Angel de luz

Nota de Marchando Religión: Agradecemos a Pedro Luis Llera el permitirnos compartir este artículo en nuestra página. Gracias Pedro Luis por tu amistad y por mostrar la luz en medio de esta tiniebla que nos asola.

Ángel de luz un artículo de Pedro Luis Llera

Debemos predicar la santa doctrina

Introducción

Hace unos días, monseñor Georg Gänswein afirmaba que “la crisis de la iglesia es, sobre todo una crisis del clero. Ha llegado la hora de los laicos firmes y decididos sobre todo en los nuevos medios de comunicación católicos independientes”. Por eso es una excelente noticia que haya nacido Marchando Religión , un portal católico que pretende “contribuir a la defensa y extensión de la fe católica tradicional en los momentos difíciles que nos toca vivir.

El mundo de los medios de información católicos se mueve entre los “oficialistas”, que responden a la voz de su amo y siempre corren raudos y veloces a defender la versión de los hechos que les ordena quienes les dan de comer (los poderosos, los que mandan); los medios abiertamente heréticos, que defienden toda heterodoxia sin vergüenza alguna y que cuentan con la complacencia del mundo y de buena parte de la jerarquía; los medios ultratradicionalistas, que postulan posiciones cismáticas o sedevacantistas; y los medios críticos, que defienden, con mayor o menor coraje, la verdad, aunque esta verdad incomode a los que mandan o suponga afrontar el riesgo de denunciar a quienes desprecian la doctrina, pisotean la liturgia o abusan de los débiles, incumpliendo los principios morales más elementales.

La Verdad es Dios. Dios es la Verdad. Y los medios de comunicación católicos deben defender la Verdad y predicar la santa doctrina a tiempo y a destiempo. Aunque ello acarree la cruz.

Pero para ello, es necesario saber discernir lo que es verdad de lo que es mentira, lo que es bueno de lo que es malo, lo que conduce al cielo de lo que conduce al infierno. “Nuestro negocio es ganar el cielo. Lo demás es una gran pérdida de tiempo”. Esta frase se le atribuye a San Vicente Paul. Y debería ser nuestra premisa.

¿De qué vale que el mundo y los poderosos te aplaudan, si te condenas? ¿Por qué callan tantos ante las herejías que proliferan hoy en día, si dentro de nada se van a tener que afrontar el único juicio que cuenta: el de Dios, Nuestro Señor? ¿No tienen fe? ¿Carecen de temor de Dios? ¿No se dan cuenta de que la vida en este mundo pasa como un sueño y cuando nos demos cuenta estaremos rindiendo cuentas ante Cristo, Nuestro Señor? ¿De qué valen el dinero, los honores, los puestos importantes, los cargos, los premios? ¿No son pura vanidad de vanidades? Arrostremos con valor el camino de la cruz y defendamos la Verdad, que es Cristo. Corramos prestos a defender la santa doctrina de la Iglesia, sin miedos, sin falsos respetos humanos. ¿Que nos crucifican? También al Señor lo crucificaron.

Nuestra recompensa será la vida eterna que el Señor promete a quienes lo siguen con fidelidad y cumplen sus mandamientos.

San Ignacio de Loyola nos enseña en las anotaciones a sus Ejercicios Espirituales a discernir correctamente: a saber distinguir las inspiraciones del Espíritu Santo y las del Demonio.

En la Contemplación de las Dos Banderas, los Ejercicios nos presentan dos ejércitos: el de Cristo y el de Satanás. Y cada uno, ofrece a sus soldados un discurso:

Considerar el sermón que les hace (el Deminio), y cómo los amonesta para echar redes y cadenas; que primero hayan de tentar de codicia de riquezas, como suele, ut in pluribus, para que más fácilmente vengan a vano honor del mundo, y después a crecida soberbia; de manera que el primer escalón sea de riquezas, el segundo de honor, el tercero de soberbia, y de estos tres escalones induce a todos los otros vicios.

Considerar el sermón que Cristo nuestro Señor hace a todos sus siervos y amigos, que a tal jornada envía, encomendándoles que a todos quieran ayudar en traerlos, primero a suma pobreza espiritual, y si su divina majestad fuere servida y los quisiere elegir, no menos a la pobreza actual; 2o, a deseo de oprobrios y menosprecios, porque de estas dos cosas se sigue la humildad; de manera que sean tres escalones: el primero, pobreza contra riqueza; el segundo, oprobrio o menosprecio contra el honor mundano; el tercero, humildad contra la soberbia; y de estos tres escalones induzcan a todas las otras virtudes.

Cada uno de nosotros tiene que elegir a qué capitán seguir: a Satanás o a Cristo.

Atribuyen a San Vicente de Paul esta frase: Nuestro negocio es ganar el cielo. Todo lo demás es una gran pérdida de tiempo. Todo es bueno en tanto en cuanto contribuya a nuestra salvación; y todo es malo, si contribuye a nuestra condenación. Porque nosotros vivimos con la mirada puesta en la vida eterna: en el Cielo; y no en la búsqueda del bienestar, el placer o los honores de este mundo, que es pasajero.

Las reglas de discernimiento de espíritus de San Ignacio distinguen entre las tentaciones del Maligno de la primera semana de Ejercicios de las de la segunda semana. En la primera semana, las almas que son poco devotas y principiantes en la vida espiritual son tentadas de manera burda y grosera. El Mal Espíritu tienta a las almas con la tristeza y el desánimo, metiéndoles temor, vergüenza o deseos groseros. De esa manera, el Demonio pretende desanimar al principiante para que no siga adelante, para que no se convierta, para que tire la toalla antes de empezar.

En cambio, las tentaciones del Mal Espíritu de la segunda semana son más sibilinas: razones aparentes, sutilezas y asiduas falacias. El Maligno se disfraza como Ángel de Luz (Lucifer).

Propio es del ángel malo, que toma la apariencia de ángel de luz, entrar con la ánima devota, y salir consigo; es a saber, traer pensamientos buenos y santos conforme a la tal ánima justa, y después, poco a poco, procura de salirse, trayendo a la ánima a sus engaños cubiertos y perversas intenciones (EE 332).

La persona que purificó su corazón en la primera semana pide insistentemente conocer, amar y seguir a Nuestro Señor Jesucristo. Sería inútil para el Diablo tentar a esa persona de manera tosca y grosera. Los engaños de esta segunda semana se disfrazan bajo la apariencia de virtud, de bien, para luego conducir a su alma a la perversión y al pecado. Es la “cola serpentina” que no ataca de frente, sino que te envuelve con sus anillos como una boa y te va asfixiando poco a poco para terminar devorándote. Es el mal con apariencia de bien, que es el más peligroso.

Pongamos un ejemplo: la película Silencio de Scorsese. En esa película, el protagonista sufre esas tentaciones sibilinas: “Si pisas el crucifijo, salvarás tu vida y la vida de muchos cristianos perseguidos que morirán si no lo haces”. Salvar vidas es un bien. Evitar el sufrimiento del prójimo es un bien. Preservar tu propia vida es un bien. El problema es que la apostasía es un pecado mortal que te condena al infierno. Y el protagonista cae en la apostasía. El peligro de esa película es que se justifica la apostasía. ¿Por qué fue recibido Scorsese en el Vaticano por el Papa? ¿Por qué los jesuitas asesoraron a Scorsese en esa película?

Recojo de Rome Reports, en la Página de Primeros Cristianos

Antes de su preestreno en Roma, Martin Scorsese tuvo la oportunidad de hablar de su película con el jesuita más famoso del mundo en la actualidad: el Papa Francisco.

 James Martin, uno de los jesuitas más prestigiosos de Estados Unidos, autor de varios best sellers, asesoró a los actores de la película para ayudarles a entender el carisma de la Compañía de Jesús.

P. JAMES MARTIN, America Magazine

“Me pidieron que revisara el guión para decirles cómo se comportaría un jesuita ante determinadas situaciones. Ayudé a los actores, especialmente a Andrew Garfield, que interpretó el papel principal. Le expliqué los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Nos tomó seis meses y cuando acabamos estaba muy bien preparado”.

James Martin estuvo presente en el estreno que se hizo de la película en el Vaticano y reconoció estar satisfecho con el resultado.

P. JAMES MARTIN, America Magazine

“Es una obra maestra. No me avergüenza decir que he llorado cada vez que la he visto. Muestra a la perfección las complejidades de la fe y el viaje espiritual de los hombres. Creo que conectará con la gente, creyentes y no creyentes”.

¿Saben ustedes quién es James Martin, sj? Pues es el máximo exponente y portavoz del lobby gay de la Iglesia. Se ha convertido en el abanderado de la “normalización” de la homosexualidad dentro de la Iglesia Católica, uno de los promotores de que se bendigan las uniones homosexuales dentro de la Iglesia: es el portavoz de la mafia lavanda. Alguien que ha llegado a predicar que los homosexuales no tienen por qué guardar castidad.

Pero esta película no solo tuvo el asesoramiento de James Martin. Otro destacado jesuita, Antonio Spadaro, director de la Civittà Cattolica y asesor del Vaticano, también realizó una magnífica entrevista a Scorsese en la revista que dirige. Sobran comentarios. Si quieren más información, les recomiendo leer la información que al respecto ofrece Religión Confidencial.

Pues bien, el supuesto “silencio” de Dios ante el martirio de los cristianos japoneses se rompe al final de la película con lo que San Ignacio llamaría una “moción” que recibe el P. Rodrigues, justo en el momento álgido de tener que optar entre el martirio y la apostasía. En esa “moción”, el jesuita siente que el Señor le dice lo siguiente (y se oye una voz en off que supuestamente es la de Nuestro Señor):

“Adelante. ¡Vamos! No pasa nada. Písame. Entiendo tu dolor. Yo nací en este mundo para compartir el dolor de los hombres. Cargué con esta cruz por tu dolor. Tu vida ya está conmigo. ¡Pisa!”

Y el P. Rodrigues pisa y apostata. ¿Es el Buen Espíritu quien le habla al jesuita o el Mal Espíritu? ¿Puede Cristo pedir a un jesuita que apostate, que pise su cruz? El fin es bueno: salvar la vida y salvar la vida de otros muchos cristianos perseguidos. El precio es la apostasía: renunciar a Cristo, dejar de predicar la verdad. ¿El fin justifica los medios? ¿Puede Dios justificar el pecado tremendo de la apostasía? ¡Por supuesto que no! Justificar ese pecado sería despreciar la sangre de tantos mártires como han derramado su sangre con tal de no traicionar a Cristo? ¡El cielo es lo primero! ¿De qué nos sirve salvar el cuerpo, si nos condenamos al fuego eterno?

El Ángel de Luz propone algo virtuosos (salvar vidas) y se sale con la suya: la condenación eterna de sus almas. Sin embargo, ese engaño del Demonio parece venir aplaudido, jaleado y avalado por los asesores de la película. Magnífico mensaje: “se puede traicionar a Dios con tal de congraciarse con el mundo. De ese modo el mundo te deja vivir en paz, te tolera e incluso te aplaude y te recompensa”. Aunque, obviamente, te condenas, porque, como señala el P. Iraburula apostasía es el más grave de todos los pecados.

Dice Santo Tomás de Aquino:

«La infidelidad como pecado nace de la soberbia, por la que el hombre no somete su entendimiento a las reglas de la fe y a las enseñanzas de los Padres» (STh II-II,10, 1 ad3m). «Todo pecado consiste en la aversión a Dios. Y tanto mayor será un pecado cuanto más separa al hombre de Dios. Ahora bien, la infidelidad es lo que más aleja de Dios… Por tanto, consta claramente que el pecado de infidelidad es el mayor de cuantos pervierten la vida moral» (ib. 10,3). Y la apostasía es la forma extrema y absoluta de la infidelidad (ib. 12, 1 ad3m).

Este mismo procedimiento se puede aplicar a muchas otras realidades de hoy en día. ¿Qué le gusta al mundo: que los divorciados vueltos a casar por lo civil puedan comulgar o que la Iglesia mantenga su doctrina – la Doctrina de Cristo – que deja claro que quien repudia a su mujer y se casa con otra comete adulterio? 

El Ángel de Luz nos consuela haciéndonos ver lo bueno que es que seamos misericordiosos y compasivos con quienes viven en pecado. “Si comulgar es un consuelo para los moribundos que reciben el viático, ¿cómo no va a ser bueno que comulguen los divorciados vueltos a casar, que han sufrido y sufren tanto? Se puede vivir en pecado mortal y permanecer en estado de gracia. La conciencia deber prevalecer sobre los mandamientos y las normas. La misericordia y el amor deben primar sobre cualquier norma. Y si un pobre pecador quiere comulgar, ¿por qué negarle ese consuelo?”. Así razona el Ángel de Luz, la Cola Serpentina.

Pero nosotros sabemos que comulgar en pecado mortal no solo no ayuda en nada al pecador, sino que esa comunión sacrílega contribuye a la condenación del quien comulga. Lo deja claro San Pablo:

«De modo que quien coma del pan y beba del cáliz del Señor indignamente, es reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Así, pues que cada cual se examine, y que entonces coma así del pan y beba del cáliz. Porque quien come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su condenación» (1 Cor. 11,27-29).

Y el Catecismo de la Iglesia:

«Quien tiene conciencia de estar en pecado grave, debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar» (Catecismo de la Iglesia Católica nº 1385).

Y aclaremos que para confesarse válidamente hace falta propósito de la enmienda: cambiar de vida. No se puede uno confesar con la idea de seguir pecando en cuanto salga de la Iglesia… No caben trampas ni atajos. A Dios nadie lo puede engañar.

Pero quienes defienden la verdadera doctrina de la Iglesia somos tachados de hipócritas rigoristas, sin misericordia ni caridad: ¿Qué mayor caridad hay que defender la Verdad y procurar que las almas se salven y no vayan al Infierno?Otra cosa es que la Verdad resulte incómoda al mundo, que prefiere la mentira del Ángel de Luz.

¿Qué resulta más simpático para el mundo: que se mantenga la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad o que se “normalicen” las relaciones homosexuales dentro de la Iglesia y se bendigan sus uniones en la Iglesia? El mundo quiere que la Iglesia cambie su doctrina sobre la homosexualidad, que se acepten los matrimonios homosexuales y que puedan casarse por la Iglesia. 

El mundo quiere que la Iglesia deje de considerar las prácticas homosexuales como pecados que claman al cielo. Y dice la Cola Serpentina: “Lo importante es el amor. Si se quieren y no hacen daño a nadie, ¿por qué va a estar mal?” Pero Dios es el mismo ayer, hoy y siempre: Dios condenó los pecados de Sodoma y Gomorra. Dios prohíbe las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Y considera que un matrimonio solo puede darse entre un hombre y una mujer, abiertos a la vida. Esa es la Doctrina de la Iglesia. ¿Es el P. James Martin más misericordioso que Dios mismo? ¿Le van a enmendar la plana a nuestro Creador y Señor?

Volvemos al Catecismo:

1857 Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: “Es pecado mortal lo que tiene como objeto una materia grave y que, además, es cometido con pleno conocimiento y deliberado consentimiento” (RP 17).

1858 La materia grave es precisada por los Diez mandamientos según la respuesta de Jesús al joven rico: “No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes testimonio falso, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre”(Mc 10, 19). La gravedad de los pecados es mayor o menor: un asesinato es más grave que un robo. La cualidad de las personas lesionadas cuenta también: la violencia ejercida contra los padres es más grave que la ejercida contra un extraño.

1859. El pecado mortal requiere plena conciencia y entero consentimiento. Presupone el conocimiento del carácter pecaminoso del acto, de su oposición a la Ley de Dios. Implica también un consentimiento suficientemente deliberado para ser una elección personal. La ignorancia afectada y el endurecimiento del corazón (cf Mc 3, 5-6; Lc 16, 19-31) no disminuyen, sino aumentan, el carácter voluntario del pecado.

1867 La tradición catequética recuerda también que existen “pecados que claman al cielo”. Claman al cielo: la sangre de Abel (cf Gn 4, 10); el pecado de los sodomitas (cf Gn 18, 20; 19, 13); el clamor del pueblo oprimido en Egipto (cf Ex 3, 7-10); el lamento del extranjero, de la viuda y el huérfano (cf Ex 22, 20-22); la injusticia para con el asalariado (cf Dt 24, 14-15; Jc 5, 4).

¿Qué tiene de malo el aborto? ¿Por qué va a ser pecado que una mujer decida abortar a su hijo, si no lo desea o si viene con una malformación o si es fruto de una violación? ¿Acaso si fuera tu hija la violada no le aconsejarías abortar? ¿No es un derecho de la mujer? ¿No puede hacer una mujer lo que quiera con su cuerpo?” Así razona Lucifer.

Pero Dios nos dice: “No matarás”.

 “¿Qué tiene de malo que los luteranos comulguen (o los budistas o los ateos o los hinduistas)? ¿No son todas las religiones igual de buenas? ¿A quién le hace daño que comulguen? La Iglesia tiene que adaptarse a los nuevos tiempos. La liturgia de la misa hay que modernizarla para que los jóvenes no se aburran… Dejémonos de transubstanciaciones antiguas… Dejemos de creer que para salvarse hay que creer en Jesucristo y bautizarse y que no hay salvación fuera de la Iglesia. Eso es muy antiguo. El sexo es bueno y vale todo con tal de que te lo pases bien y seas feliz.” 

Así razona el Ángel de Luz. “Si te haces aceptar por el mundo, podrás evangelizar mejor. Si no renunciáis a la Doctrina de siempre, el mundo os odiará y os perseguirá. Hay que renunciar a la Verdad y congraciarse con el mundo. Lo único que tenéis que hacer es traicionar a Cristo: pisa un poco el crucifijo. No cumplas los Mandamientos. Los Mandamientos son cosa de antes y hoy ya no valen.”

Pero el Señor nos dice: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama” (Jn. 14).

Cristo no vino a derogar los Mandamientos, sino a llevarlos a su máxima expresión. Cuando se el joven rico le pregunta qué tiene que hacer para salvarse, el Señor le responde con claridad: cumple los Mandamientos.

Cuando Jesús salía para irse, vino un hombre corriendo, y arrodillándose delante de Él, le preguntó: 

“Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” 

Jesús le respondió: “¿Por qué Me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios. Tú sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no hurtes, no des falso testimonio, no defraudes, honra a tu padre y a tu madre.” Marcos 10

El Señor no solo predica los Mandamientos, sino que incluso los hace más exigentes; no ha bajado el listón, sino que lo ha elevado:

“Habéis oído que se dijo: “NO COMETERAS ADULTERIO.” Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón.” Marcos 5, 27.

No nos dejemos engañar por la Cola Serpentina. No todo lo que parece bueno lo es. A veces, lo que aparentemente es bueno puede resultar mortal. El Diablo envuelve su veneno y su mierda en papel de celofán y, bajo apariencia de virtud, nos lleva a pecar y al Infierno. Lo repito: no hay mejor negocio que el CieloTodo será bueno si nos conduce a la salvación. Todo es malo si contribuye a nuestra condenación. Y el camino del cielo no es el del aplauso, el de los honores y el de la comodidad; sino el de la pobreza, los oprobios y la humilde aceptación de la voluntad de Dios. 

El camino del Cielo es el del Calvario y la Cruz. El camino del Señor es la senda estrecha. El camino de la perdición es la puerta ancha. 

Ese es el discurso del Señor en la meditación de las Dos Banderas. Si el mundo te aplaude, malo. Si pretendes seguir al Señor y no sufres persecución, insultos, ataques personales e incomprensión por parte del mundo, mal vamos.

No busquemos que el mundo nos ame como si fuéramos suyos. No busquemos el aplauso, el quedar bien, la comodidad…; no seamos soberbios, creyéndonos más compasivos y misericordiosos que el propio Dios. Ese es el camino de Satanás.

“Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia. Acordaos de la palabra que yo os dije: Un siervo no es mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros”. Juan 15, 18-20.

Si el discurso aparentemente virtuoso y bueno acaba llevándonos a incumplir los Mandamientos y a pecar mortalmente, no se dejen engañar: no es cosa de Dios, sino del Ángel de Luz, de la Cola Serpentina, de Satanás. Es el Mal Espíritu: no el Espíritu Santo. 

Dios no nos pide nada que sea imposible de cumplir. Nosotros contamos con la ayuda del Espíritu Santo, con el auxilio de su Gracia. Nada podemos por nuestras propias fuerzas, pero todo lo podemos en Aquel que nos conforta. El Espíritu Santo nos da la fuerza que necesitamos para cumplir los Mandamientos y no pecar. El Maligno nada puede contra Dios. El Ángel de Luz se disipa ante la Luz verdadera, que es Cristo. Que la Virgen María nos defienda del Enemigo y nos ampare ahora y en la hora de nuestra muerte.

Pedro Luis Llera

Esto es lo que debemos hacer, predicar la santa doctrina, pueden leer también Ángel de luz  en el  blog de Pedro Luis:  Santiago de Gobiendes

¿Quieren leer más artículos de nuestras firmas? Pueden hacerlo en la sección Nuestras firmas

👉 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchando Religion

Marchando Religion

Marchando Religion. Redacción