domingo XXI pentecostes

Evangelio de San Mateo, XVIII, 23.

Por eso el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Y cuando comenzó a ajustarlas, le trajeron a uno que le era deudor de diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, mandó el Señor que lo vendiesen a él, a su mujer y a sus hijos y todo cuanto tenía y se pagase la deuda. Entonces arrojándose a sus pies el siervo, postrado, le decía: “Ten paciencia conmigo, y te pagaré todo”. Movido a compasión el amo de este siervo, lo dejó ir y le perdonó la deuda.

Al salir, este siervo encontró a uno de sus compañeros, que le debía cien denarios, y agarrándolo, lo sofocaba y decía: «Paga lo que debes». Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba y decía: «Ten paciencia conmigo y te pagaré». Mas él no quiso, y lo echó a la cárcel, hasta que pagase la deuda. Pero, al ver sus compañeros lo ocurrido, se contristaron sobremanera y fueron y contaron al amo todo lo que había sucedido. Entonces lo llamó su señor y le dijo: «Mal siervo, yo te perdoné toda aquella deuda como me suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, puesto que yo me compadecí de ti?» Y encolerizado su señor, lo entregó a los verdugos hasta que hubiese pagado toda su deuda. Esto hará con vosotros mi Padre celestial si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.”

Domingo XXI  Pentecostes, Meditación del Evangelio

Parabóla del amo que pide cuenta a sus sirvientes.

domingo XXI pentecostesHoy tenemos ante nosotros un pasaje del Evangelio que nos habla profundamente sobre, el perdón de Dios y el nuestro, el rencor, las deudas con Dios y entre nosotros, finalmente también hace alusión explícita ¡a la existencia del purgatorio.

Muchos protestantes y “católicos” modernistas se ríen de la existencia del purgatorio, simplemente porque dicen que la Biblia nunca ha mencionado la palabra PURGATORIO. Hay muchas verdades que existen y sin embargo no se mencionan en la Biblia.

La Inmaculada Concepción no está explícitamente mencionada pero es un dogma de fe contenido en la revelación, la Asunción a los cielos, la transubstanciación del pan y un gran etcétera.

Cuando el amo envía a su siervo a encarcelar HASTA QUE HAYA PAGADO toda su deuda, está dando a entender con ello que ese castigo no es para siempre, que está limitado a un cierto ‘tiempo’ y por lo tanto que tiene un fin. Si no se refiere a un castigo eterno es porque llegará el momento que el deudor saldrá de ese lugar. No puede ser el cielo, porque en el cielo no se castiga a nadie. Tampoco puede ser el infierno, porque de este nadie sale, es para toda la eternidad.

Es por lo tanto un lugar de purgación provisional, es decir se llama PURGATORIO.

De ahí la gran enseñanza de esta parábola, si no perdonamos no podremos ser perdonados. El rencor es un gusano que roe el alma y la llena de odio o desprecio hacia el prójimo. ¡Cuántos creyentes, incluso muchos que van a Misa, al morir van al purgatorio durante muchos años, porque su corazón está lleno de rencores ! Y a menudo nos excusamos como el fariseo o el pagano: “¿Y yo por qué tengo que perdonar a esa o a ese, ni mucho menos aguantarle ? San Jerónimo, Padre de la Iglesia nos responde comentando al Evangelio de hoy:

“Porque si Dios te ha perdonado tantos pecados a tí, tu también debes perdonar a tu prójimo.”

En realidad Dios me ha perdonado a mi OFENSAS INFINITAS, pecados gravísimos que muchos ignoran…pero lo que se me pide a mi que perdone de mi vecino o familiar, nunca ha sido infinito ni mucho menos más ofensivo que lo que yo le he ofendido a Dios.

Por ello en el Padre Nuestro se nos requiere explícitamente: perdonar.

Y hablando de ofensas, ¿Es lo mismo ofensas que deudas? No. De hecho el original de San Jerónimo Habla de DEBITA (=Deudas) y nunca de ofensas. Porque se puede estar endeudado sin haber ofendido. Durante las apariciones de la Virgen en Lourdes, ella rezaba con Santa Bernardita todo el Rosario, pero la Virgen, atestiguó la vidente, no rezaba el Ave María (porque sería absurdo rezarse a sí misma…). La Virgen rezaba el Padre Nuestro pero NUNCA HUBIESE PODIDO REZAR: “Perdona mis ofensas”, ¡ Porque ella nunca ofendió a Dios ! Sería una herejía y negar su INMACULADA CONCEPCIÓN.

Es por ello que no tenemos derecho a cambiar ni una sola palabra del Padre Nuestro, sobre todo cuando es la persona Divina del Hijo quien la dictó. ¡ Nadie puede tener la osadía de corregir a la segunda persona de la Santísima Trinidad !

Y pensar que hay gente que se dicen católicos y pelean entre ellos porque en el Ave María hay que decir y “madre nuestra” y porque hay que decir “Ave María” y no “Dios te salve María”… Y no le dan importancia a no cambiar lo de deudas por ofensas en el Padre Nuestro, que es mucho más importante y grave.

Algunos obispos modernistas cambiaron el deudas por ofensas con el pretexto de adaptarse a los hispanos de América. Una razón sin fundamento ya que en esas tierras la costumbre y la tradición siempre dijo deudas.

Esta parábola da grave importancia a la necesidad de perdonar, al punto de que es imposible entrar al cielo si hay tan siquiera un poco de rencor en nuestros corazones. A menudo la oración no avanza, a menudo nuestra vida espiritual está bloqueada durante años; si no hay caridad en el alma la caridad está muerta, no hay estado de gracia y el rencor grave mata la vida de espiritual y la oración.

Al que vive en la caridad, en el amor espiritual no le cuesta perdonar.

“El que anda en amor; ni cansa ni se cansa.”
San Juan de la Cruz

Si te es difícil y duro perdonar y no tienes fuerza para ello, cuando llegues a la parte del perdón en el Padre nuestro, pídele al Padre: ¡ Señor enséñame a perdonar, ayúdame a comprender por qué tengo que perdonar ! Eso es lícito. Y Él te mostrará el camino.

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.”

P. Ricardo Ruiz V.

¿Les ha gustado la meditación del domingo XXI pentecostes del Padre Ricardo? Pueden leer más en nuestra página, aquí:  Meditaciones al Evangelio del Padre Ricardo Ruiz

¿Quiere formarse en el Catecismo? Puede hacerlo aquí:Conoce tu Fe

 

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruiz

Padre Ricardo Ruíz: 1980 Filosofía y latín en el Seminario Ntra. Señora Corredentora de Buenos Aires; 1986 Teología, Francés en Suiza; 1988 Ordenación sacerdotal, Seminario San Pío X, Suiza; 1988 Primer apostolado de parroquia en San Nicolás du Chardonnet, París, Francia; 1988-1990 Misión Parroquial en Mexico; 1991 - 2000 Madrid. España; 1996-2000 Exorcista "Ad Actum" en Valencia; 2000 - 2001 Parroquia en Wausau, Wisconsin, EEUU; 2000-2001 Capellán Hermanas del Corazón Real de Jesús. María Alm, Austria; 2002 - 2006 Capellán de convento Hermanas De La Presentación, Iowa, EEUU; 2006 - 2018 Casa De Retiros San José. Madrid, España.