cardenales Carlo Caffarra, Joachim Meisner, Walter Brandmüller, y Raymond Burke. Además, los autores apuntan a que el Papa Francisco ha cambiado a los miembros de la Pontificia Academia para la Vida hasta tal punto que los expertos ortodoxos católicos has sido reemplazados por heterodoxos como el padre Maurizio Chiodi.

Dirigida a los obispos del mundo, entre los que se pueden encontrar todos los 222 cardenales actuales, los autores de la Carta Abierta expresan su gratitud hacia aquellos obispos que han defendido la doctrina católica como sus propios testigos personales.

“Reconocemos con gratitud que algunos entre ustedes han reafirmado las verdades contrarias a las herejías, las cuales hemos escuchado, o  han prevenido de los serios peligros que amenazan a la Iglesia en este pontificado”, afirman. Aquí son mencionados los cardenales de las dubia, además del cardenal Willem Eijk. Los autores agradecen también al cardenal Gerhard Müller por su Manifiesto de la Fe.  ( en inglés) (https://www.lifesitenews.com/news/cardinal-mueller-issues-manifesto-a-quasi-correction-of-pope-francis-pontif)

Sin embargo, los autores creen que en este momento de la historia a seis años del pontificado de Francisco, es más necesario un enfoque más directo y autorizado. Reconocen sus propios límites cuando dicen a los obispos que “A pesar de la evidencia que hemos manifestado en esta carta, reconocemos que no nos corresponde a nosotros declarar al Papa culpable del delito de herejía de una manera que tendría consecuencias canónicas para los católicos.”

“Por lo tanto, nosotros apelamos a ustedes como padres espirituales, vicarios de Cristo dentro de sus propias jurisdicciones y no vicarios del pontífice romano, a amonestar públicamente al Papa Francisco para que adjure de las herejías que él ha profesado. Incluso prescindiendo de la cuestión de su adhesión personal a estas creencias heréticas, el comportamiento del Papa con respecto a las siete proposiciones que contradicen la verdad divinamente revelada, mencionada al comienzo de esta carta, justifica la acusación del delito de herejía. Está más allá de la duda que él promueve y difunde una mirada herética sobre estos puntos. Promoviendo y difundiendo la herejía proporciona suficientes motivos en sí para una acusación del delito de herejía. Existen, por tanto, superabundantes razones para que los obispos tomen en serio la acusación de herejía seriamente y para tratar de remediar la situación” – afirman ellos.

Lo autores dejan en claro que los obispos tienen que tomar las acciones y que ellos no necesitan ser la mayoría de los obispos para hacerlo.

“Ya que el Papa Francisco ha manifestado la herejía tanto en sus acciones como en sus palabras, cualquier abjuración debe involucrar el repudiar y revertir estas acciones, incluyendo las menciones de los obispos y de los cardenales que han apoyado estas herejías en sus palabras o acciones. Tal amonestación es un deber de caridad fraterna para con el Papa, así como un deber para con la Iglesia” – señalan.

Si – ¡y Dios no lo quiera! –  el Papa Francisco no da muestras de verdadero arrepentimiento en respuesta a estas admoniciones, nosotros les pediremos que se hagan cargo de cumplir con su deber de oficio de declarar que él ha cometido el delito canónico de herejía y que debe sufrir las consecuencias canónicas de su crimen” – agregan.

Por tanto, los autores señalan que “estas acciones no necesitan ser llevadas a cabo por todos los obispos de la Iglesia Católica, o incluso por la mayoría de ellos. Una sustancial y representativa parte de los obispos fieles de la Iglesia tendrían el poder para ejecutar estas acciones”.

El documento completo de 20 páginas puede leerse aquí. (En inglés) https://www.documentcloud.org/documents/5983408-Open-Letter-to-the-Bishops-of-the-Catholic.html

Una selección bibliográfica para respaldar el caso presentado en la Carta Abierta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre las Herejías del Papa Francisco puede leerse aquí. (en inglés) https://www.documentcloud.org/documents/5983077-select-bibliography-for-open-letter-to-bishop.html

Una petición lanzad por los organizadores de la Carta Abierta para apoyar su iniciativa puede encontrarse aquí. (en inglés) https://www.change.org/p/the-college-of-bishops-of-the-catholic-church-appeal-to-the-bishops-to-investigate-pope-francis-for-heresy-bcce228e-da31-42d5-96cb-d10d398cc6bc

 A continuación se presenta un resumen de la Carta Abierta a los Obispos hecha por los mismos autores:

La Carta Abierta a los Obispos de la Iglesia Católica es el tercer paso en un proceso que comenzó en el verano del 2016. En esa época, un grupo ad hoc de clérigos y de académicos escriben una carta privada a todos los cardenales y patriarcas católicos occidentales, indicando las herejías y otros serios errores que aparecieron estar contenidos y favorecidos por el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Amoris Laeticia.

Al año siguiente, después que el Papa Francisco siguió de palabra, obra y omisión propagando muchos de estos mismos errores, la “Corrección Filial” fue dirigida al Papa por muchas de las mismas personas y por otros tantos clérigos y académicos. Esta segunda carta fue hecha pública en septiembre de 2017, y una petición de apoyo a esto fue firmada por 14.000 personas. Los autores de esta carta, sin embargo,  afirmaron que no trataron de juzgar si el Papa Francisco estaba consciente de que estaba causando la herejía.

La presente Carta Abierta a los Obispos de la Iglesia Católica va un paso más adelante al demandar que el Papa Francisco es culpable del crimen de herejía. Este crimen se comete cuando un católico, a sabiendas y persistentemente, niega algo que él sabe que es enseñado por la Iglesia al ser revelado por Dios. En conjunto, las palabras y acciones del Papa Francisco equivalen a un rechazo total de la enseñanza de la Iglesia relativas al matrimonio y la actividad sexual, a la ley moral, a la gracia y al perdón de los pecados.

La Carta Abierta también indica el nexo entre este rechazo a la enseñanza católica y el favor mostrado por el Papa Francisco a los obispos y otros clérigos que han sido culpables de pecados sexuales y crímenes, tal como cardenal Theodore McCarrick; o que han protegido a clérigos culpables de pecados sexuales y crímenes, como el cardenal Godfried Danneels. Esta protección y promoción de clérigos que rechazan la enseñanza católica sobre el matrimonio, actividad sexual, y sobre la ley moral en general, incluso cuando estos clérigos personalmente violaban la moral y la ley civil de manera horrenda, es suficientemente consistente para ser considerada una política de parte del Papa Francisco. Por último, esto evidencia,al menos, una falta de creencia en la verdad de la enseñanza católica en aquellas materias. Esto también indica una estrategia para imponer el rechazo de estas enseñanzas en la Iglesia, nombrando en puestos de influencia a individuos cuya vida personal está basada en la violación de estas verdades

Los autores consideran que un papado herético no puede ser tolerado o disimulado para evitar un mal mayor. Esto ataca el bien básico de la Iglesia y debe ser corregido. Por esta razón, el estudio concluye  describiendo los principios teológicos y  legales que se aplican para la presente situación. Respetuosamente los autores solicitan a los obispos de la Iglesia investigar las acusaciones contenidas en la carta, para que así, si lo juzgan estar bien fundados, puedan librar a la Iglesia del presente desastre en concordancia con el santo axioma: Salus animarum prima lex (La salvación de las almas es suprema ley). Ellos pueden hacer esto amonestando al Papa Francisco a rechazar estas herejías y que si él, persistentemente las rechazara,  se ha privado  libremente del ejercicio del papado”.

Si bien esta Carta Abierta es inusual, incluso  es un documento histórico, la propia ley de la Iglesia dice que “ Los fieles cristianos tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia” (Código de Derecho Canónico, canon 212.3)

Los firmantes de la Carta Abierta no solo incluyen a especialistas en teología y filosofía, sino también a profesores y académicos de todos los campos.

Esto encaja bien con el reclamo central de la Carta Abierta, que el rechazo del Papa Francisco a las verdades reveladas es evidente a cualquier católico bien instruido tenga la voluntad de examinar la evidencia.  Se inscriben las firmas del padre Aidan Nichols o.p y del Profesor John Rist. El padre Nichols es uno de los teólogos más conocidos en el mundo de habla inglesa y es el autor de muchos libros en el amplio rango de tópicos teológicos, incluyendo el trabajo sobre Hans Urs von Balthasar y Joseph Ratzinger. El profesor Rist, quien es conocido por su trabajo en la filosofía clásica y en la historia de la teología, ha sido presidente y profesor en la Universidad de Toronto, en el Augustiniamun en Roma, en la Universidad Católica de América, en la Universidad de Aberdeen, y en la Universidad Hebrea de Jerusalen.

La carta abierta se publica justo después de la celebración de la Semana Santa y de la Semana de Pascua, con la esperanza que la presente “pasión” de la Iglesia pronto dará paso a la completa resurrección de la verdad salvadora de Dios.

Clérigos y académicos que deseen firmar la Carta Abierta pueden enviar sus nombres y credenciales a los organizadores a esta dirección de correo electrónico: openlettertobishops@gmail.com.  Todas las solicitudes serán examinadas a fondo.

Lista de los firmantes.

Georges Buscemi, presidente de Campagne Québec-Vie,  miembro de la Academia Juan Pablo II por la Vida Humana y la Familia.

Robert Cassidy, STL

Fr Thomas Crean, OP

Matteo d’Amico, Profesorde Historia y Filosofía, Senior High School of Ancona

Deacon Nick Donnelly, MA

Maria Guarini STB, Pontificia Università Seraphicum, Rome; editor of the website Chiesa e postconcilio

Prof. Robert Hickson, PhD, Retired Professor of Literature and of Strategic-Cultural Studies

Fr John Hunwicke, former Senior Research Fellow, Pusey House, Oxford

Peter Kwasniewski, PhD

John Lamont, DPhil (Oxon.)

Brian M. McCall, Orpha and Maurice Merrill Professor in Law; Editor-in-Chief of Catholic Family News

Fr Cor Mennen, JCL, diocese of ‘s-Hertogenbosch (Netherlands), canon of the cathedral Chapter. lecturer at de diocesan Seminary of ‘s-Hertogenbosch

Stéphane Mercier, STB, PhD, Former Lecturer at the Catholic University of Louvain

Fr Aidan Nichols, OP

Paolo Pasqualucci, Professor of Philosophy (retired), University of Perugia

Dr. Claudio Pierantoni, Profesor de Filosofía Medieval, Universidad de Chile,ex Profesor de Historia de la Iglesia y Patrología de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Professor John Rist

Dr. Anna Silvas, Adjunct Senior Research Fellow, Faculty of Humanities, Arts, Social Sciences and Education, University of New England

Prof. dr. W.J. Witteman, physicist, emeritus professor, University of Twente.


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción