Una pausa para reflexionar

Esta semana, nuestra compañera Rosa, nos invita a una realizar una pausa para la reflexión para entender toda la grandeza de las Apariciones de Lourdes

Al final del artículo, tienen un índice con todos los artículos de Rosa Jordana

Todos suponían aquel 4 de marzo de 1858 que las apariciones habían cesado. Bernadette misma dejó de ir cada madrugada a la Gruta, si bien cuentan que iba de vez en cuando, sin esperar a la Dame, sólo por encontrar paz y sosiego, algo que tanto necesitaba puesto que era requerida continuamente por todo tipo de gente que quería saber detalles de lo sucedido.


En 1858 y por aquellos días, estaban en un periodo de pausa, aunque no lo sabían. Es verdad que, si las cosas hubieran quedado así, no podríamos entender nada. Faltaba algo muy importante y era saber la identidad de la visión.

Sabemos lo que había dicho la Dame, sabemos que nos recomendaba insistentemente el ejercicio de la Penitencia, la conversión; nos descubrió una fuente de agua cristalina en la que, simbólicamente, purificarnos;nos pidió una capilla, un lugar para la oración; y nos pidió que fuéramos allí en procesión, a sea que nos moviéramos hacia Ella.

No obstante, a la Iglesia le faltaba algo importante, sin lo cual, no podía dar veracidad a nada de lo transmitido por Bernadette. Es lógico. En consecuencia, la Virgen nos quiso dar un tiempo de meditación. Las grandes cosas llegan después del bullicio.

He pensado, yo también, que sería bueno hacer una pausa para reflexionar sobre lo ocurrido hasta entonces y para entenderlo. Todo ello antes de encarar la Aparición definitiva, en la que la Santísima Virgen se manifestó como tal y las dos siguientes que sirvieron para confortar y reafirmar a Bernadette ante la Iglesia, ante el mundo y ante la historia.

Las apariciones de Lourdes, y todas las demás, no pueden añadir nada a la Revelación que está en las Escrituras. En el Nuevo Testamento, Nuestro Señor dijo todo lo que tenía que decir y con su Pasión, Muerte y Resurrección dejó explicados los fundamentos de nuestra fe.

En la Cruz, Jesús nos dejó una Madre. Y yo, sin ser teóloga, inscribo estas Apariciones marianas-las que cuentan con la aprobación eclesiástica- en los atributos que humanamente damos a las madres: ellas advierten, ellas corrigen, ellas esperan pacientemente, ellas ayudan en la tribulación, ellas protegen, ellas consuelan y ellas también exigen a sus hijos.

En Lourdes, la Santísima Virgen nos vino a pedir que hiciéramos penitencia por la conversión de los pecadores puesto que un pecador convertido alegra al Señor (Lc 15, 10) y lanzó esta petición en un momento histórico en que el hombre empezaba a apartarse masivamente de Dios. Nos vino a descubrir un agua para recuerdo de nuestro bautismo y símbolo de purificación. Luego, a través de ésta, se han producido milagros que nos llevan consolación y esperanza.

Nos pidió una capilla. Y aquí hay que hacer un inciso importante. El Padre Peyramale llevaba años haciendo una colecta entre sus pobres parroquianos para la construcción de una nueva iglesia parroquial en Lourdes. Era, digamos que su obsesión, puesto que la que había se caía a pedazos. Claro que al paso que llevaba la recaudación la cosa podía eternizarse.

El bueno del rector de Lourdes tuvo un sobresalto el día que Bernadette le dijo que la Señora pedía una capilla. ¿Y si realmente era la Santísima Virgen y había escuchado sus oraciones? Parece ser que, una vez dilucidada la identidad de la Aparición el P. Peyramale tuvo la idea de construir la “capilla” en el propio Lourdes. Pero hasta es eso estuvo clara la Virgen. Ella no pidió una iglesia parroquial para la villa de Lourdes. En la humildad de la palabra “capilla” estaba pidiendo un templo para acoger al mundo entero.

La palabra capilla es un tipo de oratorio, un lugar de culto para la Iglesia Católica. También es un edificio contiguo a una iglesia o una parte integrante de esta. Así que, a pesar de la ilusión del párroco, lo que la Virgen pedía no era una iglesia para la villa de Lourdes.No obstante… con el tiempo el P. Peyramale también consiguió una nueva parroquia.

Las Apariciones de Lourdes tuvieron lugar después de persecuciones contra la Iglesia en Francia. No olvidemos que se producen sólo setenta años después de la Revolución Francesa. Unos años muy convulsos en que se persiguió todo lo católico, en que se asesinó a sacerdotes y religiosos y en que hubo un rechazo hacia todo ello desde posiciones que se llamaban ilustradas y que anteponían la razón a la fe como si fueran del todo incompatibles. Fueron los años del auge de las grandes logias masónicas que aún imperan hoy en día en las agendas mundiales, en las organizaciones supranacionales (ONU y satélites) y en la mayoría de los gobiernos de las naciones. Gran parte de los debates que tenían lugar en el CafèFrançais de Lourdes entre médicos, autoridades, burguesía local, profesores, etc. eran en estos términos de fe y razón.

Mientras nos preparamos para el gran día en que la Virgen diría su nombre, reflexionemos sobre como una niña de 14 años, enferma, pobre e ignorante, se enfrentó a todos ellos, les desconcertó y logró convertir Lourdes en la sede del mayor Santuario Mariano del mundo. Pero la fuerza no era la suya. Cada vez que alguien le manifestaba su incredulidad ante lo que ella estaba explicando decía: “Ah, bueno, la Señora me mandó que se lo dijera, no que le convenciera”. Y a partir de ese momento daba por concluido su encargo y lo dejaba en manos de la Señora. Es por esta razón, que sabemos de quién son obra los prodigios de Lourdes.

Por cierto, ya que las conversiones son la carta de presentación de ciertos lugares del mundo presuntamente visitados por la Santísima Virgen, les recomiendo dos libros “Yo fui Masón” de Maurice Caillet y “Por qué dejé de ser masón” de Serge Abad-Gallardo. Ambos franceses, miembros de altos grados masónicos, convertidos al catolicismo en Lourdes. No estamos hablando de conversiones cualquiera. De las garras del diablo a las manos amorosas de Jesús, por María.En Lourdes.

¡Ah! Por cierto, no olviden ustedes que el lunes es día 11, día de la Virgen de Lourdes. Se cumplirán ciento sesenta y un años de la primera Aparición. Las Hospitalidades españolas celebran estos días novenas, triduos y procesiones en su honor. Acordémonos de rezarle aunque sólo sea un Avemaría!

Rosa Jordana

Se abre el calendario de peregrinaciones: 1ª peregrinación, Santander, del 22 al 26 de Abril

En esa pausa a la que nos invita hoy Rosa, les animamos a leer la historia completa de las Apariciones de Lourdes:

  1. ¿Por qué Lourdes? 
  2. El siglo de María
  3. Bernadette Soubirous, ¿quién es? 
  4. ¿Cómo era Bernadette?
  5. Primera aparición de Nuestra Señora de Lourdes
  6. Segunda aparición de Nuestra Señora de Lourdes 
  7. Tercera aparición: La Virgen habla por primera vez 
  8. Cuarta y quinta aparición en Lourdes 
  9. Sexta aparición en Lourdes
  10. Primer interrogatorio a Bernadette 
  11. Séptima aparición en Lourdes
  12. Penitencia, penitencia 
  13. 9ª aparición: La fuente 
  14. 10ª aparición en Lourdes 
  15. Undécima y duodécima aparición en Lourdes 
  16. Primeros milagros en Lourdes 
  17. Los hospitalarios de Lourdes: entrevista 
  18. Masabielle: 13 Aparición en Lourdes
  19. 14ª Aparición en Lourdes
  20. 15ª Aparición en Lourdes
  21. Los hospitalarios de Lourdes: Mari Carmen Luzón

*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Rosa Jordana

Rosa Jordana

Rosa Jordana: Licenciada en Ciencias de la Educación. He trabajado con niños y para niños. Mi pasión es Lourdes, donde peregriné por primera vez con diez años y no he dejado de hacerlo. Mi ilusión es que peregrinemos allí, Vds. y yo juntos cuando nos encontremos en estas líneas. Nos espera la Santísima Virgen