Domingo del Buen Pastor

Evangelio del Domingo. Santa Misa Tradicional

Evangelio según San Juan X

En aquel tiempo: Dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por sus ovejas. Pero el mercenario, el que no es pastor propio, como no son suyas las ovejas, en viendo venir al lobo, desampara las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y dispersa el rebaño; el mercenario huye, porque es asalariado y no tiene interés en las ovejas.

Yo soy el buen Pastor, y conozco mis ovejas, y las mías me conocen a mí, así como me conoce a mí mi Padre y yo conozco a mi Padre.

Yo doy mi vida por mis ovejas. Tengo también otras ovejas que no son de este aprisco, las cuales debo recoger; y oirán mi voz, y se hará un solo rebaño y un solo pastor

II Domingo de Pascua, domingo del Buen Pastor. Meditación

Domingo del Buen Pastor-MarchandoReligion.es

En este Evangelio del Buen Pastor en Papa San Gregorio nos recuerda que sólo Dios puede ser bueno por sí mismo, en esencia y ante todo. Nosotros somos buenos sólo por accidente, una realidad filosófica que significa que sólo podemos ser buenos si permanecemos unidos a Dios. Es por ello que se le advirtió a Adán y Eva, que si comían del fruto de la soberbia se separarían de Dios y en consecuencia morirían.

Además, en otro pasaje, San Gregorio Magno reprende gravemente a los obispos y sacerdotes que aman más a su propia autoridad que a Dios mismo y a la salvación de las almas.

Es decir aquellos que caen en el autoritarismo e incluso caen en una dictadura sobre las almas como si fuesen de su propiedad privada. A cuantos se les ha oído decir “¡Esta es mi diócesis! “, o “¡Estos son mis fieles!” A lo cual San Gregorio les responde: “¡El señor dijo, cuida mis ovejas, no tus ovejas, Él te puso al cuidado de sus corderos; nunca te dijo ‘de tus corderos’!” esta es la causa de que a menudo haya también envidias y luchas entre obispos y sacerdotes párrocos y no párrocos; porque consideran a los feligreses y a las almas como mercancías propias, como clientes, como sus súbditos y no como ovejas de Dios.

Esto nos recuerda una anécdota histórica en la vida de San Pio X, relatada por el historiador Wilhem Wnermann, cuando aún era simple párroco de Salzano, Italia. El santo viendo que la feligresía estaba muy fría e indiferente y no venían al catecismo, se le ocurrió anunciarles que los días miércoles de cada semana les leería a todos un libro extraordinario que les daría respuestas a sus dudas y a los problemas de sus vidas. Era un libro gordo, antiguo y enorme. El Santo lo leía con tal fuerza y entusiasmo. La gente quedaba asombrada y se decían unos a otros: “¡Es impresionante como parece que está hablando de nuestra propia situación familiar y personal de cada uno de nosotros!” El éxito pastoral fue tan grande que los feligreses de otras parroquias empezaron a venir. Lo que dio lugar a que unos párrocos se fueron a quejar al Señor Obispo de que el P. Sarto, les estaba robando la feligresía. El Obispo comprendió inmediatamente que lo denunciaban por envidia… Entonces les dió la siguiente respuesta : “Si ustedes señores párrocos, quieren tener más feligresía, ¡pues hagan lo mismo que él!” Por lo que un párroco fue a ver al santo para preguntarle cuál era el secreto de su éxito en el apostolado y cuál era ese dichoso libro que les leía a sus feligreses los días miércoles. San Pio X, con toda calma y sencillez, llevo al sacerdote a la sacristía y sacando un gran libro gordo y viejo lo abrió y le mostró la primera página en la cual se leía : “El gran libro de la Fauna Animal.” ¡El santo se lo inventaba todo! Cuando el Obispo supo la artimaña del santo para atraer almas, comentó a los sacerdotes diciendo : “¡El celo por salvar almas lo ha hecho ingenioso!

Ese es el verdadero pastor que pone todo su ingenio en salvar almas y no sólo en presumir que son de su propiedad.

El Buen Pastor es contrapuesto al mercenario. El primero da la vida por sus ovejas y dar la vida significa dar su tiempo, su casa, escuchar, ayudar, consolar e incluso saber recibir heridas, indiferencia y desprecios de las propias ovejas que no comprenden que se las quiere ayudar… A veces no comprenden al pastor porque aún no ha habido conversión verdadera o en ocasiones porque el orgullo y la ceguera del pecado en que aún están hundidos, pesan más que el bien que se les hace.

Pero también Jesucristo advierte en otro pasaje, que “Vendrán un día pastores que serán verdaderos lobos.” Es decir, estarán disfrazados de aparente bien, presumiendo en alta voz que tienen todas las licencias, y cuando dice lobos ¡es porque vienen a dispersar, confundir y a matar a las ovejas! Se las dispersa cuando ya no se les da alimento verdadero; pues hambrientas van a buscar paz y sosiego en las falsas doctrinas, en la falsa espiritualidad de las ‘energías cósmicas’, en el espiritismo, en la magia y en la superstición protestante del baile y la fiesta con aplausos dentro de los templos sagrados. Se las confunde cuando los pastores en lugar de enseñar la doctrina de siempre, la de los santos, del catecismo de toda la vida y cuando les enseñan e imponen opiniones personales en lugar de la fe sólida de la Iglesia. Se las mata cuando se les niegan los sacramentos o cuando se transtorna y desnaturaliza a los mismos, inventando nuevas misas, nuevos sacramentos o cuando se les dice que ellos no son necesarios para ser bueno, sino que “basta con tener buena intención”, “basta con creer en Dios a tu manera, no tienes que hacer nada más.” A estas palabras insensatas responde San Agustín: “TAMBIÉN LOS DEMONIOS CREEN EN DIOS; PERO NO LES SIRVE DE NADA PORQUE ODIAN A TODO EL MUNDO Y NO TIENEN BUENAS OBRAS.”

El evangelio insiste mucho en los pastores ‘asalariados’, aquel que vive sólo para su salario mensual y no puede pasar sin él. Cuide o no cuide de las ovejas, ya sabe que a fin de mes ‘tiene su paga’ , haya o no trabajado bien y por ello sus obras y apostolado son mediocres, tibias o directamente malas.

Cuantos tiemblan ante el pensamiento: “Y si digo algo políticamente incorrecto, algo que no le guste a mi superior, algo que no agrade a la gente… ¡qué horror, perderé mi sueldo y mi parroquia!” Y San Pablo responde: “Y SI PREDICO PARA AGRADAR A LOS HOMBRES; ¡YA NO SERÉ TU SIERVO SEÑOR!”

Muchos profetas perdieron la vida por decir claro la verdad. Muchos santos perdieron sus títulos y bienes por obedecer honestamente a sus conciencias. Es el caso de San Juan Bosco obligado por su obispo a pedir perdón y humillarse por faltas que él no había cometido.

También, no olvidemos que hay ovejas caprichosas y glotonas: no quieren buenos pastos ni que el pastor las guíe, quieren hacer lo que les apetece en materia moral, religiosa y familiar. Hay ovejas que no buscan un buen pastor sino uno que les diga “lo que ellas quieren oír…” Uno que les diga cosas agradables, que les dore la píldora, que les diga una misa rápida de 15 minutos para irse pronto a hacer cosas más ‘importantes’ como ver la televisión, pasar horas en internet o perder horas con los amigos en el bar tomando copas…

Por lo tanto, el buen pastor no es aquel que me agrada porque me dice lo que yo quiero oir, sino AQUEL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS y ME DICE LA VERDAD AUNQUE ME DUELA!

¡Cuán pocas son las personas que buscan un buen pastor! Y no se pueden contar las que buscan más bien un adulador que les haga pasar un buen rato. ¿Nos asombra esta frase del LIBRO DE LA SABIDURÍA? : “EL NÚMERO DE LOS NECIOS ES INFINITO.”

Así como una buena madre no da a sus hijos todos los bombones indigestos que ellos piden por capricho, así el buen pastor da sólo buen alimento a sus ovejas, aunque éstas a menudo no lo sepan reconocer.

Y ante todo, el buen pastor da su vida por sus ovejas, imitando a su maestro.

¡ Señor, danos buenos pastores!

Ave Maria.

P. Ricardo Ruiz Vallejo +

Para consultas espirituales sobre la homilía (únicamente) pueden dirigirse al Padre Ricardo a través del siguiente correo electrónico: edisanjo2016@gmail.com

Esperamos que la meditación del Domingo del Buen Pastor les reporte innumerables bienes espirituales.

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace: El rincón Litúrgico

Les recomendamos visitar nuestra sección de

Espiritualidad


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.