Carta abierta al Papa Francisco

¡Firma esta carta abierta al Papa Francisco!

Por Michael Hichborn

Nota: El Instituto Lepanto (The Lepanto Institute) está solicitando a los fieles católicos de todas partes firmar esta carta abierta, promoverla en las redes sociales, enviarla por correo electrónico tanto a la familia como a los amigos, a los colegas, y a aquellos que piensan que podrían firmar esta petición. ¡El tiempo de hablar ya se acabó!

Querido Papa Francisco:

Si hablar no cuesta nada, entonces esta cumbre sobre el abuso sexual cuesta aún menos. Después de tres días de conversaciones, los portavoces oficiales de la cumbre hicieron todo lo posible para afirmar que la homosexualidad no era una preocupación, mientras esquivaban deliberadamente las preguntas de los periodistas.

El día anterior al inicio de la cumbre el cardenal Cupichdijo que, si bien  la mayor parte del problema es  resultado del abuso sexual de hombre con hombre, la “homosexualidad en sí no es una causa”. Dijo que esto podría tener una explicación por un asunto de “oportunidad y también por una formación deficiente por parte de las personas”.

El arzobispo Scicluna dijo que la “homosexualidad y la heterosexualidad son condiciones humanas que nosotros reconocemos y que existen, pero que ellas no son algo que realmente predisponga al pecado”.

El Cardenal Tagle volvió con una vana queja de oler como a oveja, poniendo el dedo en las llagas de las víctimas y buscando curación.

Pero toda esta charla sobre el abuso sexual de los niños NO está en camino de estar haciendo algo para resolver el problema, específicamente si usted sigue negando lo que está en la raíz de esto. El problema es la desenfrenada inmoralidad sexual, en especial, la homosexualidad en el clero. ¡Punto!

Santidad, si usted desea un restablecimiento de la fe,  la confianza y el amor de los laicos, va a tener que tomar fuertes medidas para erradicar el problema. Nosotros, los fieles católicos, deseamos un claro e inequívoco decreto que promulgue estrictas penas, incluidas la excomunión y la reducción al estado laical, para cualquier clérigo, ya sea diácono, sacerdote, obispo, arzobispo o cardenal, que abuse sexualmente de cualquier persona independientemente de la edad, sexo o circunstancia, o que sea encontrada culpable de estar comprometida con cualquier comportamiento sexual antinatural.

Queremos que todos los clérigos ya sea que promuevan o practiquen la homosexualidad sean removidos de sus posiciones. Queremos que todos los prelados que admitan a los homosexuales, tanto laicos como clérigos, sean removidos de sus posiciones. Esto significa remover a individuos como el cardenal Cupich, el cardenal Kasper, el cardenal Schönborn, el cardenal Danneels,  el cardenal Marx, el cardenal Tagle,  el cardenal Tobin, el cardenal Farrell, el cardenal Dolan, el cardenal Wuerl,  el arzobispo Scicluna, el obispo McElroy,  el obispo Gregory, el obispo Wester, el obispo Malone, el padre Daniel Horan, el padre Thomas Reese, el padre Thomas Rosica, y el padre James Martin.   Y esto es solo para comenzar. Estos hombres han incumplido las enseñanzas de la Iglesia en materia de moral sexual por un tiempo demasiado largo, y ninguna conversación va a reparar el problema de la inmoralidad sexual en la Iglesia mientras ellos permanezcan en sus posiciones.

Si usted realmente busca curación para las víctimas y para la Iglesia, debe comenzar ahí. Pero si usted continúa hablando sobre este tema infinitamente sin hacer nada en concreto, entonces, dé por seguro que, aunque nosotros seguiremos rezando y sacrificándonos por usted, no le pagaremos y esperaremos  a que pase a la eternidad y al juicio para que nuestra Señora y nuestro Señor puedan resolver el problema por nuestra paciencia y nuestras oraciones.

Sinceramente,

Los Fieles

Traducido por Beatrice Atherton para Marchando Religión

Si quieren firmar la carta abierta al Papa Francisco pueden hacerlo en el siguiente enlace:

Enlace original: https://www.lepantoinstitute.org/sign-the-open-letter-to-pope-francis/


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Firma invitada

Firma invitada

Firma invitada