¿Por qué Lourdes?

Casi todo el mundo ha oído hablar de Lourdes

¿Quién no ha escuchado alguna alusión a los milagros y Lourdes, aunque sólo sea como una locución a veces, incluso, sarcástica?
Pero ¿qué es Lourdes? ¿Qué ocurrió allí? ¿Qué ocurre hoy en día? ¿Por qué acoge multitudes?

Lourdes es una pequeña ciudad, de apenas quince mil habitantes, de los Pirineos franceses. Pero en ella está el Santuario mariano más visitado del mundo, después del de la Virgen de Guadalupe (situado en una urbe de nueve millones de habitantes). Peregrinan al Santuario de Lourdes una media de cinco millones de personas cada año.

En 1858 tuvieron lugar allí dieciocho apariciones de la Santísima Virgen a una niña llamada Bernardita. Fueron unas apariciones poco espectaculares y que se concentraron, mayoritariamente, en tiempo de Cuaresma; con un mensaje de penitencia y oración por los pecadores. De las pocas cosas que dijo la Virgen se desprende que deseaba que aquel lugar se convirtiera en un sitio de plegaria. Y eso es, esencialmente, Lourdes.

“La Inmaculada Virgen María se ha aparecido verdaderamente a Bernardita”

Aunque no es un dogma de fe creer en la realidad de las apariciones sí que la Iglesia las dio por aprobadas cuando el Papa Pio IX autorizó la Veneración de la Virgen María de Lourdes. Fue en 1862, meses después que el obispo de Tarbes (la diócesis a la que pertenece Lourdes) publicara una carta pastoral donde afirmaba que “la Inmaculada Virgen María se ha aparecido verdaderamente a Bernardita”.

A pesar que la Virgen no dijo nada respecto a su intención de obrar milagros allí, lo cierto es que la fama de Lourdes se debe a las curaciones inexplicables desde el punto de la vista de la ciencia que, desde el momento de las apariciones hasta nuestros días, se vienen produciendo de forma constante. El Santuario cuenta con una Oficina de Constataciones Médicas que ha estudiado más de siete mil casos, aunque es enormemente restrictiva a la hora de calificar como milagro cualquier hecho de los que analizan.

Lo que sí hizo la Santísima Virgen es señalar a Bernadita el lugar donde aparecería una fuente. Y, en efecto, desde que la niña escarbó con sus propias manos el sitio indicado, empezó a manar primero un agua turbia que se convirtió en cristalina a las pocas horas y ahí sigue. Aunque muchos de los milagros se han originado en esa agua, la verdad es que los análisis que se le han realizado no le atribuyen propiedades medicinales o termales. Se trata de un agua normal propia de la zona, situada al pie de las altas cumbres pirenaicas.

Este es el primero de varios artículos en que hablaré de Lourdes

Soy consciente de que algunos de ustedes lo conocen y han estado alguna vez en la Gruta de Massabielle, lugar exacto donde apareció la Virgen y que en 1858 era una hendidura en la roca con gran cantidad de sedimentos depositados durante las crecidas del rio Gave que fluía a escasos metros.
Y aunque, someramente, he intentado responder a las preguntas con las que iniciaba este artículo continúa sorprendiendo la multitud de gente que 160 años después de las Apariciones sigue atraída poderosamente por Lourdes y viaja allí en condiciones no siempre fáciles. De todo el mundo llegan peregrinos, enfermos y los voluntarios que les cuidan.

Creo que el primer milagro de Lourdes es este: la afluencia de gente a pesar de largos y pesados viajes. Vienen de muy lejos y transportan enfermos graves en sus camillas o discapacitados severos en sus sillas de ruedas.

Sin embargo, que nadie piense que Lourdes es sólo para enfermos o que es un lugar triste. Cualquiera que haya estado allí sabe que en pocos lugares del mundo ha visto tantas sonrisas.

De manera que intentaremos averiguar qué misterioso poder de atracción ejerce Lourdes para que el fluir de la multitud no cese; quién era Bernardita; qué le dijo la Santísima Virgen; cómo reaccionó la laica Francia a un hecho espiritualmente tan portentoso; cuantas y cuán maravillosas cosas han sucedido en estos 160 años; qué queda en Lourdes de la época de las apariciones; cuáles son las ceremonias litúrgicas que no puede perderse; y… muchos acontecimientos y curiosidades más.

Porqué Lourdes fue, es y seguirá siendo un lugar de gracia donde la misericordia de Dios se derrama abundantemente.

POR MARÍA A JESÚS.

Rosa Jordana

 

 

Rosa Jordana

Rosa Jordana

Rosa Jordana: Licenciada en Ciencias de la Educación. He trabajado con niños y para niños. Mi pasión es Lourdes, donde peregriné por primera vez con diez años y no he dejado de hacerlo. Mi ilusión es que peregrinemos allí, Vds. y yo juntos cuando nos encontremos en estas líneas. Nos espera la Santísima Virgen