Domingo de Pasión

Evangelio del Domingo. I Domingo de Pasión. Santa Misa Tradicional

Evangelio según San Juan, VIII

En aquel tiempo: Decía Jesús a las turbas de los judíos: ¿Quién de vosotros me convencerá de pecado? Si os digo la verdad, ¿por qué no me creéis? El que es de Dios, oye las palabras de Dios. Por eso vosotros no las oís, porque no sois de Dios. Respondieron los judíos: ¿No decimos bien que eres un samaritano y que estás endemoniado? Respondió Jesús: Yo no estoy poseído del demonio, sino honro a mi Padre; y vosotros me habéis deshonrado a mí. Yo no busco mi gloria, hay quien la busca y juzga. En verdad, en verdad, os digo: quien guarde mi doctrina, no morirá jamás.

Dijéronle los judíos: Ahora conocemos que estás poseído de algún demonio. Murieron Abraham y los profetas; y tú dices: Quien guarde mi doctrina, no mo­rirá eternamente. ¿Por ventura eres mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió, y que los profetas, que también murieron? Tú ¿por quién te tienes? Respondióles Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada vale; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros de­cís que es vuestro Dios, y no lo conocéis, mientras que yo lo conozco. Y, si dijese que no lo conozco, sería tan mentiroso como vosotros. Mas le conozco y observo sus palabras. Abraham, vuestro padre, deseó con ansia ver mi día; lo vio y gozó mucho.

Y le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años y ¿has visto a Abraham? Respondióles Jesús: En verdad, en verdad os digo, que antes que Abraham fuera creado, existo yo . Tomaron entonces piedras para lanzárselas; mas Jesús se ocultó a sus ojos y salió del templo. Credo.

Primer domingo de Pasión.

Hoy el Papa San Gregorio el Grande, nos lleva con sencillez y profundidad, a comprender esas palabras del Divino Redentor que nos dice: “Quien es de Dios escucha mis palabras.”

El Padre de la Iglesia nos conmina a lo siguiente:

Que se pregunte cada hombre en su corazón si sabe escuchar las palabras de Dios y así sabrá que tipo de persona es. Porque el que vive en la verdad, impera en él ante todo, el deseo de la patria celestial y así, despreciará los desórdenes de la carne, despreciará las vanidades de este mundo, no deseará lo ajeno y no vivirá egoístamente.

Estos son los ‘sintomas’, que según el Santo, nos permitirán saber si servimos al demonio o a Dios.

Precisamente N. S. Jesucristo acaba de recriminar a las autoridades religiosas de su tiempo, acusándoles ¡de que no conocen a Dios¡, y además les acusa de ser unos mentirosos que ‘se presentan como los hijos de Abraham.’

Algunos hombres creyentes, creen, a causa de una pésima formación catequetica y teológica, que la autoridad religiosa por el solo hecho de ser “la autoridad”, ya por ello son infalibles y que son casi una divinidad intocable. En este Evangelio queda claro, por propias palabras del mismo Redentor, que la alta autoridad religiosa se puede corromper y no sólo eso, sino que además les acusa de NO QUERER ESCUCHAR SUS PALABRAS y ellos a Él ¡le acusan de endemoniado!

Tenemos ejemplos de sobra en la Biblia y en la historia. Susana en el Antiguo Testamento, es acusada falsamente por los ancianos jueces, autoridad religiosa de esos tiempos, que fueron condenados a muerte gracias a que Dios envío al Profeta Daniel quien probó publicamente ante todos su vida corrupta y criminal. Libro de Daniel.

Y Santa Catalina de Siena, en una de sus cartas, se atrevió con santa osadía, decirle al mismo Papa Urbano VI: “Y si su santidad dejase de cumplir con sus propias oraciones, todas sus actividades, aunque sean del mismo Papa, ¡ se convertirían en malditas!“. Por lo tanto, incluso la más alta autoridad es susceptible de corrupción cuando se separa de Dios.

Los fariseos, antes que hacer un acto de humildad y pedir perdón, prefieren acusar al mismo Jesucristo de estar poseído. ¡Que mala es la soberbia, cómo nos vuelve tan duro el corazón! E incluso, he llegado a ver casos de sacerdotes indignos llenos de soberbia y envidia, acusar a otros sacerdotes de estar poseídos y ello para poder difamar y ganar gente “a su favor” y no para la causa de Dios. O sea que la historia se repite con este Evangelio de hoy.

El P. Alfonso Rodríguez, en su obra “Ejercicios de perfección y virtudes cristianas”, ofrece a los sacerdotes ‘un test’ para examinarse a sí mismos :

Si cuando tu hermano sacerdote predica muy bien, tiene éxito en su apostolado y convierte muchas almas; eso te llena de alegría e incluso le imitas y le pides consejo, es porque estás lleno de la caridad de Dios y porque eres de Dios. Al contrario, si al ver con esos buenos logros a un sacerdote, eso te llena de tristeza, de celos e incluso de odio… ¡eso indica hermano que ESTÁS ENFERMO DE ENVIDIA, y debes curarlo antes de que sea demasiado tarde.

No puede ser de Dios quien tiene el corazón tan lleno de soberbia. Por lo tanto, es normal que no escuchen las palabras de N. S. Jesucristo, sino que además, no las pueden soportar…

Ya me puedes contar que ese ‘señor’ tiene todos los beneplácitos de la autoridad, todos los permisos y licencias; que si está lleno de soberbia su corazon ¡ no puede ser de Dios! Y esto es doctrina común y unánime en todos los santos de la Iglesia a través de todos los siglos.

Si te encanta que te alaben y aplaudan, no sabrás escuchar a Dios en tu corazón, porque ya estarás demasiado lleno de ti mismo.

Si los placeres desordenados de la carne te atraen más que a tu creador, no puedes ser de Dios.

Si las cosas terrenales llenan de ambición tu corazón y lo sigues permitiendo tesudamente, no puedes ser de Dios.

Si continuamente estás deseando los bienes ajenos, tu corazón está lleno de envidias y no te apetece corregir, no puedes ser de Dios.

Si tu egoísmo es tan grande que no tienes paciencia ni misericordia con tu propia familia ni con los demás, no puedes ser de Dios.

Así de claro nos explica hoy el Papa San Gregorio el Evangelio dominical.

¿Y como puedo saber si el amor de Dios está en mi? “Si vives la caridad con el prójimo.” Esa es la respuesta de San Juan Evangelista.

La caridad no piensa mal del prójimo, no es envidiosa, no es ambiciosa, todo lo cree, todo lo soporta.” San Pablo 1 Corintios, XIII, 4.

Los santos despreciaban la gloria del mundo y sus aplausos, su mirada estaba siempre en el cielo, no sabían lo que es ser envidioso, su generosidad era sin límites.

Santa Teresa, fue una Santa con los pies en la tierra pero con su mirada siempre en el cielo. “Da, siempre da con generosidad sin esperar nada a cambio.” Santa Teresa del Niño Jesús

Y ya llena de espiritualidad y del cielo, para poder volar lo antes posible a su patria celestial está misma Santa afirmó : “Siento la gran necesidad de no poseer nada material.”

¡Corazón Sacratisimo de Jesus: haz nuestro corazón semejante al vuestro!

Ave Maria +

P. Ricardo Ruiz V.

En el canal de youtube del Padre Ricardo pueden seguir la Santa Misa Tradicional a diario: Iberia Traditionalis

Domingo de Pasión

Esperamos que la meditación del Domingo de Pasión les reporte innumerables bienes espirituales.

Para consultas espirituales sobre la homilía (únicamente) pueden dirigirse al Padre Ricardo a través del siguiente correo electrónico: edisanjo2016@gmail.com

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace: El rincón Litúrgico

Les recomendamos visitar nuestra sección de Espiritualidad


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.