domingo XXII pentecostes

Evangelio de San Mateo, XXII, 15

Entonces los fariseos se fueron y deliberaron cómo le sorprenderían en alguna palabra. Le enviaron, pues, sus discípulos con los herodianos, a decirle: “Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con verdad, sin miedo a nadie, porque no miras a la persona de los hombres. Dinos, pues, lo que piensas: ¿es lícito pagar tributo al César o no?” Mas Jesús, conociendo su malicia, repuso: “Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Mostradme la moneda del tributo”. Y le presentaron un denario. Preguntóles: “¿De quien es esta figura y la leyenda?” Le respondieron: “del César”. Entonces les dijo: “Dad, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios

Domingo XXII  Pentecostes, Meditación del Evangelio

San Hilario, Padre de la Iglesia, comienza hoy comentando el por qué de la malicia de la autoridad religiosa de los fariseos para venir a tentar a Jesucristo : “Ya que no podían acusarle de vicios o pecados, le tienden trampas con preguntas maliciosas. La concepción que estos fariseos tenían de la religión, se debía a que ellos someten la esperanza del cielo a sus vicios mundanos y a su demagogia humana”.

Y con los mismos criterios necesitaban acusarle de algo mucho más grave. Ya que no podían acusarle de herejía o de pecado, había que acusarle de “transgresión política“, de rebelión contra el César.

Leonardo Castellani, un verdadero teólogo tradicional, definía así al fariseísmo: 

El fariseísmo es la corrupción de la religión y por lo mismo es de los peores pecados que pueden existir.

Cuando la religión se utiliza para obtener poder, para enriquecerse, para dominar y aplastar a los opositores, para calumniar y difamar; entonces es ‘lo mejor que se convierte en lo peor’.

Si lo observamos desde el punto de vista teológico, Santo Tomás de Aquino nos enseña que el término RELIGIÓN proviene del verbo latino RELIGARE, que se traduce como VOLVER A UNIR. Si Dios nos ha provisto de una religión – no de varias – que contiene varias leyes y normas de comportamiento para facilitarnos el volver a Él; es precisamente el hecho de utilizar la religión para apartarnos de Dios, lo que hace que el fariseísmo sea un pecado que ¡clama al cielo!”.

De aquí surge la ironía, los fariseos que hoy le están teniendo una trampa a Jesucristo, son personas supuestamente ‘muy religiosas’, muy legalistas, muy obedientes a su autoridad y estrictas en las leyes.

En otro pasaje del Evangelio se les llega a reprochar esa falsa obediencia que toca el mismo tema : “¿Por qué vosotros por obedecer a vuestras costumbres, desobedeceis al Dios ?” Jesucristo les está con ello demostrando que la autoridad es también susceptible de corromperse y de crear costumbres que faltan gravemente a la caridad, a la justicia y a la verdad.

La gran advertencia que hoy nos hace el Evangelio, es que tengamos cuidado, ya que también nosotros podríamos caer en una práctica farisaica de la religión. ¿ Y como podemos estar seguros de que nuestra práctica religiosa es sincera y agradable a Dios ?

La regla más infalible que existe para ello está también escrita en los libros sagrados: “Por sus frutos los conoceréis.” Por mis frutos podré saber si voy por camino de salvación o no.

Dices ser religioso ¿y no sabes lo que es la caridad?: te engañas a ti mismo. Presumes de mucha legalidad ¿y no sabes lo que es la misericordia?: de nada te sirve tu fe. Alardeas de ser muy obediente y complaciente de la autoridad ¿y al mismo tiempo eres cruel y despiadado con tus iguales o inferiores?: eso es falsa obediencia ya que el mismo Dios que nos pide obediencia, nos pide ante todo obediencia a su caridad y compasión con el prójimo.

“Esos fariseos eran muy rápidos y precipitados para tenderle trampas de odio al Redentor, pero muy perezosos y fríos para acercarse a buscar su amor.”
San Jerónimo+

Con el objeto de fundar una nueva religión universal, Satanás ha logrado utilizar un arma que nunca nadie había imaginado: DESOBEDECER A DIOS EN NOMBRE DE LA “OBEDIENCIA”, ese ha sido el golpe maestro de Satanás.

Cuando los fariseos le recriminaban a Jesucristo para justificarse, “Nosotros somos obedientes a nuestras costumbres y autoridades religiosas.”

Jesucristo les respondió: “¡¿Y por qué vosotros desobedecéis a Dios por obedecer a vuestras costumbres?!

Por mucho que presumas de ser obediente y estricto guardián de la ‘legalidad’, si no tienes caridad, de nada te sirve:

Quien dice que ama a Dios al cual no ve; y no ama a su hermano al que sí ve: es un mentiroso.
San Juan Evangelista

P. Ricardo Ruiz V.

 

¿Les ha gustado la meditación del domingo XXII pentecostes del Padre Ricardo? Pueden leer más en nuestra página, aquí:  Meditaciones al Evangelio del Padre Ricardo Ruiz

¿Quiere formarse en el Catecismo? Puede hacerlo aquí:Conoce tu Fe


*Se prohíbe la reproducción de todo contenido de esta revista, salvo que se cite la fuente de procedencia y se nos enlace.

 NO SE MARCHE SIN RECORRER NUESTRA WEB

Marchandoreligión  no se hace responsable ni puede ser hecha responsable de:

  • Los contenidos de cualquier tipo de sus articulistas y colaboradores y de sus posibles efectos o consecuencias. Su publicación en esta revista no supone que www.marchandoreligion.es se identifique necesariamente con tales contenidos.
  • La responsabilidad del contenido de los artículos, colaboraciones, textos y escritos publicados en esta web es exclusivamente de su respectivo autor
Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.