Tercer Domingo de Cuaresma

Evangelio del Domingo. Santa Misa Tradicional.

Evangelio según San Lucas, XI

En aquel tiempo: Estaba Jesús lanzando un demonio, el cual era mudo. Y, así que hubo lanzado al demonio, habló el mudo y se maravillaron las turbas. Mas algunos dijeron; Por arte de Belcebú, príncipe de los demonio, expulsa los demonios. Y otros, para tentarle, le pedían algún prodigio del cielo. Jesús, que veía sus pensamientos les dijo: Todo reino dividido en bandos quedará destruido, y caerá casa sobre casa. Si Satanás está también dividido contra sí mismo, ¿cómo sub­sistirá su reino? Pues decís que lanzo los demonios en virtud de Belcebú. Y si yo lanzo los demonios por vir­tud de Belcebú, vuestros hijos, ¿por virtud de quién los lanzan? Por tanto, ellos mismos serán vuestros jueces. Mas si con el dedo de Dios lanzo los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado ya a vosotros. Cuando un valiente armado guarda la puerta de su casa, está seguro todo cuanto po­see. Mas si, asaltándole otro más fuerte que él, le venciere, le quitará todas sus armas, en que confiaba, y repartirá sus despojos. El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el es­píritu inmundo ha salido de un hombre, anda por lugares áridos buscando reposo; y, no hallándolo, se dice: Volveré a mi casa, de donde salí. Y, tornando a ella, la encuentra barrida y adornada. Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y, entrando en ella, moran allí; y así, el estado de este hombre viene a ser peor que el primero. Así hablaba, cuando una mujer de en medio del pueblo levantó la voz y exclamó: ¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron! Y él dijo: Dichosos más bien lo que oyen la palabra de Dios y la practican. 


“Tercer Domingo de Cuaresma”

Jesucristo exorciza a un poseído por un demonio mudo, el cual no le dejaba hablar. Una vez liberado del demonio puede hablar y oír. A la vez, los judíos le piden señales y milagros.

Es llamativo y espectacular ver un exorcismo. También es impresionante ver cómo le devolvía el habla, la vista o el oído a los enfermos. Todo esto se puede ver de dos maneras:

1- Aceptas humildemente el poder de Dios y cambias tu vida a mejor al ver sus maravillas y saber que un día serás juzgado por el autor de de las mismas, o
2- Lo tomas tan sólo como un espectáculo, aplaudes o lo pones en duda, “buen truco”, y puedes decir ‘este sana con el poder de Belcebú’.

Hay algunas personas que se convierten ante estos hechos extraordinarios, si son de buena fe. Pero al que no tiene buena conciencia, al que no la tiene en paz, todo esto aunque le impresione por un momento, en el fondo le molesta, inquieta porque sabe que eso le exige una conversión, un cambio de vida, renunciar a sus vicios, egoísmos y soberbia. Y esta última parte no le agrada.

Tenemos aún casos de milagros de gente que recupera el habla, el oído o la vista, pero no los queremos ver. Una persona después de convertirse, cuando decide dejar de vivir en la mentira, en el vicio, en la soberbia que desprecia a los demás; esa persona una vez liberada de todo eso, empieza a ver claro, ve cómo no sabía apreciar la belleza de la vida que Dios le dio, que no sabía valorar a las personas que le hacían bien, que le quieren de verdad y a las que les estaba haciendo mucho daño y heridas con sus desprecios, haciéndose el duro con su orgullo. Esa persona finalmente se da cuenta que puede ahora oír, escuchar, atender y comprender a aquellos que antes ignoraba y despreciaba: es decir, sabe ahora valorarlos,
AHORA SÍ LOS VE, AHORA SÍ LES ESCUCHA, antes sólo los “oía” pero no sabía escuchar. lo que quiere decir que antes estaba sordo a causa de sus propios males.

¿Hemos pensado alguna vez en recobrar la vista, el oído y el habla en este sentido moral y espiritual?

Pues eso es mayor milagro aún, que el que recupera esas capacidades sólo de una manera física. El milagro moral-espiritual es aún más grande pero ese no lo vemos algunos, porque no nos interesa.
Por último, algunos prefieren verlo sólo como un espectáculo, así ese milagro no obliga a conversión, a mejorar la vida. En los martirios de tantos Santos se dieron milagros extraordinarios. El fuego no les había daño, las bestias no osaban tocar a los mártires e incluso recuperaron sus miembros corporales amputados; pero a pesar de esa evidencia, muchos para resistirse a creer prefirieron afirmar que eso no era milagro y que más bien era magia.

Es el caso de estos judíos que pedían milagros y señales, pero no con intención de buscar la verdad, no lo hacían con la intención de renunciar a su maldad y convertirse, era sólo para pedir espectáculo.

Aún en tiempos modernos tenemos esta tentación en algunos que practican un catolicismo hueco y sin profundidad. Esas ceremonias carismáticas que inventaron los protestantes y algunos sacerdotes y fieles las han ‘adoptado’ como propias.

¿Cuando la teología católica nos habló nunca de “misas de sanacion”?

¿Cuando los santos o el catecismo de la Iglesia nombró nunca eso de tirarse al suelo con contorsiones ridículas, penosas y llamarles “descansos en el señor”? Lo más delatador de todo esto es que no se ven conversiones en estos espectáculos, como en el Evangelio. Consta de mucha gente que participa en ellos y llevan una vida sin respetar los Diez Mandamientos, con egoísmo y materialismo muy grandes. Al mismo tiempo en estos ‘ambientes’ carismáticos hay una gran lucha entre unos y otros por el afán de protagonismo: “yo tengo grandes dones”, “yo soy profeta y te voy a decir lo que tienes que hacer con tu vida…”, “yo tengo el don de lenguas…” “yo, yo, y yo…”?¿Y Jesucristo dónde queda, en segundo o tercer sitio, no debería Él ser el primer y único protagonista que merece toda gloria? :

“No es hombre de fiar aquel que se alaba a sí mismo ; sino aquel que alaba a Dios”.


San Pablo +

Incluso tristemente muchos sacerdotes sin formación teológica ya se han dejado arrastrar por estas modas donde ellos son los principales ‘protagonistas’ y Jesucristo es sólo su instrumento en tales ceremonias circenses (como lo denunciaba Benedicto XVI). La prueba más contundente, además de que no vemos conversiones serias y profundas en esta moda carismática: es que si fuese verdad que tanta gente se cura en esas ceremonias de “sanación” ¿por qué entonces siguen aún los hospitales llenos de enfermos y cada vez los hay más ?

Algunos en el Evangelio se acercaban a Jesucristo llenos de santo temor pero más aún de caridad con frutos de conversión que les producían los milagros. Pero otros se acercaban sólo por curiosidad… por ver el espectáculo; pero para nada les interesaba la caridad ni la conversión interior y exterior de sus vidas.
Los fariseos buscaban “ceremonias espectáculo” pero nada de vida nueva y santa. Buscar aplausos, guitarreo, taconazos y baile dentro de una iglesia es buscar espectáculo y una falsa paz, una falsa alegría :

“La santidad no hace ruido, ni el ruido hace santos.”


San Francisco de Sales +

Aquí queda también en evidencia la falsedad de la gran mayoría de los supuestos “defensores del Vaticano II”, los cuales han preferido despreciar el canto gregoriano, canto sagrado e inspirado por el Espíritu Santo y del cusl afirma el susodicho concilio Que este canto sigue siendo el canto oficial de la Iglesia.”

Una pregunta sincera: ¿entre cual de estos dos tipos de espectador me encuentro yo? ¿Entre los que buscan y piden espectáculo o entre aquellos que buscan la verdad de Jesucristo y conversión verdaderas?

“Hijitos míos, amemos con las obras, de verdad y no sólo con la lengua.”

San Juan Evangelista

Ave Maria

P. Ricardo Ruiz V.

Esperamos que la meditación de tercer domingo de cuaresma les reporte innumerables bienes espirituales.

En la siguiente página tienen la Biblia Straubinger para su consulta: radiocristiandad-Biblia

Pueden encontrar los textos de la Santa Misa en el siguiente enlace: El rincón Litúrgico

Les recomendamos visitar nuestra sección de Espiritualidad


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.