¿Cómo solicitar la Misa Tridentina?

¿Les gustaría asistir en su parroquia a la Misa Tridentina, la Santa Misa Tradicional y no saben cómo conseguirlo? En este artículo intentaremos explicarles la manera de hacerlo y los bienes espirituales que ello le puede reportar, lean…

Cómo solicitar la Misa Tridentina, un artículo de Sonia Vázquez

*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos.

“Hemos sido enviados a este mundo como hijos de Dios para asistir al Santo Sacrificio de la Misa. Debemos ocupar nuestro puesto a los pies de la Cruz, y como los que junto a ella estuvieron el primer día, habremos de dar cuenta de nuestra fidelidad.”

(El Calvario y la Misa; Monseñor Fulton Sheen)

Continuamente hay una pregunta que se repite entre los Católicos que quieren ir a más en su vida espiritual:

¿qué tenemos que hacer para solicitar la Misa en latín en nuestra parroquia?

¿Creen Vds. que hay que pedir un permiso a alguien para solicitar la Misa Tridentina? De ser así, ¿quién es ese alguien: el Obispo, el párroco, el Papa? Algunos tendrán clara la respuesta, pero mucha gente no sabe ni por donde empezar, lógico y normal, así que voy a intentar ponerles sobre la pista para que se animen a ello y puedan tenerla en su ciudad, ¿Les apetece? Estoy segura que han dicho .

Como solicitar la Misa tridentina-Marchando ReligiónLa Misa Tradicional o Tridentina crece imparablemente, ¿Saben la razón?

El motivo es por una razón, cada vez somos más los fieles que deseamos fervorosamente asistir a ella y nutrirnos de las innumerables Gracias que de ella manan. Sí, todo cambia cuando uno empieza a acudir a la Misa Tradicional, maduramos en nuestra vida, se acaban los infantilismos del tipo, “no siento nada”, “hoy no me gustó la misa” y recibimos un gran regalo, entendemos en el sentido más amplio de la palabra que ahí está el Señor, por ello en la Santa Misa todo el mundo Comulga de rodillas y acude en Gracia de Dios. Todo esto provoca que lo que llamamos vida personal, pase a ser perfecta, hacemos todo mirando al Creador y todo lo recibimos en esa Misa. Nuestros problemas siguen pero salimos fortalecidos y con ganas de entregarnos a los demás, con ganas de que nuestra familia y nosotros vayamos todos juntos al cielo.

Los medios, cuando nos ayudan a nuestra santificación son bienvenidos, ¿qué armas están a nuestro alcance hoy en día?

Estamos en la era de internet y a través de las distintas webs y redes sociales, uno puede conocer este gran tesoro que es la Misa Tradicional, si fuera por los párrocos de las Diócesis seguramente iríamos apañados, nos ocultan esta imparable revolución: “la revolución Tridentina”.

En el siguiente mapa que les traigo de la página Una Voce Sevilla pueden ver como lo que les digo es absolutamente cierto, la Misa Tradicional es imparable a día de hoy, miren y pásmense: http://www.unavocesevilla.com/mapa-el-avance-de-la-misa-tradicional-en-europa/

¿Alguna vez su párroco en Misa les ha hablado de esto? ¿Le han escuchado algo sobre la Misa Tridentina?

Yo sí he escuchado a alguno para decir que “afortunadamente ha desaparecido”…No hay que mirar a estas personas con desprecio, sino con lástima y aplicar la caridad, por desgracia, la ignorancia es el fruto del demoledor concilio vaticano II y es normal que tantos Sacerdotes se hayan contagiado, es lo que han conocido, se han formado en seminarios conciliares.

Sepan que para celebrar la Santa Misa no es necesario ningún permiso, les remito a este interesante artículo de opinión: http://www.encristoymaria.com/misa-tradicional-dime-cuantos-permisos-necesitas-te-dire-quien/ (dime cuantos permisos necesitas y te diré quién eres).

Así está la cosa, se ha corrido un falso rumor con eso de los permisos, lo que se llama una fake news.

Abran los oídos y la vista: no es necesario ningún permiso para Celebrar la Santa Misa, se puede hacer con total normalidad sea novus ordo o Misa Tradicional.

Ahora, queridos míos, aclarado este punto, bajemos a la tierra y sitúense en su parroquia progre y vayan a decirle a su párroco que les emociona el latín y que por favor haga por lo menos una de las tres Misas del Domingo en lo que se llama “rito extraordinario” verán la cara de pavo que le queda a D. Párroco.

Si queremos encabezar una contienda, lo primero: no podemos ser ignorantes. 

Por lo tanto, nadie con dos dedos de frente puede pretender que su párroco se arranque en elogios cuando le soliciten la Misa Tridentina, hay que entender que no saben, no conocen y de ahí su escalofrío cuando escuchan hablar de este tema. Hasta los vicarios de zona que se les supone algo más de formación, tienen la misma idea: cero. La mayoría son los típico peloteros que sólo viven con la preocupación de calentar silla y no perder el trono.

Hay Sacerdotes que están más que dispuestos a formar a otros, si le ven a su párroco cierta sensibilidad, propónganle que aprenda. ¡Oigan, inténtenlo! Personalmente, en los coros que dirijo, a lo largo de estos años, he intentado en la medida de mis posibilidades dar a conocer la belleza de la Misa Tradicional, en ningún caso lo he hecho como una imposición, sino como una hermosa propuesta para saborear un trocito de cielo en la tierra. Háganlo así, con mucho amor, las almas se lo agradecerán.

Dicho esto, queda claro que uno puede solicitar la Santa Misa con total normalidad en su parroquia, el problema es que el párroco atienda esta petición.

Sintetizando, necesitan dos cosas para la celebración de la Santa Misa Tradicional: Un Sacerdote y un lugar donde celebrarla.

Voy a plantearles los casos que se pueden dar y sus posibles soluciones:

Caso 1:

Nos encontramos el escollo “párroco-dice no”, ¿qué hacemos?

Solución 1: Debemos buscar por nuestra cuenta un Sacerdote formado, tengan por seguro que los hay dispuestos a viajar y a Celebrar la Misa (contacten con lugares donde se celebra la Santa Misa y les ayudarán).

Solución 2: Recurrir al Obispo para que busque un Sacerdote formado o que lo formen en la Diócesis para eso se supone que hay formadores y sino tienen candidato que recurran al Vaticano, que tal y como dice el Papa estamos en una Iglesia “en salida”, así que mande salir a uno de Roma inmediatamente para su parroquia. 

Caso 2:

Tenemos Sacerdote pero no tenemos Templo

Solución 1: Pedir a algún Párroco que les “ceda”el Templo.

Solución 2: Celebrar la Misa en privado, pero piensen que de esta manera, además de no dar testimonio público de algo tan Grande, habrá personas que no estén interesadas en acudir, si queremos difusión lo mejor es hacer las cosas públicamente y dando facilidades para que el que lo desee pueda asistir. Otro día hablaremos de la conveniencia de montar un oratorio privado en nuestras casas.

Solución 3: Recurrir al Obispo para que se encargue de buscar un Templo para la Celebración.

Y ya para finalizar queda una pregunta, ¿Es necesario un número de fieles para que el Obispo no ponga inconveniente?

La respuesta es “un número estable de fieles” https://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/motu_proprio/documents/hf_ben-xvi_motu-proprio_20070707_summorum-pontificum.html”, pero si Vds. son un grupo de cinco o seis personas y le ponen trabas cabe la siguiente pregunta a Monseñor: “¿por qué no echa el cierre en tantas parroquias novus ordo en las que apenas acuden ni cinco personas a la Misa?” ah, ja, ja. 

Como han podido ver, nada de permisos, ¿obstáculos? Sí, seguro,  pero también los Apóstoles los tuvieron y los mártires murieron por Cristo.

No se amilanen, no se nos pide tanto, así que si de verdad quieren tenerla, póngase a ello o cojan la maleta y vayan a alguna ciudad próxima donde haya Misa Tradicional, deben hacerlo y les animo a ello.

No queda más que contar, es así de sencillo (o debería ser así de sencillo)o así de complicado, si desean contarnos su experiencia les invito a que nos envíen su testimonio para animar a otras personas a solicitar la Santa Misa Tradicional, pueden hacerlo a través de nuestras cuentas de Facebook y Twitter. Una de las máximas de nuestra página es esta, que se conozca la Misa Tridentina en todo el orbe, ¿nos ayudan en este cometido?

“Por eso no debemos disponer de nuevo de nosotros, sino permanecer en el sacrificio hasta el fin, pidiendo sin cesar que, cuando la administración de nuestra vida haya terminado y echemos una mirada a la vida vivida en intimidad con la cruz, el eco de la Sexta Palabra pueda resonar en nuestros labios: Está consumado.

Y cuando los suaves acentos de este Ite Missa est, hayan traspuesto los corredores del tiempo y atravesado las ocultas murallas de la eternidad, los coros angélicos y el blanco ejército de la Iglesia Triunfante contestarán desde atrás: Deo gratias.”

(El Calvario y la Misa; Monseñor Fulton Sheen)

Esperamos que hayan disfrutado con este artículo en el que les animamos a solicitar la Misa Tridentina en sus Diócesis o ciudades de residencia. Les invitamos a quedarse en nuestra página y a recorrer nuestras distintas secciones: Misa Tradicional, Arte, Historia de la Iglesia, Nuestras firmas…

 

👉 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.

La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Sonia Vázquez

Sonia Vázquez

Soy Católica, agradezco a mis padres su empeño y dedicación en el cuidado de mi alma. Estudié la carrera superior de piano y a la par, la de Informática, en el área de programación. Profesionalmente estuve ligada durante años al sector de las Telecomunicaciones, que me siguen entusiasmando, pero mi pasión es la música a la que, a día de hoy, me dedico profesionalmente y al cien por cien. Trabajo como organista, dirijo varias corales y he impartido conferencias sobre la música Litúrgica. Me he formado en Teología, Música Litúrgica y órgano. Mi meta es Dios, la salvación de mi alma y la de aquellos a los que amo. Estoy felizmente casada, somos una familia en Cristo, en la foto me podéis ver con uno de los miembros de nuestra familia, Pastor. Vivo en Galicia, miña terra nai