Represalias a Sacerdotes

Miguel Serafín pone un tema en la palestra, las posibles represalias a sacerdotes y todo ello lo documento con casos reales.

Un artículo de Miguel Serafín: “Represalias a Sacerdotes”

¿Existen protocolos de deslegitimación, represalias, amenazas, retaliación o “bullying” contra sacerdotes ortodoxos dentro de la Iglesia?

He aquí algunos casos de sacerdotes que me dejaron el sabor de la posible respuesta a la pregunta arriba enunciada.

Un Capellán

El padre Gene Thomas Gomulka fue capellán de la Fuerza Naval de los Estados Unidos conocidos como el Navy. Fue también capellán encargado en el Cuerpo de Marines conocido como el Marine Corps de ese mismo país. Su experiencia como capellán supera los 20 años.

Tratando de concretar, la historia del padre Gomulka es la siguiente como lo describe en una de sus entrevistas. En 2001, el padre escribió un artículo para la revista América. Su artículo se titulaba Home Alone in the Priesthood (Solo en Casa en el Sacerdocio). En su artículo, el Padre Gomulka revela el alto grado de mala conducta sexual de los capellanes católicos.

Su superior para ese entonces, el arzobispo de los Servicios Militares en Estados Unidos, el hoy cardenal Edwin O´Brien, de acuerdo con el padre Gomulka, no tomó los datos del artículo de buena gana. Por el contrario, cuestionó los datos del padre Gomulka. El padre Gomulka envía posteriormente al arzobispo O´Brien, corroboración de sus datos en una carta. El padre cuenta que estaba sorprendido que mientras era el capellán encargado de los Marine Corps, y siendo supervisor de unos 250 capellanes de varias religiones, se dio cuenta que siendo el 20 por ciento de los capellanes sacerdotes católicos, eran éstos los que estaban cometiendo el 50 por ciento de las ofensas graves.

En 2002 el padre Gomulka estaba de servicio en Hawái, se dio cuenta que el capellán católico naval, Matt Lee estaba conviviendo con su novio. Reportó el caso al arzobispo O´Brien, pero no tuvo ninguna respuesta.

Cuando el diario The Boston Globe destapó el escándalo de abusos sexuales cometidos por sacerdotes de la Iglesia Católica, fue cuando el arzobispo hoy Cardenal Edwin O´Brien citó al padre Gomulka en privado. El padre se preparó para presentarle el material y los datos al arzobispo O´Brien muy bien documentado, y se dirigió a Washington no sin antes llamar a su amigo el Dominico y coronel naval Padre Thomas Doyle quien ha sido un investigador y defensor de las víctimas de abuso sexual y quien en 1985 envió un reporte detallado al Santo Padre Juan Pablo II y a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), con sugerencias para prevenir casos de abuso sexual por parte de sacerdotes católicos. En palabras del padre Gomulka, “si se hubieran seguido las pautas del padre Doyle en 1985, la Iglesia Católica hubiera prevenido el abuso de miles de víctimas en el mundo, y el pago de millonarias sumas de dinero” [a víctimas en los Estados Unidos].

Es así como el padre Gomulka antes de marchar a Washington a ver a su jefe el arzobispo O´Brien, pide consejo y apoyo a su experimentado amigo el padre Doyle. El Padre Gomulka llega a la cita con muchas ganas de compartir sus hallazgos con el arzobispo, y por encontrar soluciones a situaciones como por ejemplo que los chicos jóvenes que habían tenido encuentros desagradables con sacerdotes que trataron de propasarse con ellos dando como resultado la pérdida de la vocación sacerdotal. El Padre Gomulka cuenta en sus relatos que veía con preocupación que cada vez había menos vocaciones, lo que haría que cada vez más los sacerdotes estuvieran viviendo más solitarios.

El arzobispo O´Brien recibió al padre Gomulka en compañía del obispo auxiliar. El padre Gomulka estaba preparado con todos sus documentos de los cientos de casos de abuso sexual que ha conocido. No quiere ser sorprendido con respecto a la validez de sus datos.

El arzobispo O´Brien comenzó por dirigirse al padre Gene Gomulka diciendo según las palabras del propio padre: “Gene, estoy realmente preocupado por tu bienestarespiritual y psicológico, creo que necesitas ayuda Gene. ¿Consentirías en hacerte una evaluación psicológica?

El padre Gomulka le manifiesta al arzobispo que por él no habría ningún problema en someterse a esa evaluación, pero que él creía que estaba allí para hablar sobre sus hallazgos sobre abusos sexuales y cómo prevenirlos. Pero esa no era la intención del arzobispo y sin más lo despachó deseándole un buen día sin tocar ni siquiera un solo caso o el tema de los abusos sexuales que el padre Gomulka había reportado anteriormente. 

El padre envió un email a su amigo el padre Doyle para contarle lo sucedido en su reunión con el arzobispo y de su disponibilidad para la evaluación psicológica. El padre Doyle a su vez le responde inmediatamente “Tú no harás eso. Es la típica estratagema que utilizan los obispos para desacreditar a los que dan aviso.

La historia es muy larga, pero para concluirla, diré que desde que el padre Matt Lee fue reportado en 2002 por el padre Gomulka de convivir con su novio, fue asignado a otros grupos de hombres jóvenes en Los Marines de la Base de entrenamiento en Quantico, Virginia, con quienes tuvo diversas relaciones sexuales. El padre Matt Lee tuvo la oportunidad de prevenir su fatal destino si el arzobispo O´Brien hubiera hecho algo por salvarlo en lugar de encubrirlo. El padre Matt Lee hoy día se encuentra en prisión sirviendo una condena impuesta en 2014 de 30 años tras haber sido asignado en Quantico, por asalto sexual agravado, sodomía, y por falta de advertir a sus compañeros sexuales que era portador del virus VIH infectándolos.

El padre Gomulka fue retirado de las fuerzas militares en 2004 después de que quisieron enviarle a servir a una prisión estatal y de acusarlo de querer apartarse de las Fuerzas Militares para contraer matrimonio, lo cual según el padre Gomulka no era cierto. El padre Doyle también fue separado de las Fuerzas Militares.

El hoy cardenal O´Brien, es Gran Maestro de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro en el Vaticano.

Según ChurchMilitant, el cardenal O´Brien tiene vínculos con protección de sacerdotes homosexuales, como el caso del ex padre Peter Miqueli, acusado de pagar altas sumas de dinero por favores sexuales al prostituto masculino Keith Crist. Keith Crist, el prostituto, solía ir al aeropuerto a recoger al cardenal O´Brien cuando el cardenal viajaba desde el Vaticano a visitar Nueva York, según declaraciones dadas por la ex novia del prostituto cuando el caso del padre Miqueli se destapó. El padre Miquele fue separado del sacerdocio.

(Relatos tomados de ChrchMilitant.com, LifesiteNews.com y National Catholic Reporter Online.)

15https://www.churchmilitant.com/news/article/episcopal-sodomy-exposing-cdl.-edwin-obrien

https://www.churchmilitant.com/news/article/source-ny-vicar-general-leader-of-gay-ring-in-archdiocese

https://www.churchmilitant.com/news/article/source-ny-vicar-general-leader-of-gay-ring-in-archdiocese

Un párroco

El padre Paul Kalchick fue asignado como párroco de la parroquia Resurrección en Chicago Illinois hace 11 años. La parroquia que recibía tenía una historia singular; había sido inaugurada en el año 1991. El párroco de ese entonces era el padre Daniel Montalbano quien según feligreses y diáconos tenía un historial de actividad homosexual. Según ellos, Montalbano celebraba misas gay en el sótano de la rectoral, y mantenía fiestas escandalosas de sólo hombres en la casa cural. Montalbano fue encontrado muerto desnudo en su habitación conectado a una máquina sexual en 1997 a la edad de 50 años.

Esa era la historia en general de la parroquia Resurrección que años después heredara el padre Kalchick. En la limpieza de la rectoral encontró dos armarios llenos de material pornográfico homosexual y cosas alusivas al homosexualismo. Entre ellas ornamentos que se usaban en las misas escondidas de Montalbano. El padre Kalchick cuenta que se quemaban en la granja de sus padres.

En la Iglesia quemar objetos en desuso o también sacrílegos es algo habitual. Incluso algún elemento litúrgico como un purificador ya viejo es preferible quemarlo que tirarlo a la basura.

En septiembre de 2018, el padre Kalchick encontró en un rincón o cajón o lo que fuera, un estandarte olvidado que había utilizado Montalbano por mucho tiempo. El estandarte había sido comprado con dinero de una colecta especial, por valor de 1000 dólares; lo que quiere decir que pertenecía a la parroquia. Dicho estandarte tenía dibujado una cruz con fondo los colores de la bandera gay, aunque no era una bandera sino un estandarte que tapaba el sagrario. Hay fotos que enseñan el estandarte claramente.

El padre Kalchick se disponía a quemar el estandarte, como lo hacía con los demás objetos que consideraba debían quemarse. Se le pidió que no lo hiciera en público y el padre entonces programó la quema en privado para el 29 de septiembre de 2018.

El estandarte fue quemado en privado de acuerdo con declaraciones que el padre Kalchick dio a NBC. Pero el asunto empieza a complicarse cuando el padre Kalchick recibió la llamada de dos emisarios del Cardenal Blas Cupich de Chicago antes de la quema. Estos emisarios según el padre Kalchick, lo amenazaron de llevar a cabo cargos o penas canónicas contra él si quemaba el estandarte.

Le dijeron también que el cardenal Cupich quería que se enterara de tres cosas: que si quemaba el estandarte se atuviera a las penas canónicas; que su solicitud de cambio de parroquia para estar cerca de sus padres sería negada y que el cardenal solicitaba que fuera a “evaluación psicológica”. Esto según declaraciones del padre Kalchick a PJ Media.

Según Church Militant, los emisarios del cardenal Cupich fueron días más tarde personalmente a visitar al padre y confrontarlo. El padre dijo que fue “un ataque frontal”. Se rehusó a hablar con ellos en privado y lo hicieron frente a testigos, insistiéndole que tenía que ir al Instituto San Luke para que trataran sus “problemas psicológicos.”  Un testigo dijo que se sintió incómodo cuando le preguntaron al padre Kalchick ¿qué pasaría si Ud. amaneciera muerto? Después de que el padre Kalchick dijo que no iría a ninguna parte.

La historia es aun más larga. Podemos decir que el padre Kalchick ya no es el párroco de la parroquia Resurrección. Se reporta que le dieron 2 horas para recoger sus cosas y salir de la parroquia, pues ya no era más el párroco. Que llamarían a la policía por invasión de propiedad privada. El padre Kalchick se encuentra escondido por temor y no se sabe de su paradero, aunque desde su escondite ha concedido entrevistas a algunos medios.

El cardenal Cupich fue uno de los mencionados el verano pasado por el arzobispo Carlo María Viganó quien fuera en su momento nuncio apostólico en Washington, en su carta que denunciaba la corrupción homosexual en la Iglesia. Cupich es nombrado junto con el ex cardenal de Washington Donald Wuerl, cuando estalló el escándalo del hoy ex cardenal, ex obispo y ex sacerdote Theodore McCarrick al comprobarse de sus abusos a jóvenes seminaristas por años. McCarrick fue despojado finalmente por el papa Francisco de sus facultades de sacerdote y dejó de serlo. Fue McCarrick quien orquestó el nombramiento como cardenal a Cupich. Cupich llegó a decir que la Iglesia se estaba distrayendo por los escándalos de abuso y era más importante enfocarse en el medio ambiente y la migración. Fue el encargado de organizar la cumbre de protección de abuso a menores de este pasado febrero y dijo entre otras cosas, que “la homosexualidad no era en sí misma la causa de los abusos” contradiciendo a todas luces las estadísticas.

https://www.nbcchicago.com/news/local/priest-paul-kalchik-speaks-out-after-flag-burning-incident-494431011.html

https://www.nbcchicago.com/news/local/priest-paul-kalchik-speaks-out-after-flag-burning-incident-494431011.html

https://www.theamericanconservative.com/dreher/persecution-father-paul-kalchik-white-martyr/

https://www.churchmilitant.com/news/article/how-do-we-win-a-spiritual-war

(Historia del padre Kalchick publicada en NBC Chicago online, ChurchMilitant.com TheAmerican Conservative.com y LifeSiteNews.com)

Un coadjutor

El padre Damián (nombre ficticio) era un auxiliar en una diócesis que no nombraremos por respeto a la privacidad del padre. El padre Damián comentó, que había estado teniendo dificultades con su vocación y estaba pensando en la posibilidad de dejar el ministerio. Tuvo el desacierto de comentar algo a un feligrés y este feligrés se lo dijo a su superior. Su superior lo llamó un día y le dijo “vamos que tenemos cita con el obispo”. El padre Damián sorprendido se preparó para la cita, y por el camino su superior le dijo que “cómo es eso de que te quieres marchar”. Pronto llegaron donde el obispo y la conversación fue breve.

“Damián, tienes que tomar un tiempo sabático y recibir ayuda psicológica”. Fueron las palabras de su obispo. El padre Damián no estuvo de acuerdo con lo de ir a donde un psicólogo, aunque estaba de acuerdo con tomar un tiempo de meditación. Al no estar de acuerdo con lo del psicólogo, le dieron 2 horas a partir de ese momento para desocupar su habitación y que se retirara del ministerio.

Hoy el padre Damián se encuentra en proceso de separación de la Iglesia, haciendo trabajos de pintura y albañilería. Espera que su proceso de entrar a una iglesia de otra denominación cristiana sea aprobado pronto.

Estas tres historias fueron escogidas porque parece ser algo que está sucediendo en toda la Iglesia.

No son las únicas. Algo que fue creado como una medida sana para ayudar a los sacerdotes con dificultades, parece estar convirtiéndose en una herramienta coercitiva. Ayudar a un sacerdote psicológicamente es parte de la caridad que un obispo puede prestar a sus sacerdotes, pero es ahora arma de doble filo que atenta contra la credibilidad de cualquier sacerdote.

Casos similares a los anteriores se están dando cuando sacerdotes rectos denuncian a sus compañeros cuando ven que están cometiendo abusos sexuales con jóvenes. Las palabras del padre Doyle en la primera historia son muy elocuentes cuando aconseja a su amigo sacerdote de que no vaya a terapia psicológica, “Es la típica estratagema que utilizan los obispos para desacreditar a los que dan aviso”.

Parece ser que cuando un clérigo no está en lineamiento con un obispo, lo primero que hace es tratar de utilizar la ayuda psicológica, primero como arma de desmotivación de la conducta no deseada y para que se encauce en las directrices deseadas; y segundo, para desvirtuar en el futuro cualquier eventualidad que ese obispo pueda tener en un caso contra un sacerdote. Si el sacerdote acepta el tratamiento psicológico, cualquier cosa que ese sacerdote diga o haga quedará desvirtuada por el sólo hecho de haber ido a un psicólogo. Dirán, “estaba mal de la cabeza”.

Un caso hipotético, si un sacerdote cree conscientemente que las enseñanzas de la doctrina recta de la Iglesia católica son verdaderas y por tanto cree que debe trasmitirla a sus feligreses; y si un obispo le prohíbe hablar de ellas a sus sacerdotes (casos se dan), ¿qué puede hacer ese sacerdote? Tiene los siguientes caminos: 1. Acomodarse a los deseos de su obispo para no ser visto como desobediente. 2. Si el sacerdote considera que con conciencia recta lo ordenado por su obispo no es legítimo, entonces seguirá enseñando lo que cree conveniente para la “Salvación de las almas” que es la FUNCIÓN PRINCIPAL de La Iglesia y El Sacerdocio. Cabe explicar lo que se entiende por obediencia. La obediencia consta de tres aspectos. 1. Un mandato legítimo. 2. Por un superior legítimo, y 3. El mandato debe darse en la esfera de competencia del superior. Esto quiere decir que, en primer lugar, un superior no puede dar una orden ilegal o ilegítima que vaya en contra de una ley superior. Por ejemplo, un superior no puede pedirles a sus sacerdotes que mientan o que oculten la verdad especialmente si está en juego la salvación de las almas de sus feligreses.

Es el caso del padre Gomulka. Su superior no está de acuerdo en publicar las cifras de abusos de sacerdotes y objeta y casi que lo obliga a ir a tratamiento psicológico por no estar de acuerdo con su informe.

Lo mismo sucedió en la segunda historia en la que el padre Kalchick, se le ordena ir a tratamiento psicológico. Todo lo que el padre pudiera decir al ser separado de su ministerio iba ser desvirtuado por su condición mental. El padre Kalchick está reuniendo fondos para costearse un canonista que lo represente en su caso.

Si esta es una herramienta de presión, hay que imaginar lo que debe pensar un sacerdote que se enfrenta a un obispo modernista como los hay hoy en día. Cuando se le pide a un sacerdote no hablar de determinados temas vitales, o realizar actos que van en contra de los intereses modernistas de un obispo, aunque estos sean legítimos como denunciar abusos sexuales, o predicar sobre la doctrina de la Iglesia en contra de las preferencias del obispo, el sacerdote será llamado a entrar en la línea de ese obispo. Si no lo hace tomarán represalias contra el sacerdote.

Un sacerdote piensa en su futuro, será separado de su ministerio perdiendo su sueldo, su pensión y no podrá trabajar en nada que tenga que ver con la Iglesia católica. No podrá ser profesor de colegios católicos ni de universidades, ni participar en nada que tenga que ver con la Iglesia oficial católica. Es decir, se le cierran todas las puertas. Un sacerdote de 40, 50 o 60 años ¿qué va a hacer si lo separan de su ministerio?  ¿Alguna vez hemos visto sacerdotes con el afán del dinero ahorrando todo lo que puede para su vejez?

De tal modo que habrá sacerdotes que se dejen manipular por temor a perderlo todo, y harán caso de lo que un obispo liberal y modernista quiera hacer. Ahora entendemos por qué lo primero que hace un obispo es mandar al sacerdote a tratamiento psicológico: porque en cualquier evento futuro legal, lo primero que va a parecer en el expediente de ese sacerdote es que “estaba mal de la cabeza” y por eso fue separado de su ministerio. Tiene todas las de perder.

Tenemos que orar por los sacerdotes. Primero para que sean santos. Segundo para que cumplan con su principal meta: salvar almas; y para que sean valientes a la hora de la persecución. No es fácil ser sacerdote recto en estos tiempos.

Miguel Serafín

Interesante artículo, “represalias a Sacerdotes”, les invitamos a continuar en nuestra sección de: Artículos de opinión


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Firma invitada

Firma invitada

Firma invitada