Anti aborto: God save Alabama

Como saben Vds., Miguel Toledano es nuestro corresponsal más sagaz en las noticias relacionadas con las leyes anti aborto, antes que otros, se lo hemos adelantado nosotros. Aquí está Miguel una semana más con el mapa actualizado y contándonos en exclusiva lo que sucede en EEUU.

“Anti aborto: God save Alabama”, Miguel Toledano

En Marchando Religión seguimos con atención permanente la evolución legal del aborto en los Estados Unidos, con la esperanza de que se invierta la tendencia necrofílica en ésa y en otras sociedades.

A lo largo de la pasada semana se han producido tres hitos relevantes, que nos permiten actualizar nuestro mapa de la vida (o, más bien, de la muerte todavía), en el que están señalados en verde los territorios donde la legislación es acorde con la protección del nasciturus, en rojo aquéllos donde no lo es y en amarillo donde la situación se encuentra a la espera de una posible mejora en las próximas semanas por parte de sus instituciones.

El primero de dichos hitos se produjo en la tarde del miércoles pasado, cuando la gobernadora del estado de Alabama firmó la ley que es más probablemente la más anti-abortista de toda la unión y que lleva el título de Ley de Protección de la Vida Humana de Alabama.  Se trata, en palabras de la política republicana, de “un poderoso testimonio sobre la profunda creencia de los ciudadanos de Alabama de que toda vida es un don sagrado de Dios”.

Ya hemos comentado en artículos anteriores que algunos estados federados han introducido recientemente modificaciones en sus constituciones para reconocer el derecho a la vida del no nacido desde el momento de su concepción (como es el caso también de Alabama, en concreto, desde noviembre del año pasado).

Pues bien, en el estado del escribano cerillo y de la cruz de San Andrés en la bandera, el Senado aprobó este nuevo proyecto de ley en la misma mañana del miércoles, por mayoría de 25 votos frente a 6.  Ya en la Cámara de Representantes de la capital Montgomery, una mayoría aplastante de 74 congresistas frente a sólo 3 en contra había dado previa luz verde al proyecto de ley.

La exposición de motivos de esta norma legal es muy interesante y reza literalmente así:  “Se estima que 6.000.000 de judíos fueron asesinados en los campos de concentración alemanes durante la Segunda Guerra Mundial; que 3.000.000 de personas fueron ejecutadas por el régimen de Joseph Stalin en los gulags soviéticos; que 2.500.000 personas fueron asesinadas durante el “Gran Salto Adelante” de China en 1958; que entre 1.500.000 y 3.000.000 de personas fueron asesinadas por los Jemeres Rojos en Camboya durante los años setenta del pasado siglo; y que aproximadamente 1.000.000 de personas fueron asesinadas en el genocidio de Ruanda en 1994. 

Todos éstos están ampliamente reconocidos como crímenes contra la humanidad. 

En comparación, más de 50 millones de bebés han sido abortados en los Estados Unidos desde la sentencia Roe de 1973, más del triple de cuantos fueron eliminados en los campos de la muerte alemanes, las purgas chinas, los gulags de Stalin, los campos asesinos de Camboya y el genocidio ruandés, todos ellos juntos”.  No cabe dudar, pues, de la elocuencia de la exposición de motivos ni del pundonor de los representantes políticos del estado, verdadero ojo del huracán ahora del mundo llamado civilizado.

Por lo que se refiere al cuerpo de la norma, el artículo 4 declara ilegales todos los abortos perpetrados en Alabama, con una sola excepción, a saber, en caso de “necesidad para prevenir un serio riesgo a la salud de la madre del nonato”.  Ni siquiera el embarazo derivado de violación o incesto justificarían la conducta contra el niño, siendo como son ambos cautelas habituales en la despenalización de este crimen.

De acuerdo con el artículo 6 de la Ley, el crimen del aborto queda castigado en el código penal de Alabama con reclusión mayor de hasta 99 años de cárcel; se trata, por cierto, de la misma sanción establecida para el delincuente violador.  Sin embargo, el artículo5 establece que “ninguna mujer sobre la que se realice o se intente realizar un aborto será responsable ni penal ni civilmente”, quedando por consiguiente la madre excluida del castigo.

En un acto público en el norte del país, el vicepresidente de los Estados Unidos saludó favorablemente la medida a los dos días de ser aprobada, en representación del actual ejecutivo con sede en la Casa Blanca.

La veterana gobernadora, al promulgar la norma, ha manifestado ser consciente de que la Ley de Protección de la Vida Humana de Alabama contradice la jurisprudencia de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 1973 a esta parte, que manifiesta respetar, pero espera precisamente que esta medida legislativa sirva para modificar la referida jurisprudencia a lo largo de los próximos meses.

Naturalmente, eso será si a Alabama, en el sur de la nación, no se le adelanta Missouri, en el medio-oeste, o incluso Georgia, también en la región sureña, porque parece que se haya desatado una carrera para ver quién es el primero que ataca la polémica sentencia Roe contra Wade, en la que el jurista republicano Harry Blackmun vio un “derecho a la privacidad” que permitía a la mujer “terminar su embarazo”.  Aunque de esas otras dos circunscripciones hablaremos en una futura ocasión.

Miguel Toledano Lanza

Domingo Quinto de Pascua, 2019

Esperamos que este artículo sobre la ley anti aborto de Alabama les hay resultado de su interés ¿Quieren leer los anteriores artículos de Miguel Toledano sobre el aborto? Les invitamos a ello:

El derecho al aborto se tambalea en EEUU

Combate legal contra el aborto

El aborto por desmembración

Continúa la ofensiva legal contra el aborto en los EEUU

La marea verde de la vida

New York, New York, ley de salud reproductiva

Escaramuzas del abortismo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Miguel Toledano

Miguel Toledano

Miguel Toledano Lanza es natural de Toledo. Recibio su primera Comunión en el Colegio Nuestra Señora de las Maravillas y la Confirmación en ICADE. De cosmovision carlista, esta casado y es padre de una hija. Es abogado y economista de profesión. Ha desempeñado distintas funciones en el mundo jurídico y empresarial. En la actualidad es subdirector de un colegio internacional en Bruselas. Ha sido secretario general de la Fundación Nacional Francisco Franco y afiliado del partido político Alternativa Española. Es fiel asistente a la Misa tradicional desde marzo de 2000. Ha publicado distintos artículos en diferentes medios.