¿Por qué peregrinamos a Lourdes?

La presidente de la Hospitalidad de Lourdes de Vitoria, María Jesús Pinedo nos cuenta en este artículo el por qué. En su día ofreció este testimonio en la revista SURGE y hoy, nos permite su publicación en Marchando Religión. Gracias María Jesús

Un artículo de María Jesús Pinedo: “¿Por qué peregrinamos a Lourdes?”

¿Por qué? Porque MARIA nos ha llamado. Cada uno de nosotros hemos sentido esa llamada de una forma distinta.

Unos porque el sacerdote de su parroquia les ha invitado a participar en la Peregrinación Diocesana con Enfermos, otros porque un amigo le ha contado su experiencia, otros por un familiar, …., y otros, por un cartel visto en la puerta de una iglesia de nuestra ciudad; cualquier camino es bueno para encaminarnos al servicio del enfermo y cumplir los Mensajes que Nuestra Señora dio a Santa Bernadette.

            La primera vez que acudimos al Santuario de Lourdes formando parte de la Hospitalidad de Ntra. Sra. de Lourdes de la Diócesis de Vitoria vamos llenos de expectativas, no sabemos qué vamos a encontrarnos allí. Y esta sensación la experimentamos todos los integrantes de la peregrinación (peregrinos enfermos, sanos, hospitalarios, ….) pero una vez allí, llegamos a la felicidad completa. Muchísima gente, en nuestros lugares de residencia nos dicen que a qué vamos, que si hay milagros, que para ir a ver desgracias ….., ¡pero qué equivocados están!. En Lourdes nos encontramos con Cristo a través de la mejor de las mediadoras, de su Madre y Ella nos conduce al servicio de los enfermos, a su cariño incondicional.

¿Milagros?. Claro que los hay. No todos los milagros consisten en curar una enfermedad física.

Dentro de nosotros tenemos muchas enfermedades, unas físicas, claro está, pero muchas interiores (estamos enfadados con un amigo o familiar, enrabietados por una situación puntual, defraudados, y solos, muchos estamos solos), y esas curaciones sí se dan y los miembros de esta Hospitalidad han visto sanaciones de casos como éstos. Tenemos que estar atentos y sí que apreciamos muchos milagros en el día a día. No serán curaciones como las aprobadas por el Comité Médico pero que sanan a muchas personas y eso sí que lo vemos. Alguno de nuestros enfermos nos ha dicho “¿Y no es un milagro que la Virgen me haya dejado volver una vez más?”.

Y en cuanto a ver desgracias ….. ¡ninguna!.

En Lourdes hay miles de peregrinos enfermos, que son los predilectos de nuestra Madre. Vemos la enfermedad pero nunca la pena. En el rostro de todos ellos brilla una sonrisa y sus ojos irradian felicidad. Y esa felicidad del peregrino enfermo se refleja en las damas y camilleros de cada Hospitalidad que con cariño y abnegación les atienden los cuatro días de la Peregrinación. El servicio es integral, tanto espiritual como personal y para ello, la Peregrinación de Hospitalidad de Vitoria cuenta con un equipo de sacerdotes presidido por el Sr. Obispo de la Diócesis que prepara con mimo las celebraciones religiosas y con un equipo sanitario apoyado por el resto de voluntarios que se encarga de la atención al enfermo.

Quien peregrina una vez, repite. Lourdes tiene un algo especial que te llama y te atrapa.

En Lourdes hay VIDA, vida con mayúsculas, hay esperanza, alegría e ilusión. Todos los que componemos la Peregrinación vivimos cuatro días intensos en vivencias, en celebraciones, en unidad. Formamos una familia unida por nuestra Madre, que quiere a todos sus hijos juntos.

Para nosotros, los hospitalarios, puede que suponga un esfuerzo el servicio pero es difícil que expliquemos la satisfacción y alegría que experimentamos por la entrega al hermano que nos necesita. Nos ponemos al servicio de la Diócesis pues todos estamos llamados y somos enviados.

Alegría, amor, confianza, éstas son algunas de las palabras que definen el servicio hospitalario.

Y estas sensaciones, junto con la fé, el cumplimiento de la Palabra de Dios a través de las Bienaventuranzas y de los Mensajes de la Virgen hacen que año a año esperemos con ilusión la fecha en que montados en los autobuses retomemos el camino a la Gruta de Massabielle y mientras tanto, para mitigar la espera, como una familia bien avenida, celebramos diversos encuentros durante el resto del año pues es tanto el cariño que une a enfermos, peregrinos y hospitalarios, que nos reunimos para la celebración de la Pascua del Enfermo, de las festividades de la Virgen de Lourdes y del Corpus Christie, de la Navidad, …. y de cuantas ocasiones surjan. En estas ocasiones, con pequeños gestos y mucho amor, sobre todo para los peregrinos enfermos que viven en residencias o en soledad les brindamos nuestro cariño y alegría y en compensación, recibimos tanto de ellos …. El servicio es alegría y celebramos la ALEGRIA DE LA CONVERSION, uno de los temas del año en el Santuario. Pues bien, todos unidos estemos alegres.

Si alguna de las personas que lea estas líneas se siente llamada a seguir a Cristo, a seguir las palabras de la Exhortación Apostólica del Papa Francisco “La alegría del Evangelio”, tiene las puertas de la Hospitalidad abiertas para darse a los demás y a través de ella, ser liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento.

Que la Virgen de Lourdes proteja a todos sus hijos.

María Jesús Pinedo Adiego

¿Les ha gustado el artículo de María Jesús, “Por qué peregrinamos a Lourdes”? Les invitamos a leer en el siguiente enlace la entrevista que nuestra compañera Rosa Jordana le hizo a María Jesús Pinedo: Hospitalarios: Entrevista a María Jesús Pinedo


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Firma invitada

Firma invitada

Firma invitada