Pusillus Grex, un relato sobre el fin de los tiempos

Nuestra compañera, Beatrice Atherton, estrena novela y les ofrecemos en primicia su lanzamiento. ¡Ya están tardando en adquirirla!

Puede acceder a través del enlace externo: Adquirir novela

“Pusillus Grex, un relato sobre el fin de los tiempos”, un artículo de Beatrice Atherton

Hace exactamente diez años escribí esta novela apocalíptica, y este año 2019 la he autopublicado en su segunda edición en Kindle Direct Publisching de Amazon, tanto en formato de libro de tapa blanda como de eBook Kindle, con varios aumentos y correcciones al original. Por aquel año 2009 había leído varias novelas de este corte como el Señor del Mundo, de R.H. Benson; Los papeles de Benjamín Benavides y Su Majestad Dulcinea del padre Castellani,  Juana Tabor y 666 de Hugo Wast,entre los que recuerdo, y quedé fascinada con el tema y con el tratamiento novelado del mismo, y me propuse hacer yo misma una nueva novela parada en este siglo XXI.

A cada escritor que estudia y hace una hermenéutica del Apocalipsis siguiendo la Tradición, le corresponde agregar un nuevo ladrillo en la construcción de su interpretación en la medida que el tiempo avanza hacia la Parusía y  que las profecías comienzan a sernos un poco más claras conforme se van cumpliendo y  apreciamos las señales.

¿Una novela católica? ¿Una novela católica para el tema del Apocalipsis?

Sí, y ¿por qué no? ¿Acaso soy la primera? Y aunque parezca extraño me hago esta pregunta porque el género novelesco es mal visto en algunos círculos católicos.Ellos están para cosas superiores más que para leer “novelitas”, y claro, yo lo entendería si solo existieran  autores y libros que no aportan a enriquecer lo único que de verdad importa: agradar a Dios y salvar el alma.  

Pusillus Grex-Un relato sobre los últimos tiempos

A la mala literatura Castellani la llamó  “literatura desagradable y de pesadilla”, y me parece perfecto que no lean novelas sosas y que no contribuyen a elevar el espíritu. De hecho yo tampoco las leo. Pero que existan novelas desechables en sus contenidos, no hace a la novela despreciable en sí misma, no solo porque ha sido utilizada por grandes maestros de la literatura católica para evangelizar, sino porque más bien suena al típico intelectualismo de las élites tradicionalistas que caen en el fariseísmo despreciando todo aquello que ellos consideran de un nivel inferior para su alcurnia intelectual.

Yo también me considero tradi, pero no se me ocurría jamás decir que no leo novelas, como las de Jane Austen, porque no están a mi altura.

¡Pamplinas! ¿Cómo no va a ser gratificante y un recreo para el espíritu leer por ejemplo a  P. G. Wodehouse? ¿O me van a decir que tampoco leen las novelas de Dostoievski? Y cito el buen libro de Sebastián Randle donde hace hablar al padre Castellani con el Cardenal Newman creando diálogos entre ellos en base a textos de ambos.

 “Castellani hizo una pausa. Pero pronto recomenzó con algo conexo. “Los fariseos odian la literatura porque son fanáticos”. “¿Cómo es eso?”, preguntó el inglés. Castellani contestó de inmediato: “El fanatismo tiene atinencia al fariseísmo pero no es lo mismo. Todo fariseo es fanático pero no todo fanático es fariseo. ¿Qué es el fanatismo? El fanatismo consiste en poner arriba de todos los valores religiosos – lo cual está bien – y después suprimir o despreciar todos los otros valores, lo cual está mal. Los valores religiosos son ciertamente los más altos de todos, son la cúspide de la pirámide de los valores, pero la pirámide no es pura cúspide; la cúspide tiene que estar sustentada por la falda. Si Ud., se sube a la cúspide y después retira la falda, se cae Ud., y la cúspide; y ésta deja de ser cúspide. El fanático es muy religioso o cree serlo; pero da en despreciar todo el resto, la ciencia, el arte, la nobleza e incluso las virtudes naturales, el talento, el genio, es espíritu de empresa. Su religión se desboca, como si dijéramos. Hay religiosos que son buenos religiosos (o lo creen) y desprecian a medio mundo; desprecian, por ejemplo, a las otras Órdenes Religiosas o a los casados, desprecian el Matrimonio. Son fanáticos.”


  La Gran conversación Castellani – Newman, Sebastián Randle, Editorial Vórtice, Buenos Aires, 2005, pág.71.

Como anécdota, cuando intenté publicar esta novela en una editorial acá en Chile, en una editorial católicatradi que ya no existe, el editor señaló que él no leía novelas y que, por tanto, no las publicaba. Hubiera sido para mí más útil que me hubiera dicho: “su novela es muy mala, redáctela mejor, corríjala y tal vez la publiquemos”, pero me cerró las puertas en las narices por el mero hecho de ser una novela. Me fue mal también cuando se la presté a un cura amigo que, tras tenerla en su poder por un buen tiempo y yo pedirle el ejemplar de vuelta, me sale con que tampoco él lee novelas y que no le ha visto.

Género literario subvalorado, y hasta despreciado por muchos en el mundo católico, ha sido, sin embargo  ganado por el paganismo que publica y publica novelitas new age o de corte erótico a destajo batiendo récord de ventas.

Creo que los católicos debemos volver a ganar un espacio en el mundo de la literatura, devolviéndole a la novela católica el importante rol de hacer apostolado mediante historias que acerquen al público a la Fe. Hay tantos y tantos temas que pueden ser tratados de manera amena, sencilla y eficaz.

Se puede hacer un muy buen apostolado enseñando doctrina a través de novelas que atrapen al lector hasta el final.

¿Por qué dejar este espacio a los neopaganos, a los ateos, a los que escriben novelas para burlarse de nuestro Señor y que luego las hacen películas, y de pasadita ganar millones escandalizando a los fieles? ¿Nos falta creatividad o es nos hemos llenado de complejos?

Mostrar a personajes comunes y corrientes, con vidas similares a las que cada uno de nosotros lleva, con sus mismas inquietudes y problemas,  y  ser capaces de transmitir las respuestas y los consuelos que la religión católica da, es un gran desafío y una tremenda oportunidad para volver reencantar a los lectores, que andan como perdidos en medio de los lobos, con lo que la religión católica enseña y predica desde que nuestro Señor fundó la Iglesia.

Sorprender al lector y llevarlo a decir “a mí me pasa lo mismo, vaya, no soy el único”.

Sí, porque el hombre es el mismo siempre, con los mismos problemas existenciales, con las mismas dificultades y  en búsqueda de respuestas y de sentidos, y una novela que los aborde desde el punto de vista católico vaya que puede ayudar. Un tema, una novela. Tal como lo hizo R.H. Benson, cuando para tratar el problema del sentido el sufrimiento escribió Initiation;  para el peligro del espiritismo escribió The Necromancers, por dar un par de ejemplos.

¿Acaso no se han sentido atrapados por la lectura de los libros de Louis de Wohl y sus novelas históricas sobre Santo Tomás, sobre San Pablo, sobre Santa Elena, sobre san Ignacio de Loyola, etc, etc? Su lectura, ¿no los ha acercado a ver a estos Santos como personas más cercanas e imitables que una hagiografía que los pone casi como seres angelicales? ¿Por qué dejamos de hacer este tipo de literatura? ¿Acaso ya no teníamos nada más que decir frente a las inquietudes y dificultades de la vida?

No todos aprenden de la misma forma, ni tienen la capacidad para leer a los grandes maestros de teología…y tampoco les interesa.

¿Por qué no acercar a esas mismas personas a los santos, a los Padres de la Iglesia y a sus soluciones frente a lasdificultades primero a través de relatos simples como en una novela para luego entrar en la formación filosófica y teológica? Podemos crear en las personas la inquietud por formarse y por aprender másporque quizás no han tenido la ocasión de conocer el gran tesoro que tiene la filosofía y la teología católica porque lo ven como algo que solo compete y que pueden entender los eruditos. Las almas necesitan saber lo que es necesario para salvarse.¿Cómo podrían buscar a Aquel no conocen y cómo podrían llegar a amarle si no les han hablado de Él, si no saben a Quién es el que buscan?.

En definitiva, la novela católica puede ser un excelente medio de apostolado, y en especial, del apostolado tradicional.

Entiendo que a este género narrativo se le haya despreciado por la mala literatura que existe actualmente, pero no podemos ceder este espacio a los enemigos de la fe ya que, nos guste o no, la gente sigue leyendo novelas y lo que el mercado ofrece es una soberana basura descartable.

Esta es una de las razones que me ha llevado a publicar esta segunda edición a un público más amplio: revalorizar la importancia que tiene la novela católica para llegar con sana y buena doctrina a un público que desconoce hasta los rudimentos de nuestra religión y que del tema apocalíptico solo sabe lo que las películas de Hollywood les muestra. Tal como lo decía el padre Castellani:

“La gran cuestión hoy día no es convertir a los salvajes al cristianismo, sino convertir a los cristianos en cristianos”.


(La gran conversación, Castellani-Newman, Sebastián Randle,  o.c. pág. 73)

Con esto no quiero decir que mi novela es “la gran novela católica” ni mucho menos. Mi prosa no pretende ser del de una gran obra literaria – de hecho me dijo alguien por ahí que mi novela carecía de interés literario – ni la de un genio de la literatura. No me da para tanto. Mi estilo es básico y hasta rudimentario, pero no importa, lo que verdaderamente importa es la historia misma, en el escenario del fin de los tiempos, con todo lo que he podido recoger de las Sagradas Escrituras, de las interpretaciones de los grandes teólogos, y en especial de Castellani, Benson y Newman. He hecho un esfuerzo, un gran esfuerzo por crear esta narración,  me obligué a estudiar el tema de la Parusía y me he entretenido creando a mis personajes y sus aventuras.

Pasados diez años desde su primera edición es para mí sorprendente que muchas de las cosas que pensé que podían pasar, ahora las estamos viviendo.

Y no es porque tenga el don de profecía ni nada que se le parezca, sino que pude vislumbrar algunas cosas porque tuve buenos maestros en estos hombres de Dios que he citado y que me dieron pistas sobre como la historia se ha de desplegar.

He trasladado a mi Mateo y a su familia al tiempo de la realización de las profecías apocalípticas, con todas las consecuencias morales y materiales que va a acarrear mantenerse fiel a Cristo y a su Iglesia: persecución, dolor espiritual, pérdida material, crisis de fe, y un largo etc.

Mi novela es protagonizada por la gran familia de este querido ente de razón que es mi personaje principal.

Una familia católica tradicional que bien podría ser la suya o la mía y que, en un poco tiempo, se ve envuelta en la vorágine de la persecución del Anticristo viendo cómo poco a poco su tranquila y rutinaria vida se va desintegrando. Ellos nunca imaginaron que estaban hechos para lo heroico y que Dios les tenía preparada una gran prueba que tendrían que sellar con su vida, ya que para ganar hay que perder, porque perdiendo todo lo humano ganaron al único que es nuestro Todo.

No soy nadie en el mundo literario y reconozco mis limitaciones, pero en esta novela he puesto mi corazón y me sentiría muy honrada que pudieran comprar y  leer mi cuento. Los animo a leerla, y si llegan a hacerlo, a comentarme qué les ha parecido.

Puede acceder a través del enlace externo: Adquirir novela

Beatrice Atherton

¿Les ha gustado la presentación de “Pusillus Grex”? Les invitamos a quedarse en nuestra sección de:

Citas y Reseñas literarias


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Beatrice Atherton

Beatrice Atherton

"Beatrice Atherton, esposa, madre de seis, escritora aficionada, enamorada de la Santa Misa Tradicional. Cuando el tiempo alcanza me dedico a mi blog Bensonians, dedicado a la obra de monseñor Robert Hugh Benson."