¿Qué significa ser Cristiano?

Agradecemos a Diego F. Columé su colaboración con nuestra página a través de este gran artículo en el qué nos lleva a profundas reflexiones de cómo vivimos hoy en día nuestra condición Cristiana

Un artículo de Diego F. Columé “¿Qué significa ser Cristiano?”

A sugerencia de mi amiga Sonia, me propongo realizar unas reflexiones acerca de cómo vivimos La Fe, y sobre cómo La iglesia da respuesta a esa necesidad de tutela y Guía, de apoyo y hogar espiritual de los fieles cristianos en el mundo de hoy.

Habría siempre antes de comenzar a reflexionar, tener claros los conceptos sobre aquello que vamos a analizar.

¿Qué es tener Fe? ¿Qué es La Iglesia? ¿Qué es un sacerdote? ¿Qué es ser un buen cristiano? ¿Quién creemos que es Cristo? ¿Cómo hemos de actuar en la vida de hoy? Cuestiones que sin duda se dan por sabidas, por sentadas y como comunes, cuando muchas veces difieren hasta en su totalidad y sin ponerlas en claro ya se critica, o se asegura, o se justifican comportamientos inaceptables para todo cristiano, olvidándose muy a menudo de qué nos enseñó nuestro Señor. Sí, Nuestro Señor. A Él servimos y nos debemos y no al mundo. Esto no es mío, son sus palabras: “Quien gana su vida lejos de mí… pierde su vida. Quien pierde su vida por servirme…gana su vida”.

Cada domingo en mi asistencia al templo me ocurre lo mismo. Allí está Dios…(cómo en todas partes), y entre mi concentración en lo alto y mi percepción de cuanto me rodea, me asalta el mismo dolor:

¿Dónde están los niños y los jóvenes?

Es patente la falta de asistencia de la juventud a nuestras iglesias, que no a la Iglesia, hay que distinguir. Repleta de personas entradas en cierta edad y sobre todo abuelos sin la compañía de jóvenes. ¿A qué se deben tales ausencias? Diríase que es porque a los jóvenes no les interesa el más allá, o que están tan ocupados con las diversiones de nuestra vida actual, que eso de asistir a un lugar donde todos callan menos el cura y donde lo que allí se dice no responde a las necesidades de la vida de hoy, no mola, no… seduce, no es práctico.

¿Y los padres? Toda criatura es resultado en gran medida de la educación recibida en casa. ¿Esa ausencia es a causa de la pésima praxis de los sacerdotes, o acaso tenga mucho que ver la educación de los padres? Creo que se debe a ambas cosas y mucho más. Sin duda y en última instancia, La Iglesia no ha sabido ni sabe afrontar la realidad actual y contrarrestar esa ausencia en las iglesias de la juventud…con MÁS CRISTIANISMO.

En los noticieros sólo se habla de La Iglesia para relacionarla con delitos de pederastia, excesos en lujos, salidas de tono inaceptables por parte de altos cargos de la misma, acciones de la historia de La Iglesia tergiversadas y manipuladas, sin el más mínimo posicionamiento en la época en que sucedieron los hechos, mentir directamente sobre los mismos, luchas y enfrentamientos, ausencia de implicación en los temas candentes de hoy en día. La Iglesia se debate entre su macrovolumen (está en todo el mundo), y la necesidad de ser fiel a la Fe en todas partes y de manera unitaria.

No existen 1000 maneras de ser cristiano
Esta pintura pertenece a la obra del artista Diego Fernández Columé (autor del artículo)

No existen 1000 maneras de ser cristiano.

O se es, o no se es y serlo no es sentirse, ni hablar sobre ello, aunque esté bien, consiste en ACTUAR. Dios o Cristo no quiere adoradores de su persona, quiere trabajadores de su causa. No lo digo yo, son sus palabras: “Hay de vosotros qué vais vestidos de blanco por fuera y estáis llenos de inmundicia por dentro”, o… “¿Quién de estos creéis que será más grato a los ojos del Padre?” En la parábola del buen samaritano. Esa obsesiva compulsión de bañarse y guardar la ropa que La Iglesia muestra a lo largo de la historia, llegando mal y tarde en múltiples ocasiones, le está jugando hoy la peor de las pasadas.

El mundo va tan rápido que cuándo La Iglesia reacciona a la primera mala acción sobre ella, el mal ya le ha jugado siete malas pasadas y claro, se encuentra como ese boxeador que se arrincona en la esquina del ring y permite que el contrario, en este caso el mal, lo acorrale y esté a punto de dejarle KO. No sirven los métodos de antaño, definitivamente o se vive cada segundo la FE, o no hay nada que hacer.

Los planes de las élites mundiales, están por la labor de implantar en todas partes su ideología materialista y La Iglesia es el enemigo a batir: Aborto, eutanasia, tergiversación y manipulación del sentido de igualdad, destrucción de la familia, conversión de las personas en cosas o números, destrucción de valores, difusión masiva de vicios y miserias variadas, sexo, juego, drogas, consumismo, ideologías de género, etc. Vendiéndonos un concepto de libertad que encierra todas las miserias disfrazadas Requieren de todos los cristianos un posicionamiento firme en la FE y en el testimonio continuo de nuestra cristiandad. “Aquel que me negase en público…yo lo negaré ante el Padre”. Pero insisto, esta afirmación de Cristo no ha de ser sólo verbal. Ha de ser en la práctica, con el ejemplo y he aquí, donde la pérdida de valores en la propia Iglesia se hace más palpable. No todos los fieles son Sócrates en acción.

La mayoría de los cristianos necesita guía, tutela en el mundo vertiginoso de hoy.

No basta con la asistencia a misa cada domingo y la mística de la protección por haber comulgado no resulta ya suficiente. Antes los valores cristianos eran universales y todo el mundo sabía qué estaba bien y qué estaba mal. Ahora se hace necesaria una prédica sólida, que alimente el ánimo de los fieles y les dé fuerzas y sentido para la lucha en el mundo actual, durante toda la semana y día a día. Se ponen en tela de juicio valores y dogmas que son pilares de la FE, como que Cristo es Dios mismo o la Virgen lo es, o la existencia del cielo y el infierno, o la realidad de un Demonio que tienta e intenta continuamente perdernos y sin embargo se auto tranquilizan los fieles pensando que con ir a misa los domingos y comulgar, pese a lo que digan o dejen de predicar los sacerdotes, será suficiente para llevar una vida cristiana o para “salvarse”.

Los jóvenes son fuertes, llenos de ilusión y vida, de energía deseando ser utilizada con sentido. CON SENTIDO, como dijera en su célebre libro “El hombre en busca de sentido”, el psiquiatra judío Viktor E. Frankl. Son muy inteligentes, tienen acceso a los medios asombrosos de comunicación de masas de hoy en día y los miedos a condenas eternas sin una profunda explicación no cuelan. Las solidaridades propuestas cada domingo, el echar unas monedas al cepo no cuela como anestesia de la conciencia. Hoy hay miles de medios de ser solidarios y comprobarlo al instante. La degeneración del respeto al sacerdote es en la actualidad inmensa. Las luchas internas entre sacerdotes en las mismas homilías son palpables. La falta de solidez dogmática en la práctica es palpable. En las predicaciones nada se habla casi de Cristo, de su ejemplo, de lo que nos pide y por qué, de la lucha continua contra las debilidades y tentaciones, de la propia persona de Cristo, ausente como tal en las predicaciones, realizándose más una adaptación a las nuevas ideologías, que una prédica fuerte en Cristo, aunque ésta choque de frente con las ideologías equivocadas imperantes.

No asusta a los jóvenes la lucha, asusta la pérdida de tiempo sin tener sentido.

SUFRIR CON SENTIDO ES LA CLAVE. Es tan triste ver tantas veces, cómo sacerdotes afean a los fieles el que se arrodillen ante Dios mismo en la comunión. “¡Levántese!” he visto decir varias veces, incluso a mi hijo. Prédicas tan faltas de FE, conocimiento de conductas tan alejadas de la práctica sacerdotal, que esa ausencia de los jóvenes francamente… no extraña. Escucho muchas veces que La Iglesia como es Cristo mismo, no caerá, y sin embargo la realidad habla por sí misma y parece que para los jóvenes…ya haya caído.

Pudiera parecer que estas reflexiones son negativas y nada más al contrario.

Esta pintura pertenece a la obra del artista Diego Fernández Columé (autor del artículo)

La FE vive, sí, pero está en el corazón de cada cristiano bueno y hay miles y miles.

Me recuerda a lo que se dice en el Apocalipsis, cuando Juan anuncia que La bestia perseguirá a La Mujer vestida de blanco con su hijo y ella se retirará al desierto, donde se esconderá de la persecución y hoy así es. La Fe se retira al corazón actuante de los cristianos, convirtiéndolos en El Templo donde se refugia la doctrina actuante de Cristo en el mundo de hoy. A la espera de que nuevos pastores de FE renovada, conectada con la tradición de los buenos cristianos, regresen luminosos y sabedores de que un buen sacerdote es siempre…un buen pastor.

Diego F. Columé.

“¿Qué significa ser Cristiano?” era el título de este artículo y una gran reflexión para nuestra vida. Les invitamos a quedarse en nuestra sección: Artículos de opinión


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Firma invitada

Firma invitada

Firma invitada