8 de Marzo, día de la mujer Católica

¿Les parece interesante la propuesta para el próximo 8 de Marzo? “El día de la mujer Católica”. No se dejen engañar por los gobernantes y no permitan que manipulen sus conciencias con manifiestos que nada tienen que ver con nosotros, los Católicos

Un artículo de Sonia Vázquez: “8 de Marzo, día de la mujer Católica”

El jueves día 7 de Marzo iba caminando por la calle y frente a mi apareció en escena una nena con uniforme de colegio de monjas con su papá de la mano. La criatura tendría unos 8 años máximo e iba feliz contándole a su padre, a voz en grito, que al día siguiente no había colegio “porque era el día de la mujer”. El papá súper orgulloso de su preciosa niña, la corrigió y le dijo que era el día de la “igualdad”. Esto es España, habría que celebrar también el día de la ignorancia y del analfabetismo.

Como les decía, la nena lucía ropa de colegio de monjas, ¡Toma ya! Así están las religiosas, por lo menos en España y por si no se lo creen o piensan que exagero, les traigo un extracto de una carta promovida por una monja de las “siervas de San José” para tan aclamado día:

“Pertenezco a un grupo dentro de ese colectivo, la congregación de las Siervas de San José, quizá por eso, el nombre para más de uno y una suena algo antiguo, pero desde sus inicios se comprometió con la dignificación de las mujeres trabajadoras pobres” (noticia completa)

Sólo con leer este primer párrafo nos da una idea de cómo están algunas órdenes religiosas, no hace falta avanzar más en el texto, a mi esta primera frase me parece como para no poner los pies en este convento: “el nombre para más de uno y de una suena algo antiguo”, ¿Les ha dado la risa o han preferido coger un pañuelo y echarse a llorar de la desvergüenza que hay? Queridas Hermanas Siervas de San José, ¿se avergüenzan Vds. de llevar en el nombre de su congregación a San José, esposo de la Virgen María, o es que no les gusta sencillamente ser “siervas” del Señor? Es muy lamentable a lo que han llegado las monjas o algunas monjas. Les digo una cosa, hermanas, Siervas de San José, si esta individua les representa, flaco favor les hace. La monja feminista termina su alegato con su deseo personal para la Iglesia: “Deseamos que deje de ser una institución patriarcal y, a veces machista, y podamos sentirnos hermanas de nuestros hermanos en la fe, ofreciendo en igualdad nuestra palabra y nuestros dones”

Esta monja apoyaba la huelga feminista que se celebró el 8 de Marzo, a la cual se unieron distintos personajes de la vida social española.

No se puede afirmar que la reina de España secundara la huelga, por lo visto, sencillamente y según versión de la casa Real, ese día, curiosamente, su agenda no tenía ningún compromiso. ¡Simplemente casualidades de la vida o causalidades de no tener una formación regia desde la infancia! ¡Quién sabe! Volviendo a la monja, siento pena de cómo han vaciado sus almas de Dios y las han llenado de mundo, es normal que hayan quitado el velo y todo distintivo religioso de sus ropas, francamente casi es de agradecer, por lo menos la sinceridad se muestra en sus vestiduras, son mundanas.

Bueno, pues si piensan que les voy a decir que fue un fracaso absoluto en España la huelga, ¡Agárrense que vienen curvas!, se puede decir que fue un éxito de convocatoria, negarlo es irreal, hay que asumir lo que hay a nuestro alrededor, exitazo. Y alguno se preguntará, ¿tiene algo de malo unirse a este evento?

Una de las máximas que se piden con estas movilizaciones es “los derechos de la mujer”

¡Cuidado!El principal derecho de la mujer que se promueve en estos actos es que se pueda abortar libremente, ese es el principal lema de toda esta movida, el derecho de la mujer sobre su cuerpo. Que no les cuenten milongas de igualdad de salarios, no va por ahí la cosa.

No sé en resto del mundo, pero en España, yo he trabajado en la empresa privada y la mujer cobra por cualificación personal no por sexo y lo mismo en el funcionariado. No conozco ninguna empresa en la que una mujer cobre menos por el hecho de ser mujer, pero sí conozco empresas que por ajustarse a la paridad que obliga la ley, han descartado candidatos masculinos de primer orden por tener que contratar a una mujer para cubrir el porcentaje, independientemente de que fuera más o menos cualificada que el candidato masculino.

Reflexionemos, no se dejen manipular, no participar de estas manifestaciones no quiere decir que las mujeres renunciemos a trabajar o a cobrar un sueldo o que seamos idiotas consagradas, en absoluto. Lo que hacemos las mujeres que no acudimos a estos movidones es pensar libremente, con nuestro raciocinio, sin dejar que nos utilicen. ¡Usen su libertad para pensar!

La mujer católica, pueden leer cualquier capítulo de la Biblia para corroborar lo que voy a decir, verán que tanto ahora como en épocas pasadas no era una milady que se sentaba con la taza del café mientras la sirvienta la abanicaba, no. Lean el libro de los Proverbios, el alfabeto áureo, ahí habla de nosotras, de la verdadera mujer y lo hace de esta manera tan bella y cierta:

“Una mujer fuerte, ¿quién podrá hallarla? Mucho mayor que de perlas es su precio.  Confía en ella el corazón de su marido, el cual no tiene necesidad de tomar botín .Le hace siempre bien, y nunca mal, todos los días de su vida. Busca lana y lino y trabaja con la destreza de sus manos. Es como navío de mercader, trae de lejos su pan.”

La mujer católica, sea la del siglo XXI o la del siglo I, no es aquella que es una asesina que mata a sus hijos en el vientre materno, no es aquella que abandona a su familia a su merced y se dedica únicamente a sus logros profesionales, tampoco es aquella que renuncia a su feminidad y viste masculinamente como un hombre, no, ni es aquella que en vez de trabajar está todo el día viendo la televisión o de tertulia o que se pasa el día calcetando.

La mujer católica principalmente es mujer, ¿Qué quiere decir ser mujer?

Que miramos a María como nuestro modelo a seguir. La Virgen no era una mujer corriente, era y es la Llena de Gracia, en ella podemos encontrar todas las virtudes que nos faltan. María hacía los trabajos propios de su estado y se ocupaba de su familia. No seamos ramplonas, busquemos lo mejor, María es la mujer del siglo XXI, realmente es la mujer de todos los siglos de la historia.

He visto con estupor como muchas mujeres de Misa diaria han ido o han permitido que sus hijas fuesen a la manifestación del 8 M, ¿Saben estás mamás cuales son algunos de sus manifiestos? Les adjunto la información:

“La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.”

¿Resulta que una mamá católica permite y aconseja a sus niñas construir su propia identidad sexual? Le echan Vds. bemoles, queridas, y después aún encima irán a Comulgar sin ni siquiera cargo de conciencia. ¡Esto es muy fuerte, además de ser pecado! Estamos permitiendo que el estado adoctrine a nuestros hijos y no sólo eso, les aplaudimos y tragamos con todo, nos parece bien. Lo repito, la manifestación ha sido un éxito de convocatoria, ¿es posible que estuvieran en ella las Ministras extraordinarias de la Comunión? Pues sí, cabe esa posibilidad, el mismo Arzobispo de Madrid, el año pasado, se erigió casi como estandarte.

Resumiendo, si Vds. han ido, han permitido o animado a sus hijas a acudir a la manifestación sepan que esto quiere decir que están a favor del aborto, lo ven como un derecho de la mujer, está de acuerdo en que sus hijos sean hombres o mujeres según su propia inclinación, les parece correcto que en las aulas se les forme de cara a mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio y en edades tempranas, así como la aceptación plena de que el incumplimiento del sexto y del noveno mandamiento ya no es pecado.

Básicamente se pretende conseguir una sociedad en la que las personas no tengan conciencia de pecado mortal y la Iglesia, arrastrada al mundo, permite que sus religiosas se unan a estas causas, incluso como promotoras.

Si no fuera porque la Iglesia somos todos y la fundó Nuestro Señor Jesucristo, muchas veces, sería para tirar la toalla y marcharse, pero, ¿saben qué pasa? Que no podemos abandonar a Nuestro Señor en la Cruz…en el siglo XXI lo volvemos a clavar y nosotros, los católicos, somos parte de esa chusma que vocifera, lo apedrea y se ríe. Lo habrán visto en internet, una pancarta decía “la Virgen María también abortaría”. En el enlace pueden leer todo lo que se coreó en la manifestación del 8M y que lo han agrupado en un pendón confeccionado por una “artista”, con unas dimensiones de 3X4 metros. ¿Están asqueados? Les reitero lo dicho, mucha gente que va a Misa y que lleva a sus hijos a colegios “católicos” han acudido, no miren para otro lado y si Vd. fue a este evento, le recomiendo que se vaya a confesar.

Esto no es feminismo. Yo soy mujer vivo en el siglo XXI, acorde a mi tiempo, estoy orgullosa de mi condición de mujer: trabajo conjuntamente con mi esposo en nuestro hogar y ambos trabajamos también fuera, para poder comer a final de mes y nuestra vida está ordenada a un fin, el cielo y para ello intentamos cumplir los mandamientos de la ley de Dios. ¿Saben por qué yo no acudí a la manifestación? Por una razón muy sencilla, porque siendo mujer me siento ajena a todo esto y es porque, principalmente, soy católica y como tal, estoy en contra del asesinato de bebés (aborto), tampoco fui porque tengo que trabajar y no me puedo permitir un día de holgazanería y sobre todo porque considero que el hombre y la mujer son el sustento de la sociedad con algo tan hermoso como es “la familia Cristiana” y esto no es lo que se promovió el 8 de Marzo, por lo tanto, nosotras no podemos estar allí…No podemos estar allí.

Una revista tan prestigiosa como National Geographic y para nada pía, señaló a la Virgen María como la mujer más poderosa del mundo y esto, queridas y queridos, no fue por ser una revolucionaria progre y desmelenada, no, fue por ser, sencillamente, la Llena de Gracia, la que dijo sí al Señor, la que quiso ser sierva…ahí queda esto, hermanas siervas de San José.

No permitamos que se manche nuestra alma, no perdamos nuestra pureza. Dios nos creó como la Obra de sus Manos: No seamos Eva, seamos María. Quiero proponerles para el próximo 8 de Marzo que hagamos una verdadera revolución de la mujer, pero de la mujer Católica y que nos unamos todas juntas en oración a los pies de Nuestra Madre, la Virgen María, modelo a seguir para todas nosotras.

Sonia Vázquez

Si les ha gustado el artículo de Sonia, “8 de Marzo, día de la mujer Católica”, les invitamos a quedarse en nuestra página, en nuestra sección: Artículos de opinión


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Sonia Vázquez

Sonia Vázquez

Soy Católica, agradezco a mis padres su empeño y dedicación en el cuidado de mi alma. Estudié la carrera superior de piano y a la par, la de Informática, en el área de programación. Profesionalmente estuve ligada durante años al sector de las Telecomunicaciones, que me siguen entusiasmando, pero mi pasión es la música a la que, a día de hoy, me dedico profesionalmente y al cien por cien. Trabajo como organista, dirijo varias corales y he impartido conferencias sobre la música Litúrgica. Me he formado en Teología, Música Litúrgica y órgano. Mi meta es Dios, la salvación de mi alma y la de aquellos a los que amo. Estoy felizmente casada, somos una familia en Cristo, en la foto me podéis ver con uno de los miembros de nuestra familia, Pastor. Vivo en Galicia, miña terra nai