La maldad existe: la pareja que no creía en el mal

Nuestro compañero, Gustavo, nos trae un artículo para la reflexión, habla del mal, de todas esas noticias que nos encontramos en los periódicos.

“Rousseau en bicicleta: la pareja que no creía en el mal”

La maldad existe, un artículo de Gustavo Nózica

Un viajero, otro, ¿no somos todos un poco viajeros aquí abajo?,“status viatoris”[i] como dice Pieper, ha escrito un título exacto, en su blog, para un hecho desgraciado y extraño que ha sucedido hace unos meses. El título, “Pareja que no creía en el ‘mal’, estaba recorriendo el mundo en bici cuando fue asesinada por ISIS” [ii]. Título ajustadísimo de Claudia Franco Alcántara que no necesita mayor explicación.

Pero quizás no todos recuerden lo sucedido. Un hombre y una mujer, ellos, bikers, aficionados a recorrer el mundo con sus bicicletas,iban a cuestas con una curiosa propuesta. Casi como unos científicos puestos con toda su voluntad a demostrar la tesis de que los hombres son buenos.

“Jay Austin y Lauren Geoghegan, ambos de 29 años, renunciaron hace un año a sus empleos en Washington, D.C. (Estados Unidos), y se embarcaron en un viaje en bicicleta por el mundo. Para abril, su viaje ya estaba en marcha, Austin escribió en el blog de la pareja, SimplyCycling, que estaban abrazando algo más allá de una mera gran aventura”[iii].

El estilo literario del blog de los bikers merecería una reflexión aparte. O más bien, simplemente, la pregunta de lo que hace a una escritura pormenorizada de trivialidades convertirse en algo con sentido de ser escrito. “Nos duchamos. Comprobamos el correo electrónico. Cargamos nuestros dispositivos, bebemos bebidas calientes y nos sentamos en una mesa caliente en el interior mientras la lluvia golpea el techo de hojalata que está arriba”[iv].O, “Es un lugar bello y odioso para dormir”[v].

Pero quizás ellos también como Lévi-Strauss odiaban las aventuras y los exploradores[vi] y no se tratara de meras idas y vueltas por el mundo escribiendo en un sitio cosas sobre como “dejé la luz prendida del baño del hotel” o “la carpa es muy cómoda en este valle”. Ciertamente los bikers viajeros se proponían, como dicen ellos mismos, en su blog una especial demostración.

Y en este punto es que la mera crónica salta de un listado de trivialidades sin aparente importancia a un programa. Demostrar que el mal es una ficción. Que el mal no existe y que la gente es buena. O al menos la mayoría es buena y hay otros que son malos que nos quieren hacer creer que la gente es mala. No se puede evitar dar una vuelta en bicicleta con Rousseau después de esos comienzos. Aunque el ginebrino sabía mejor encubrir su moralina maniquea.“¡Hola! Somos Lauren y Jay, y actualmente estamos en bicicleta alrededordel mundo” se lee al comienzo del blog de “la pareja que no creía en el mal”.

El 5 de abril de 2018 habían escrito: “Miras las noticias y lees los periódicos y te hacen creer que el mundo es un lugar grande y aterrador. La gente, dice el relato, no es de fiar. La gente es mala. La gente es malvada. La gente es como esos asesinos con hachas, monstruos y cosas peores. Yo no lo compro. El mal es un concepto ficticio que hemos inventado para lidiar con las complejidades de los demás seres humanos quesostienen valores y creencias y perspectivas diferentes a las nuestras”. El mal, un invento.

No hay tal cosa como un pecado original. Los hombres son buenos. Pero hay algunos otros hombres que te hacen creer que existe el mal y esos si serían malos o hacen algo que está muy mal. En el mundo hay gente buena. Porque el mal es un artificio del miedo. De todos los que viven con miedo a no entender al otro.

Aunque la pareja que no creía en el mal, -vale aquí el tiempo pasado con todos sus misterios-, concedía:

“La maldad existe, claro, pero incluso eso es bastante raro. En general, los humanos son amables. A veces interesados, a veces miopes, pero amables”[vii].

Cuando los bikers viajeros dicen que el mal no existe y es un invento de los que no se atreven a pensar la complejidad que los rodea no están afirmando un mero enunciado de moral turística. Están haciendo un determinado tipo de teología.Una teología que dice que “Todo es perfecto cuando sale de las manos de Dios pero todo degenera en las manos del hombre”[viii].

Pero el hombre no sería culpable sino cuando se junta con otros en sociedad. Las teologías buenistas que tienden a desconocer el pecado original, entre ellas las de Rousseau,la más conocida, no hacen sino aborrecer de lo que llamamos sociedad, la vida en común con otros. El hombre es bueno desde siempre hasta que depende de otros, pero “no puede prescindir de otros”[ix].Los buenismos, por otra parte, suelen hacer una especial insistencia en la necesidad de la fortaleza física, y del carácter, como forma de evitar la debilidad que lleva a la maldad. Obviamente si el pecado original se descarta también tendremos un sujeto “despojado”[x] “de todos los dones sobrenaturales”[xi].Y toda perversidad provendrá de la “debilidad;el niño si es malo, es porque, es débil”[xii].

Con Rousseau en bicicleta, andando el mundo los bikers viajeros que no creían en el mal, demostraban con su vitalismo, que solo se trata de voluntades y fe en la gente. Una teología que toma a los seres humanos en su pura individualidad, como sujetos tan buenos que son buenos en su origen, y en sus tramos medios atados los unos a los otros, hasta la injusta e inevitable mala que es la muerte.

Antes, unos siglos antes de la pareja de bikers que no creía en el mal, el mismo Rousseau, en su bicicleta fija, veía a los caribes[xiii], un pueblo cercano a la pureza[xiv] y a la inocencia[xv]. Andan por la selva en la más absoluta seguridad y sin el menor inconveniente[xvi]. Pasará cerca de los lapones, esquimales, algonquinos, chicacas[xvii]también buenos y libres. Y pasará por Ginebra, sociedad de teólogos y hombres de letras[xviii] que saben que la ley cristiana es en el fondo más perjudicial que útil para la fuerte constitución de un Estado[xix], y sabiendo eso, unen lo que quiere cada uno a lo que quieren todos. Se acaban las contradicciones[xx]. Y así son como los caribes los ginebrinos. Cada uno quiere lo que debe, sin mella ni chistidos. Ningún “pero”, como el instinto.

Y así es que son, ellos también, gente muy buena. La naturaleza nos ha destinado a ser santos[xxi]. Eso, lo dijo Rousseau pero después no lo dijo. Por un error tipográfico se imprimió semejante frase en 1783. ¿Acaso tan extraña a sus rutas en bicicleta fija? El que vive solo en la selva como el que vive de acuerdo a lo que dictamine el pueblo, no se corrompe. El pueblo no se corrompe[xxii], y el hombre que no conoce de leyes ni sociedades tampoco actúa mal. El ser humano es generoso y maravilloso y amabley el mal es un invento como dice la pareja de bikers que no creía en el mal.

El sujeto que quiere lo que debe, y debe lo que quiere el pueblo en su legislación, es un santo.Pero él, no dijo eso que se imprimió por error en un desliz, pero dijo que el hombre podía ser bueno, como lo es una persona en estado de gracia. Lo mismo sea en estado de naturaleza, y en el estado civil obedeciendo la ley. Aclaremos este punto, que no es extraño a la pareja que no creía en el mal. Rousseau supone al hombre bueno, ya sea el que vive como salvaje, o el que hace de la obediencia a la ley su propia voluntad. En ambos supuestos, el hombre se encuentraespecialmente despojado “de todos los dones sobrenaturales que pudiera recibir[xxiii]”.

Podríamos preguntarnos si en este caso, y en tantos otros, la gracia es sustituida por un orden de sensaciones que provoca lo sublime. La transfiguración sin Dios y la trama de los excesos que empiezan y terminan en el hombre. Y quizás todavía no se haya advertido lo suficiente como las sociedades viven de los órdenes, especialmente cotidianos, de lo sublime para reemplazar eso que el cristianismo ha denominado desde siempre “la gracia”. El hombre cambiado a bueno sin Dios.

No es causal por otra parte que “el vocablo “gracia”, sea una palabra totalmente despedazada -zerfetzt-, como dice G. Greshake,por términos de mayor resonancia actual como felicidad, solidaridad,misericordia, entre otros”[xxiv].

La crónica de la pareja que no creía en el mal tiene un final des-graciado lamentablemente. Poco antes del fatal desenlace, el 5 de abril de 2018, Jay Austin había escrito en el blog queel ser humano es “generoso y maravilloso y amable. No ha venido más revelación de nuestro viaje que esta”[xxv]. El 29 de julio, eran asesinados mientras atravesaban Tayikistán. Hay un video de la ejecución.  Un automóvil choca contra la pareja de bikers, luego cinco hombres salen del vehículo y los atacan con cuchillos.La CBS News dijo que era un ataque inspirado por el ISIS. El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad y luego publicó el video.


[i]Pieper, Josef, Sobre la Esperanza, Rialp s.a., 3ra. Ed. Madrid, 1961; p.30.

[ii]https://intriper.com/pareja-que-no-creia-en-el-mal-estaba-recorriendo-el-mundo-en-bicii-cuando-fue-asesinada-por-isis/

[iii] Ídem. anterior.

[iv]“Wetakeshowers. Wecheck email. Wechargeourdevices and drinkhotbeverages and sit at a warmtableindoorswhile rain pummelsthetinroofabove. Wetalkwithsome of theotherguests and playwith a fewkidsreallyeagerto explore ourtent and poke at ourbikes. Later, muchlater, we set up camp”. En http://www.simplycycling.org/blog/2018/6/25/39

[v]“It’s a beautiful, odiferous place tosleep”, en http://www.simplycycling.org/blog/2018/6/24/38.

[vi] Claude Lévi-Strauss, “Tristes trópicos”; Paidós, 1988, Buenos Aires; Primera Parte; Cap. 1; p.19..

[vii] “Youwatchthenews and youreadthepapers and you’reledtobelievethattheworldis a big, scary place. People, thenarrativegoes, are notto be trusted. And People are bad. People are evil. People are axemurderers and monsters and worse.  I don’tbuyit. Evilis a make-believe concept we’veinventedtodealwiththecomplexities of fellowhumans holding values and beliefs and perspectivesdifferentthanourown—it’seasiertodismissanopinion as abhorrentthanstrivetounderstandit. Badnessexists, sure, buteventhat’s quite rare. By and large, humans are kind. Self-interestedsometimes, myopicsometimes, butkind. Generous and wonderful and kind. No greaterrevelation has come fromourjourneythanthis”; en http://www.simplycycling.org/blog/2018/3/25/22.

[viii] Rousseau;Emilio;Emilio o la educación, Libro I; Gredos, Madrid; 2015; p.9.

[ix]Rousseau;“Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”; Gredos; Madrid; 2014, Primera parte; p.169.

[x]Rousseau, “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”; Gredos; Primera parte; p.143

[xi]Idem. anterior.

[xii] Rousseau; Emilio, ob. cit., Libro I, p.47.

[xiii]Rousseau; Discurso, ob. cit.; Primera parte; p.167.

[xiv]Rousseau;Discurso;ob.cit.; Segunda parte; p.198

[xv]Rousseau;Discurso;  ob. cit.; Segunda parte; p.234

[xvi]Rousseau;Discurso; ob.cit.; Primera parte; p.145, nota 18.

[xvii]Rousseau;Discurso; ob.cit.; Segunda parte; p.213.

[xviii]Rousseau;Discurso, ob.cit.; Primera parte; p.125.

[xix]Rousseau;El contrato social; L. IV; p.365.

[xx]Rousseau;El contrato social; ob.cit.; L. IV; p.366.

[xxi] Rousseau, Discurso; ob.cit; carta a A.M. Philopolis, nota, 87, pp. 214/5.

[xxii]Rousseau;El contrato social;ob.cit.;  L.II, cap. III, p. 280.

[xxiii] Rousseau; Discurso; ob.cit.; Primera parte; p.143.

[xxiv]AnnelieseMeis W., S.Sp.S; “¿La Gracia, ¿Verdad teológica en crisis?”; Teología y Vida, Vol. XXXI; 1990, p. 227/255; p.229

[xxv] En http://www.simplycycling.org/blog/2018/3/25/22.

Gustavo Nózica

¿Les ha gustado este artículo de Gustavo Nózica en el que se nos recuerda que la maldad existe?


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Gustavo Nozica

Gustavo Nozica

Gustavo Nózica nació en Buenos Aires , es abogado y profesor egresado de la Universidad de Buenos Aires, ayudante en la cátedra de Cardineaux de epistemología en el profesorado de Cs. Jurídicas (UBA), Formó parte en 2012-2014 del Proyecto de investigación DeCyT (UBA). Enseño Derecho Civil y Romano en la Unpaz. Participó de ponencias en la Sociedad Argentina de Sociología Jurídica (SASJU) Se especializó en tutorías a estudiantes secundarios (IJVG). Escribió “Las violencias del maestro ignorante de Ranciére”; “¿Por qué no hay producción didáctica de las ciencias jurídicas para la enseñanza media y superior?”;“Los equívocos de Michel Foucault sobre san Juan Bautista de la Salle”; “Algunos problemas gravísimos de la teoría de género y la distribución de justicia”; “Una lectura crítica de Vigilar y Castigar de Michel Foucault” ;Tradujo de Michael Davies: “La nueva misa del Papa Pablo” y “El ordo divino de Cranmer. La destrucción del catolicismo a través del cambio litúrgico” “Derrida y Fontgombault sobre la hospitalidad: una pregunta por la amistad”