Los colores litúrgicos-Me acercaré al Altar de Dios

Significado de los colores litúrgicos en la Santa Misa

LOS COLORES LITÚRGICOS

La Iglesia nuestra Madre quiere que por medio de todos los sentidos cada una de las personas se acerque a Dios. No es la oración cristiana el tipo de oración que busca un vaciado psicológico sino todo contrario: llenarse de Dios. De ahí que como seres humanos que somos oramos con nuestros sentidos; no los anulamos sino que los ponemos al servicio de la oración.

Los rendimos ante el Señor de los señores, cierto, pero ellos nos sirven para acercarnos al Señor puesto que la persona humana tiene esa doble dimensión corporal y espiritual.

Frente a la herejes jansenistas (que promovían una liturgia completamente espiritualizada) en la que por medio de formas muy simples, prohibiendo el uso de puntillas en las albas o sobrepellices que tenían que ser completamente lisos, evitando casullas con colores vivos o ricos brocados, la Iglesia promovió siempre aquello que moviese a la piedad sincera de los fieles.

A aquellos que acusan a los católicos de un culto demasiado externo hay que responderles con las mismas palabras de nuestro Señor que dice:

“Que conozcan vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5, 13-16)

Hoy en la liturgia se busca excesivamente la emotividad cuando la Iglesia lo que siempre ha querido mover ha sido a la piedad de los fieles y los sacerdotes, que por otro lado es un don del Espíritu Santo.

Cuando uno admira las fotografías de los altares de una parroquia a comienzos o mediados del s. XX se asombra de ver un altar cuidado, adornado con flores, (a veces nos puede parecer un poco naif) pero que expresan perfectamente la piedad y ésta es la que nos ayudará a cumplir con el principal de los mandamientos: a amar más a Dios y al prójimo; y el amor, ya se sabe, se expresa en los pequeños detalles.

Estas imágenes contrastan fuertemente con los altares vacíos y minimalistas que lamentablemente (al menos a mi juicio) se han extendido en la actualidad como una moda. No obstante esto puede ser objeto de otro artículo.

Me acercaré al Altar de Dios

 

Hoy quiero explicar los colores y los días que se usan en la liturgia tradicional ya que, como podrá observarse, hay algunos cambios en la nueva forma del rito romano.

Los colores que se usan en las vestiduras son blanco, colorado, verde, morado y negro

Esto es así para la diversidad de los tiempos y distinción de los misterios y festividades. En el blanco se simboliza la limpieza y la pureza de vida. En el colorado se simboliza la caridad, que es la mayor de las demás virtudes. El verde simboliza la esperanza de los bienes celestiales. El morado simboliza la tribulación y la aflicción; el negro simboliza el llanto, tristeza y mortificación de la carne.

El blanco se usa:

  1. Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y octava de Reyes. Desde las vísperas del nacimiento del Señor hasta pasada la octava de la Epifanía inclusive (sacadas las fiestas de los mártires que se rezan en este tiempo), se usa el blanco porque el que nace es el más puro y el más blanco, el resplandor de la gloria y la figura de la sustancia del Padre Eterno. En la blancura se manifiesta la Divinidad como se lo mostró el Señor al Profeta Daniel: “Un anciano se sentó. Su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima…” (Daniel 7, 9)
  2. Jueves Santo. Porque en ese día instituyó el Señor el Santísimo Sacramento del Altar.
  3. Corpus Christi. Desde vísperas del Corpus Christi y toda su octava.
  4. Sábado Santo. Hasta el sábado de Pentecostés exclusive. Porque los que se bautizaban en este día andaban con vestiduras blancas hasta el siguiente sábado in albis (de ahí su nombre porque ese día ya dejaban de ir vestidos de blanco). Estas vestiduras blancas simbolizan la inocencia de los niños, cuyo alimento es la leche; y por esta razón la Iglesia al día siguiente, que es la dominica de Quasimodo, pide por ellos empezando la Misa: Quasimodo geniti infantes rationabiles, sine dolo lac concupiscite…(Cual niños recién nacidos, ansiad la leche espiritual no adulterada…)
  5. Resurrección del Señor y toda su octava.

  6. El día de la Ascensión del señor y toda su octava. El color blanco simboliza la nube resplandeciente en la que Su Majestad subió a los cielos y a aquellos dos ángeles vestidos con vestiduras blancas (Hechos de los Apóstoles, 2)
  7. Transfiguración del Señor.
  8. Santísima Trinidad
  9. Nuestra Señora
  10. Ángeles
  11. Todos los Santos
  12. Confesores
  13. Vírgenes
  14. San Juan Bautista
  15. San Juan Evangelista
  16. San Pedro en la fiesta de su Cátedra y en la Conversión de San Pablo y en todas las fiestas de los Santos y mártires que sucedieron antes de sus martirios. En la fiesta de San Pedro Ad Vincula.
  17. Finalmente en todas las octavas y en los domingos dentro de esas octavas cuando el oficio es de la octava.

El colorado

  1. En la Pascua del Espíritu Santo. Desde la Vigilia de Pentecostés (concluída la bendición de la pila, desde el introito de la Misa hasta el sábado siguiente inclusive).
  2. En la Santa Cruz
  3. San Juan. En la fiesta del San Juan Evangelista Ante Portam Latinam porque aunque no murió mártir se expuso a morir de no haberlo liberado el Cielo.
  4. En las festividades de los Apóstoles, Evangelistas, mártires, Santos Inocentes (cayendo en domingo) en sus procesiones y Misas votivas.

El verde

El color verde significa la contemplación de los bienes eternos y la esperanza de alcanzarlos.

  1. Se usa desde la la Octava de la Epifanía hasta la Septuagésima porque en todo este tiempo en los divinos oficios hace demostración de que se manifiesta el Hijo de Dios vestido de nuestro frágil barro y mortal carne.
  2. En los domingos después de Epifanía (se interrumpen con la Septuagésima –siete semanas antes de la Pasión, Muerte y Resurreción del Señor).
  3. En los domingos después de Pentecostés (que llegan hasta el Adviento). En la primera dominica después de Pentecostés la Iglesia dispuso el siguiente Introitus Domine in tua misericordia sperávi (Señor he eserado en tu misericordia). La oración colecta comienza: Deus, in te sperántium fortitúdo (Oh Dios, fortaleza d elos que en Ti esperan) y en la Epístola del día leemos: En esto se mostró la caridad de Dios con nosotros , en que el Padre envió al mundo a su Hijo Unigénito”. El color verde nos recuerda la esperanza y caridad que debemos tener y esperar.

El morado

El color morado simboliza la aflicción y la penitencia y lo usa nuestra Madre la Iglesia en los tiempos siguientes:

  1. Adviento: Desde la primera dominica de Adviento hasta la Misa de la Vigilia del Nacimiento de Cristo. Este tiempo tiene una parte de alegría y una parte de tristeza, como consta en la primera dominica de Adviento, que nos recuerda la doble venida de Cristo: una para reparar al hombre y otra para juzgarlo y para significar todo lo dicho usa la Iglesia en todo el Adviento el color morado.
  1. Los domingos de la Septuagésima, Sexagésima, Quinquagésima (sólo los domingos) y a partir del miércoles de ceniza y su domingo siguiente la Cuadragésima (Cuaresma) todos los días hasta la Vigilia Pascual inclusive usa nuestra Madre la Iglesia el color morado o violáceo porque este tiempo es de tribulación y aflicción.
  1. Témporas: En la Vigilia de Pentecostés, antes de la Misa, en las cuatro Témporas,en las vigilias que son de ayuno y abstinencia, en las misas de letanías y rogativas (exceptuando la Vigilia y las cuatro témporas de Pentecostés) usa nuestra Madre la Iglesia el color morado porque son días de ayuno, penitencia y abstinencia y quiere que crucifiquemos nuestra carne y que nos conformemos con Cristo Señor nuestro.

  1. Santos Inocentes: En esta fiesta (excepto si cae en domingo) usa nuestra Madre la Iglesia el color morado porque significa el llanto y tristeza de Belén, simbolizada en Raquel, por la muerte de tantos inocentes mártires. Este es el motivo por el que no se dice en la Misa Gloria ni Alleluia ni Ite, Missa est. Si esta festividad cae en domingo se dice todo en la Misa; entonces nuestra Madre la Iglesia usa del color rojo, porque es fiesta de mártires.
  1. Candelaria y Ramos: En las bendiciones y procesiones de las Candelas y Ramos; en las Candelas se usa en la bendición y procesión (no en la Misa) porque el color morado nos recuerda el deseo grande , como el que tenía el Santo Simeón, de ver al Hijo de Dios hecho carne para la redención de los hombres; porque nos recuerda la procesión que hicieron Simeón y Ana saliendo al encuentro de la Santísima Virgen cuando ésta venía a presentar a su preciosísimo Hijo al templo; y porque esta procesión y fiesta representa al Antiguo Testamento.

En la reforma litúrgica de la Semana Santa en tiempos de Pío XII se cambió el color morado de la capa pluvial durante la procesión de los Ramos y su bendición por el colorado; no así en la Misa que continuó el morado.

  1. En todas las procesiones generales (Excepto en la del Santísimo Sacramento y las solemnes: de la Virgen Santísima o de un Santo o Santa patrón) sean letanías o por necesidades.
  1. En las misas votivas de la Pasión del Señor, por los pecados, para evitar el cisma, en tiempo de guerra, por la paz, para evitar la mortalidad o la peste, por los caminantes, por los enfermos,en todos los exorcismos, en el bautismo hasta que se dice las tres veces Credo (puesto que son los ritos que antiguamente se hacían durante la cuaresma) y en la Extremaunción.

El negro:

Simboliza la mortificación de la carne y sólo se usa

  1. El Viernes Santo (porque en este día a la hora de nona murió el Señor). En este día la Iglesia hace las exequias funerales del Señor con tristeza, ayuno y abstinencia porque en este día, muerto Cristo Señor nuestro sólo se oyó la voz del centurión y la Iglesia ni celebra el santo sacrificio de la Misa ni otro oficio con solemnidad. En algunas Iglesias existe un palio morado que se usa en el traslado del Santísimo desde el Monumento hasta el altar; donde no lo hay se usa el palio blanco, ya que al Santísimo Sacramento nunca le rige el color negro y éste es sustituido por el morado como el caso que acabo de exponer o el velo que cubre el Sagrario que nunca es negro sino que cuando los ornamentos son negros ese velo es morado).
  2. También se usa este color en todas las misas y oficio de difuntos y en los entierros.

El azul o celeste:

Es un privilegio de España y de sus antiguas provincias de ultramar para el día de la Inmaculada y su Octava.

El rosáceo:

Se puede sustituir la tercera dominica de adviento y la cuarta de cuaresma el morado por un color rosáceo que nos recuerda la cercanía tanto de la Navidad como de la Resurreción respectivamente en los Domingos Gaudete (III Adviernto) y Laetare (IV Cuaresma) llamados así por la primera palabra de sendos introitos.

Padre Juan Luis García

¿Les ha gustado este artículo sobre el “significado de los colores litúrgicos” ¿Quieren leer el artículo anterior de “Me acercaré al Altar de Dios”?, puede hacerlo en el siguiente enlace: Me acercaré al Altar de Dios

Les invitamos a quedarse en nuestra página y recorrer nuestras distintas secciones: arte, espiritualidad, cine…

 

👉 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

 

¿Quiere ver algún documental sobre la Santa Misa Tradicional? Puede hacerlo en nuestra página o en el canal de Agnus Dei Prod: Mysterium Fidei: La Misa Tradicional

Padre Juan Luis Garcia

Padre Juan Luis Garcia

Datos biográficos: Juan Luis García Rodríguez n. Guadix (Granada) 1976. Sacerdote desde 2003. Ha ejercido su ministerio como sacerdote en Galera, Huéscar y Puebla de Don Fadrique (Diócesis de Guadix) y profesor de religión en el IES La Sagra de Huéscar durante ocho cursos. Actualmente es Capellán Castrense.