Peligro de normalidad

Peligro de normalidad-Marchando Religión¿Creen Vds. que somos nosotros los que no somos normales?

PELIGRO DE NORMALIDAD, un artículo de Manuel Quintanilla.

Me presento: Yo era una persona normal. Tenía una familia normal, esposa, hijos… Los dos teníamos un trabajo normal y los fines de semana hacíamos planes normales.

Nos encontrábamos con personas normales, otras familias, amigos, conocidos… todos normales. O al menos eso pensaba hasta hace unos días.

El mundo se me vino abajo cuando me llegó cierta documentación de un programa de coeducación llamado SKOLAE, según el cual en todo este tiempo no he hecho sino manifestar una evolución muy limitada con respecto a un compromiso real de igualdad: tengo un ego laboral que centra mi vida por una cuestión de privilegios heredados, y urge deconstruir mi masculinidad hegemónica para que poco a poco se pueda ir destruyendo el sistema capitalista y heteropatriarcal en el cual me he formado.

Además debo estar fomentando en mis hijos la desigualdad en las oportunidades de desarrollo y en la calidad de vida, para perpetuar la dominación sobre las mujeres.

Para colmo no les he dado la oportunidad de que se identifiquen con las diversas identidades existentes hoy en día: binario, no binario, o agénero. Vamos, que soy de lo peor.

Cuando comencé a salir con una persona del sexo contrario no hice sino una reconstrucción burguesa sobre una base de división de roles, por culpa de unas imágenes idealizadas que han favorecido comportamientos abusivos en la sociedad. Y ya no puedo decir que mi mujer es guapa porque es una forma de violencia hacia ella; ni siquiera puedo decir mi mujer porque implica acciones de sometimiento y sumisión.

Me vuelvo a presentar: Soy la variable A que hace unos años se juntó con B y de esa unión salieron nuevas variables.

En la actualidad estamos a la espera de que estas últimas elijan identidad o se la asignen de oficio. Ya no puedo juntarme con otras parejas por si los progenitores A someten a las progenitoras B propiciando un daño irreparable en los potenciales hijos binarios, no binarios o agéneros. Ni siquiera sé si debo pedir disculpas a alguien.

Menos mal que los profesionales que han diseñado el programa SKOLAE nos han abierto los ojos y han dispuesto un material para que, valiéndose de su libertad, puedan quitar a los padres y madres la suya, y así iluminar a aquellos niños y niñas en peligro de normalidad.

Manuel Quintanilla

Agradecemos a Manuel Quintanilla que nos permite la reproducción de este artículo, “peligro de normalidad” que inicialmente se publicó en el diario de Navarra

 

👉 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción